Waterstones, la librería

Si cuando voy a Londres la National o cualquier otro de los grandes centros museísticos de la ciudad son parada obligada, al menos para mi. La mañana que suelo dedicar a Guildford estaría coja sino hiciera un alto en waterstone, LA librería.

Es traumático entrar en una librería de esas proporciones una ciudad como Guilford que desde luego no es Barcelona. Pero el ratio de consumo de libros entre más poblaciones està francamente desequilibrado.

Mi objetivo de hoy era la sección libros de cocina.

Siempre he creído que la cocina es una de las actividades que mas dicen los pueblos. Y por ejemplo en el caso británico, la cantidad de libros de cocina no es proporcional a la calidad de la comida.

Mayoritariamente lo que encuentras son libros de cualquier tipo de cocina desde la vietnamita a la islandesa y pocos de cocina inglesa, de estos suelen ser libros que hablan del binomio historia/cocina, los típicos de asado y despiecie de la carne, alguno de caza siempre bajo la forma de crokpot (showcooker) cocina a fuego lento actualizada y los postres, que de esos si que tienen y buenos pero para mi gusto demasiado contundentes.

El resto hasta llenar lo que veis en la foto y otro tanto hacia la izquierda son libros de todas partes del mundo con especial incidencia en la ya mal llamada cocina mediterránea.

Porque por ejemplo, la primera receta de un libro llamado Boqueria es el Pan con tomate, ningún problema salvo la sal kosher.???? A cuadros me he quedado .

El autor bestseller, al menos por número de títulos (Jamie Oliver al margen) es José Pizarro, un español que ha sabido encontrar su nicho de mercado, con restaurantes y diversos libros.

Como andaba por allí me he acercado a la sección viajes, donde reinan los países de la commonwealth, Italia, España y Barcelona. Había tantos libros de Barcelona como de toda España, pero uno ha llamado especialmente mi atención.

En su día ya dije que con eso de que para los chinos la bandera catalana sea la estelada, acabaríamos teniendo problemas de identidad. Pues ahí los tenéis, que llega a pasar la arrimadas y le da un pasmo.