¡Ya se puede! ¡Ya se puede!… pues va a ser que no

¡Ya se puede! así a bombo y platillo anunciaban los medios de comunicación a primeros de año el cambio en la normativa que por fin permitiria utilizar en los aviones eso que ellos llaman dispositivos electronicos en los que se mete todo, desde un telefono, a una camara de fotos, y una lavadora no porque no cabe.

Que un telefono conectado a internet pueda afectar al marcapasos de la señora del asiento 38 A, puede. Pero que un telefono o un ipad sordo, mudo y ciego es decir en modo avión este más prohibido que tirarle un zapato a la cabeza al tio de la fila 3 que no para de roncar, es algo que nunca he entendido. Por eso estaba yo tan feliz pensando que se había acabado lo de disimular haciendo fotos de la entrada a Barcelona una de las ciudades con una entrada en avión de lo más bonito, no lo digo yo que lo dice mucha gente más viajada que yo. Pero no.  El disco sigue siendo el mismo, o casi porque ahora también está prohibido la porqueria esa de los cigarrillos electrónicos, cosa que agradezco infinitamente.

Prohibido o no, yo sigo teniendo debilidad por fotografiar  la tierra desde el aire, especialmente cuando sobrevuelo territorio conocido y después de tanta ciclogénesis londinense, un cielo azul era muy de agradecer así que dedicado especialmente a mis hermanos, esos ermitaños que viven como Dios en su retiro pirenaico y que me consta que tienen entre sus hobbies seguir la ruta de los aviones. Ahi va una serie de fotos de mi regreso.

IMG_3153

Las montañas que se ven asomar entre las nubes en la fotografia inferior es la Sierra del Cadí. que separa la Cerdanya del Berguedá.

IMG_3156

IMG_3159Sobre el motor, a la izquierda se distingue claramente el circuito de Montmeló, al fondo Montserrat

IMG_3160Mi casa, mi casa

Y aquí todas las fotos en presentación

This slideshow requires JavaScript.

Do you have something to comment?