Carta abierta a un guisante:

Querido guisante:

Como tu bien sabes nuestra relación viene de antiguo de aquellos lejanos tiempos en que acompañaba a mi madre carrito en mano al mercado de San Antonio;  el carrito lo llevaba ella yo llevaba el pañal.  Fue por aquel entonces en que, es de suponer, fruto de la desesperación

Toma y  a ver si dejas de llorar.

Mi madre me dio a probar aquel delicioso manjar que lo hubiera sido más si se hubiera tomado la molestia de decirme que lo de fuera no se comía.  Qué duras aquellas maternidades sin dodotis.

La inocencia y la ignorancia de los multiples estudios científicos que dicen que a los niños lo verde no les guste, me permitieron pasar unas felices primaveras comiendo muchos de tus dulces congéneres.

Aquellos eran tiempos en que viajar en avion era un lujo donde la palabra low cost aun estaba por inventar, era una epoca maravillosa cuando los reyes venian de oriente, Papa Noel no conseguia cruzar los pirineos y que de haber existido halloween se habría escrito con jota.

Los  melocotones eran cosa del verano, las naranjas del invierno y los guisantes en primavera y eso te hacía especial. Tú como las flores del almendro,  las rosas de abril o los parasoles en playa anunciabas algo especial era tu epoca, la epoca del guisante; la época de abrir las vainas cuatro para el guiso los demás para mi.

Pero llegó un día en que alguien inventó las compras a plazos y las casas se llenaron de lavadoras, televisores y neveras unas neveras nuevas flamantes que en la parte superior tenian un receptaculo llamado congelador,  un diablo blanco que acumulaba hielo sin cesar.

Ese diablo blanco te puso apellido  y desde ese día te llamaste “guisantes pelados findus”. Desde esa fecha pocos son los de tu especie que se libran de la prematura mortaja de plastico, esa que nadie cierra bien y por eso muchos de los tuyos reciben sepultura bajo tres dedos de hielo en un cajón del congelador.

Que triste es que los niños piensan que eres algo así com un guisante probeta que naces y mueres en un ambiente esteril debidamente embolsado.

Entiendo que estés deprimido que lo estás, sé que intentas disimularlo pero cuando te saco de la bolsa al cabo de nada tus ojos, si es que los tienes, se llenan de lágrimas.

Por eso hoy he querido escribirte para que sepas que aun embolsado eres importante, o precisamente lo eres porque vas en bolsa.  Querido guisante nadie como tu para bajar la inflamación post-operatoria. Tú y yo juntos vamos conseguir eliminar ese condenado quiste de Baker que me ha salido en la parte de atrás de la rodilla;  lo conseguiremos como conseguiste no hace tanto que mi hija superara la intervención de caderas (ya sabes que en casa lo hacemos todo por lotes) solo con ponerte cerca muy cerca. Qué habría hecho la pobre sin ti cuando el ginecologo le dijo aquello de .

Mientras estés embarazada olvidate de los antiinflamatorios

Ah! es verdad  de lo que se trataba era de comunicar que en verano seré abuela.

 

 

30 Comments

  1. Added this photo to their favorites

  2. Opsss, acabo de descubrir que hi ha un texte, ….. m’hi passare deseguida que pugui, segur sera ben interessant ……

  3. Enhorabuena por tu próxima "abuelidad" (vaya palabro!). Conmovedoras tus memorias infantiles, de los "tiempos revueltos", jejé…..y hermosa foto!! Besos.

  4. Author

    Tirabeques en lata? ANATEMA!!!!!!!!
    Por mi parte intentaré explicarle a mi nieto/nieta que los guisantes no nacen en una bolsa.
    Besos wapisima

  5. Me envidia esa creatividad. Con que poco, una gran imagen …
    Sigue reponiéndote, que seguro que alguien necesitará que tires de carrito bien pronto. Enhorabuena!!.
    Un saludoi

  6. Gracias por esa oda al maravilloso guisante, sí a mí también me encantaban “las bolitas verdes” y añoro no encontrarlos frescos en el mercado, que maravilla comerlos crudos, que buenos recuerdos pelándolos en la mesa de la cocina, todos juntos (había que pelar para diez). Y los tirabeques!!!!!!!!!!!. Ahora desde que vienen en lata o embolsados los pobres han dejado de ser ese manjar exquisito para ser acompañamiento, y a mí la verdad ya no me hacen tanta gracia.
    Enhorabuena a Júlia y a tí por la parte que te toca. Gracias por permitirnos compartir tus vivencias y tus alegrías.

  7. juas juas juas encara m’estic rient

  8. Jajajaja! Yo sigo aprovechando la época para comprarlos en su formato original, mal que me da mucho palo andar pelándolos… pero vale la pena!! Me encnata la foto, tan alineaditos y escarchaditos!

  9. Added this photo to their favorites

  10. was so good to hear from you and it sounds like you are going thought a lot I can send you really big hugs from me… nothing in the world like being a grandma I have really enjoy raising two of ours and we now have them in college… so time goes by too fast.. and your knee surgery what about that what happened do you have to have a knee replacement I hope that all goes well for you…hugs

  11. Added this photo to their favorites

  12. Added this photo to their favorites

  13. Ayyy, enhorabuenaaaa¡¡¡ Me gusta mucho la foto, todos ahí tan verdecitos y tan en fila, seguro que ellos nunca esperaron una carta así. Cuídate y que lo de la pierna se arregle con guisantes o sin ellos, pero que se arregle. Ah, un abrazo para la futura mamá 🙂

  14. Este tiempo de reposo te está dando para mucha creatividad, aunque sea con lo que tienes más a mano… o a rodilla…
    Buena macro, bien congelada la imagen y muy buena la firma en circulo!
    Besos

  15. Te ha quedado perfecta. Increíble la textura del guisante del centro y el contraste del verde sobre el fondo blanco.

  16. Hay que ver cómo una cosa lleva a la otra… que si los guisantes, que si para la inflamación del dichoso Baker, que si en vez de antiinflamatorios para las embarazadas… muy bien ligado!!!
    Tendrían que regalarte los guisantes, pero frescos eh? los congelados sólo son buenos para fines terapeuticos o para decorar un plato soso, que no es tu caso dado tus conocimientos culinarios…
    Hala, a cuidarse las dos!
    Un abrazote
    P.D. Si leen esto mis hijos… se ponen más verdes que un guisante… los odian!!!!!!!!!

  17. Added this photo to their favorites

  18. La foto me encanta, y los guisantes también, frescos como a mi querida Esther y cocinados. Aunque me ha recordado que mi madre los uso como crioterapia despues de su operación de rodilla, lo has probado? un saquito de guisantes congelados se adaptan a cualquier forma.
    Y de buen gusto te enviaba al ojazos pero lleva bien-casado una porrada de años y es que además de guapo, es un encanto de hombre!!
    Besitos y cuidate mucho, mucho.

  19. Ay!! Los guisantes frescos en su vaina… qué buenos están con huevos escalfados!!
    Me encantó tu relato, Estrella, y tu forma de fotografiar esas bolitas verdes :))

  20. Y bueno pues!! que la final lo soltaste!! un delicioso relato y muy tierno. Felicitaciones por la nueva etapa!

  21. Este texto está lleno de detallazos. para mí, especialmente, algunos toques nostálgicos de la primera mitad… y, siempre, tu sentido del humor… este tesoro que tienes. me ha gustado mucho, Estrella!

Comments are closed.