Vivir en remojo – La piscina

 

Sabido es , porque más de una vez lo he dicho, que tengo una rodilla hecha una mierda. Es decir yo tengo una edad…. bueno dos… pues ella tiene tres.  Es como tener esquizofrenia ósea que no si existe pero como símil ya me vale.    Una radiografia de mis rodillas es como una broma pesada de photoshop y que alguien hubiera metido allí la pierna de mi suegra por decir alguna con solera.

Ahora bien, observando mi entorno, he de reconocer que a mi pierna, la mala, le debo en parte el mantener una forma física lo bastante buena como para empezar el dia nadando 40 piscinas que a 25 metros la piscina sale a 1000 metros. Ei! poca broma

A lo largo de mi vida mi cuerpo serrano se ha sumergido en múltiples piscinas, desde aquel lejano Club Natación Montjuic donde aprendí a nadar, participe en algunas competiciones y descubrí que era alérgica al cloro, hasta la última, la piscina del Polideportivo de Alella.  Por aquello de evitar el overbooking antes de las ocho de la mañana ya estoy en remojo cual bacalao.

Lo de nadar es un deporte digamos solitario. Te metes en el agua y hala “cap aquí, cap allà”  (hacia allí, hacia allà) así durante aproximada unos 40 minutos. El hecho de llevar la cabeza embutida en dos gorros de piscina y medio (es raro ya lo sé, os lo cuento otro día)  y las gafas perpetuamente empañadas no facilitan mucho que digamos las relaciones públicas, pero ni así pierdo de vista mi entorno. , y es de esta forma como a lo largo de los años he ido formando un pequeño catálogo de sujetos humanos,  comunes a todas las piscinas.

Por ejemplo:

El tatooman. Estos empiezan a parecer champiñones porque cada vez hay más. Además se tatúan unas cosas extrañisimas y en unos sitios, tengo fichado a uno que lleva tatuadas las pantorrilas, ¡Las pantorrilla!!! que me dices las pantorrilas ¿para qué?. Si para verlo necesita a un espejo.  No sé hay modas que no las entiendo, me estaré haciendo mayor

Otro elemento también hombre,  muy frecuente en las piscinas, cubiertas o sin cubrir es el musculman, que puede coincidir  o no, en el mismo soporte fisico del tatooman. Ya sabéis es el tipo ese machacado de gimnasio, normalmente depilado cual culo de bebé y que de tanta chocolatina abdominal anda así como encogido lo que acaba provocando una cierta lordosis amén de un evidente arqueo de los muslos debido al más o menos enorme volumen de su cerebro. Hay que aclarar que suelen tener el cerebro un poco caído, más o menos a la altura de la entrepierna.

Un momento, antes de que se me  eche nadie al cuello. Admito que todas las generalizaciones son malas e injustas y que se pueden llevar tatuajes y no ser gilipollas. Se puede ir al gimnasio  y no ser gilipollas. Uno puede depilarse y entonces sí que es gilipollas. Por favor, llevamos las mujeres aguantando este suplicio desde la antiguedad y ahora vais vosotros y venga a arrancaros pelos  o chamuscaros con el laser.

Sigo con lo mio

La conjunción de estos distintos elementos: tatuaje, músculo, culo de bebe. en una misma persona, en muchas ocasiones; no siempre, pero si muchas suele dar como resultado lo que llamaremos “chulo piscinas” aunque en realdad más que chulo es un pringado. Hace años que el chulo piscina amplio su campo de acción y ahora es chulo coche, chulo disco, chulos carajillo….

Lo explicaré con ejemplo práctico.

Estás tú en el agua, osea yo misma, en bañador, porque el bikini en la piscina no se lleva a Dios gracias . Bueno pues estoy allí en en el agua, con el bañador, las gafas, los dos gorros y medio, y nadando lo que significa que más que verme se me intuye,  y claro la adivinación puede llevar a errores, lo digo porque yo no veo otra explicación a que  de repente un chaval que podría muy bien ser mi hijo se ponga a competir conmigo.

Plas, plas plas, chof chof chof (el chof es el agua que levantan)

Esto de nadar es algo que se ha de tomar en plan xino xano que decimos aquí en Catalunya, es decir que cuando el muscul-tatooman se tira al agua yo igual ando ya por los 400 metros pero a mi ritmo, que a estas alturas ya no he demostrar nada.  Pero él no lo sabe y hala plas plas una piscina, plas plas dos piscinas, A la velocidad que va ya me saca  un largo de ventaja. Plas plas,plas  llega a la punta y como me saca mucha ventaja  el chico se toma respiro que aprovecha para recolocarse el paquete ignorando el pequeño detalle de que llevo gafas. plas plas plas plas. otra parada y para cuando llega a la sexta piscina, si llega, se pone a hacer estiramientos y yo lo adelanto.  A ver no pasa nada no es una competición, las olimpiadas creo que son el proximo verano y a estas alturas el equipo ya debe estar seleccionado, así que para qué correr. y ademas chaval que  te llevo como poco 20 años, anda vete al vestuario a limpiarte las gafas.

Otro habitual de las pisicnas es el “señor aquel” identificar una persona cuando por toda indumentaria lleva un bañador, escueto y un gorrito del Decathlon es dificil, así que al final todos los hombres que no llevan tatuajes, su musculo más desarrolado es la barriga y sus necesidades de gorrito se reducen a los cuatro pelos de la nuca,  son inmediatamente  identificados bajo el nombre de  “el señor aquel”.  El señor aquel que viene todas las mañanas, el señor aquel que lleva el gorrito rojo, el señor aquel que canta en la ducha.

Ojo con estos. que tú  los miras, les ves la papadilla; los muslos así como que vivieron epocas mejores, pero sobretodo la barriga cervecera y piensas a este me lo meriendo en dos largos.  Eso pensó mi hijaun día eligiendo el carril más comodo y se equivocó de medio a medio. .

A veces los arboles no nos dejan ver el bosque  y la barriga nos impide  valorar en su justa medida los brazos y la espalda.  Aquel día mi hija se vio arrollada por una especie de Mobidick sin barba.

Porque esta es otra. ¿PorquÉ los hombres calvos también han de llevar gorrito en la cabeza, cuando resulta que los pelos los tienen en la barba o lo que es peor en la espalda?

 

Y ¿qué pasa con las mujeres? ¿Acaso no hay mujeres en las piscinas?

Por supuesto que las hay y muchas, segun bastantes que hombres. Y algunas hasta nadas. Este verano sin ir más lejos , me senti total y absolutamente frustrada ante una italiana de edad indefinida pero cuerpazo olimpico que se cepillaba como si nada 1.500 metros, los ultimos 200 en mariposa. Eso solo sabe lo que cuesta el que lo ha intentado.

Pero esto no es lo normal, la mayoría de las mujeres en una piscina se engloban en la categoria aquagym una mezcla de deporte, y terapia de grupo, que  además de ayudar a mantener el cuerpo en forma, puede resultar tremendamente divertida. De ahí sus grandes defensoras, hombres los hay pero pocos muy pocos.

Las mujeres y las piscinas tenemos un problema, la peluqueria  o mejor dicho el tinte. Pero de eso hablaremos otro día.

 

7 Comments

  1. M’ha encantao. Sobre todo lo de la depilación!!!!
    Yo, como no se nadar más que para abajo, lo de la fauna piscinera lo desconocía.

  2. Author

    Bueno vale te cuento el otro día salgo de la piscina ya para el vestuario pero antes me doy una duchita allí mismo, pero con agua fria, fria del todo. A veces hago esas tonterias; bueno pues con estas que se corta el agua cojo mis cosas y me voy sin pensar ni por un momento en cambiar el grifo, con estas que me cruzo con un croissant de esos y al poco se oye:
    La Puta!!!! supongo que te imaginas lo que pasó.

  3. Muy bien descrita toda la fauna piscinícola!
    Yo también he entrenado bastantes años y te recuerdo que olvidas un tipo de hombre: el croissant… Es aquél que se pasa el día haciendo pesas, tiene la parte superior del cuerpo (salvo el cerebro) muy desarrollada, hombros, brazos, cuello…pero que sólo va a la piscina en verano, para ponerse moreno y exibirse.PERO NO SABE NADAR!!!!
    Yo he conocido algún ejemplar de este tipo que, cuando se metía en el agua, se quedaba agarrado con las dos manos a la escalerilla un par de minutos y luego salía.
    Ya ves, tanto musculito y luego se ahogarían en un charco.
    Lo de los dos gorros y medio necesita una amplia explicación!
    Besos

  4. Author

    Huy es verdad, me suena que Clara y tu sois unas campeonas. Que verguenza yo con mil metricos

  5. Tremenda tesis piscinera en la que te doy la razon al 100%. Estuve años dando clases de natación, dando que no recibiendo, es decir, la profe era yo, y has clavado cada uno de los tipos que describes…. Eres un crack, amiga Estrella!!

  6. Author

    Tu si que me has hecho reir con los 15 minutos.
    Saludos a esos paisajes que de momento no podré es que por aqui tenemos una prima muy pesada que se mete en todas las fiestas.

  7. Mirá que me has hecho reír!! Me disfruté mucho tu nota. Me hizo acordar a las notas excelentes de una revista que apareció por aquí en los 70, Satiricón. El análisis de la fauna está excelente.
    Si bien me queda mucho pelo en la cabeza, yo bien podría pasar en el grupo de los “señor aquél” pero no por nadar ni mucho ni rápido. Tengo pendiente retomar la actividad física, que si bien mis rodillas están fuertes, la espalda….
    Mi último intento en la piscina fui decidido a intentar nadar la hora entera parando lo menos posible. Arranqué decidido. Pasado un rato, yo estimaba cerca de la hora, pensé: “no estoy tan mal ya casi pasó el tiempo y no estoy tan cansado”, en eso miro la hora, e iban 15 minutos…. no llegué a la hora!!
    Gracias por el humor me encantó la nota.

Comments are closed.