Rolando Villazón en el Liceu – abril 2011

Decididamente me organizo mal, en los últimos meses mi vida va un poco así como a trompicons (que decimos por aquí) de repente en el calendario aparece una semana en la que se me acumula la faena, cosa que suele coincidir con las estancias de mi hija, la pobre creo que empieza a tener la sensación de que mi vida gira exclusivamente alrededor del Liceu; cosa que no no es cierta, pero como he dicho me organizo mal. Esta semana había ensayo de Cavalleria y no fui, porqué pues porque aun no se han inventado los días de 48 horas.
¿Cómo estaria yo para que el viernes que era el estreno de Cavalleria i Pagliacci me fuera al acabar cavalleria? Agotada, agotada por lo que ya llevaba encima y agotada porque a la mañana siguiente sábado, en lugar de quedarme ronroneando en la cama tocaba visita a escenario con las Villazonistas. Porque este fin de semana era el dia del esperado recital de Villazon en el Liceu. Un recital al que el sábado por la mañana aun no sabía si iría, no tanto por falta de ganas como de fuerza, porque entre uno y otr aun tenia la celebración del cumpleaños de mi hija. Lo dicho me organizo mal.
Pero al final fui. Aunque mi amiga Teresa me corte el cuello no soy un apasionada de Villazon, en realidad hoy por hoy no soy apasionada admiradora de ningún cantante, los respeto a todos porque creo que su trabajo lo merece, los admiro a unos más que a otros pero incondicional, hoy por hoy no lo soy de ningún. De Villazón tampoco, de él me gustan muchas cosas y otras no tanto, pero lo respeto y mucho. Me pueden gustar o no algunas cosas de él en cuanto a cantante, Pero si me gustan todas, las pocas que conozco, como persona y ahí creo que radica en gran medida buena parte de su exito, en su entrega para con el público, en ese saber vender el producto que es él mismo, en sabes generar un feedback constante entre él y el resto del mundo. Ayer ofreció una primera parte centrada en Mozart, lo cantó a su manera a unos les gustará a otros no, yo me abstengo de dar una opinión porque no gusta entrar en trifulcas operísticas para las que no me siento ni quiero sentirme cualificada, cada vez más me gusta disfrutar de la ópera simplemente disfrutar. Es mas en ocasiones quisiera “no saber tanto” y olvidarme de si “ea nota” carraspeo o si ese tempo es demasiado acelerado.
La segunda parte ya fue totalmente italiana y ahí Villazón puso todo eso que el saber poner, lo que en catalán diríamos “sang i fetge” en fino; pasión. Realmente estuvo bien, muy bien. Que a veces se va un poco por las ramas, que a veces pone o parece poner en peligro ese precioso instrumento que es su voz, sí i què. Y lo que disfruto ayer el público, y la gente que esa voz ha arrastrado a la ópera?. Yo conozco unos cuantos.
En los bises sacó a escena la materia de la que está hecho y recordando aquella “furtiva lágrima” que lo catapultó al parnaso de los mitos liceísticos acabó de meterse, si es que no se lo había metido ya a todo el público, musicos, acomodadores guardas de seguridad y hasta las estatuas de la rambla. Despues una de zarzuela para terminar con la típica y tópica “Pel teu amor” , canción paradigmàtica para meterse a todos los licéistas en el bolsillo, sin excepción.
Después los aplausos, los interminables aplausos, las flores, las sonrisas, las làgrimas de los más exhacerbados seguidores. Firmas, fotos besos; abrazos y alguna cosa más que ya os contaré mañana.
Guste más o menos, la ópera necesita de estos cantantes que quieren y se hacen querer.

Toda la información sobre Rolando Villazón y sobre el concierto de ayer en el blog de mi amiga Teresa

Blog Villazonista

3 Comments

  1. Estrella, no dono abast desde el diumenge, estic “aturullada”…quin Concert, quin NEN, quins devantals !

  2. Estrella,
    Podria subscriure gairebé al 100% el que expliques.
    Esperem amb candeletes la resta que ens has d’explicar.
    Una abraçada

  3. Estrella,la pasiò ha de existir en el mon de la opera, sobretot per el ùltim esglaò que son els cantants.Sense pasiò l’opera desaparexeria. Crec que el que tu tens es un exces de viure el mon de la òpera des de dins o sigui(des de els budells del teatre).
    Moltes vegades tocar tan a prop i fisicament el entorn,pot desvirtuar l’anima real de l’Opera en majuscules. El encis i el misteri junt amb la inspiraciò del compositor fà la resta.

Comments are closed.