Mi 23F – 30 años después

Pues si hoy es 23 de febrero, pero de 2011. Hoy hace 30 años pasó una cosa que puso de moda eso de mencionar fechas señaladas utilizando solo los digitos y la primera letra del mes, lo digo porque he echado un vistazo a alguna hemeroteca y eso 28N, 11S por citar alguna, antes no se utilizaba”.
30 años es lo que se llama una cifra redonda y por eso a todo el mundo, entendiendo por mundo medios de comunicación les ha dado por hacer reportajes o especiales en plan “¿Qué hacía usted aquel día?”.

¿qué hacia yo? la verdad es que tengo mis dudas, lo que sí sé es cómo estaba. Estaba como se ve en la foto de arriba (menudas pintas, por Dios. Fotos así te hacen sentir joven porque yo, la verdad, me veo mucho mejor ahora) .

Pues sí por aquellas fechas estaba embarazadísima faltaba poco más de un mes para verle la cara a mi hija. Precisamente estos días he andado poniendo orden en el trastero, allí  donde guardo las reliquias familiares, que si el primer peluche, algunos vestiditos de cuando estos zánganos  (es un decir) eran bebés y por allí he encontrado, además de viejas Cartas a los reyes magos, unos casetes que grabé aquella noche, y que ahora a falta de aparato adecuado no puedo oir, ni ganas. Además estan en todos los archivos y como fuera que el  bigotes y sus secuaces no ganaron pues nadie los ha hecho desaparecer, pero yo por si acaso no he tirado los casetes.

Por aquel entonces mi marido y yo empezábamos a construir nuestra vida, el pasaba más horas que un reloj, como todos los autónomos, montando un negocio y yo aprovechaba un impas en forma de carnet de paro para tener una hija que de paso nos serviría para pedir una prórroga y que mi marido se librase un año más del servicio militar, al final a base de traer hijos al mundo se libró del todo, de los hijos no que  esos una vez los tienes en casa ya no hay prórroga que valga.

Recuerdo tener la tele o la radio encendida y escuchar que algo pasaba, yo estaba sola en casa  un cuarto piso con principal y sin ascensor, con Bram nuestra perra de entonces por toda compañia. Mi marido estaba a tres calles en el trabajo.  Afiné el oído, subí el volumen y fui yo quien le llamé para decirle lo que estaba pasando.  No recuerdo haberle dado demasiada importancia hasta que pasó eso, que en aquellos tiempos tenía una importancia especial, la radio empezó a emitir musica clasica.

Con esto del 23F pasa un poco como con lo de aquella noche en que murió Franco, que muchos alardean de haber abierto botellas de champan. Mi recuerdo es algo diferente, mis padres gente que había vivido una guerra lo vivieron en silencio un silencio que venia a decir algo así como A ver qué pasará ahora

Cuando lo del 23F mi padre hacía años que había muerto, pero imagino que de haber estado habría pensado más o menos lo mismo.

Por aquel entonces de tanto anotaba en una libreta cosas acerca del desarrollo del embarazo, pensando que algún día quizá a mi hija le gustaría leer aquellas tonterías.
En medio de las visitas al ginecólogo  y el diámetro de mi barriga se coló un comentario sobre aquellos momentos, se ve que ya tenía algo de bloguera antes de Internet.

Esto es un resumen de lo que escribí aquel  día y conste que me ha costado mucho entender mi propia letra.

…8 menos cuarto, la radio insiste en que hay normalidad en todas partes, se confirma la posibilidad de un acto terrorista. 8 Se sospecha de un tal Tejero y 200 guardia civiles. 8.30 Radio nacional empieza a emitir música militar. Tengo ganas de llorar por una cosa que ha muerto antes de nacer. Deben ser cerca de las 9 desde poco después de las 8 la radio no ha vuelto a dar noticias.  Estado de excepción, estoy grabando un noticiario de Radio 4.  8.45 2 tanques han tomado Prado del Rey. 11.30 tengo la grabación íntegra, parece ser que no les ha salido bienaunque mantienen secuestrados a los parlamentarios…

No sé, pero quizá sí que llegué a estar algo preocupada.

3 Comments

  1. Author

    Jo n’hi ha una que sí sé com va acabar, es diu Júlia i a primers d’abril en fa trenta

  2. Per si estaves monísima, amb el vestidet hippy pre-mamà!

    Trenta anys, sembla mentida…Avui he vist varios reportatges a la tele sobre el tema, i està clar que tenim una versió oficialitzada de com va anar, però que hi han coses que no s’acabaran de saber mai o, com a mínim, trigaran molts anys.

Comments are closed.