Eso te lo vas a tener que tragar

Y me lo he tragado.
En marzo del 2008, escribí un post acerca de mi cuñado “El cuñado de la Thermomix”. Un año después lo reedité porque algo había cambiado, entonces el post se tituló “Un intruso en mi cocina” . Tanto había despotricado de la Thermomix, o mejor dicho de su entorno, que mi nuera Anna, no sé que con qué malévola intención me pasó la thermomix de su madre, típico sujeto que se compra el aparato que cuesta un huevo y solo usa para a) fundir chocolate, b) uno o dos bizcochos al año.

Aquella Thermomix estuvo en casa cerca de un año tiempo más que suficiente para valorar sus virtudes y defectos.  En marzo de este año mi consuegra, de repente la echó en falta y la Thermomix volvió a su lugar de origen dejando un vacío un profundo vacío en mi cocina.  Desde esa fecha en más de una ocasión he mirado en E-bay, Segonamá y sitios parecidos intentando aprovechar la crisis. La Thermomix es un lujo y en tiempo de crisis… pensé

Ja! nada ni una y las pocas que había siempre eran de modelos antiguos y  las vendían a tocateja, normal en tiempo de crisis.

Pocos días antes de mi última escapada maternal a Suiza conocí a Mariona, con la que solo había hablado por teléfono.

Hola eres Mariona

Si

Oye  tu vendes Thermomix, verdad?. Pues mira quiero una.

¿Una demostración?

No, nada de eso, yo quiero la Thermomix y la quiero pagar sin darme cuenta.

Y ahí está, ocupando un lugar presidencial en mi cocina. Un lugar que se ha ganado a pulso en los pocos días que he podido “jugar” con ella.

De momento, eso es cierto no me doy cuenta de que la pago,porque no la pago, eso será en marzo. Para esas fechas mucho me temo que se habrá convertido en un pinche imprescindible, en realidad ya casi lo es.

El problema o no es que con ella se acabaron, al menos en parte, las recetas paso a paso, porque los pasos se reducen de una forma que a veces resulta difícil de creer.

NO, NO, no me he hecho vendedora de Thermomix pero bueno si queréis una vendedora conozco una que se toma muy en serio su trabajo, porque desde que la tengo Mariona me ha bombardeado, via e-mail, con recetas y más recetas a cual más apetecible y que con el tiempo iré probando. Así que no os extrañeis si durante una temporada mis recetas giren, nunca mejor dicho, alrededor de las cuchillas de la Thermomix.

Por cierto, “eso” me lo tragué y estaba muy rico

4 Comments

  1. Pues nada… haremos el cursillo de Termomix de Estrella!! :oP

  2. Y cuando empezamos a cocinar?

  3. Ja! ja! Caíste

  4. la thermomix de la meva filla va de bòlit…per ella la thermomix i el Kitchenaid son imprescindibles sempre els té a punt , son cinc a taula cada dia i com a tu els hi agrada menjar be i la bona cuina 🙂
    jo no en tinc…buaaahhh!!

Comments are closed.