José Montilla

A pesar de que hoy en Facebook hay un gran interés (entre mis amigos) por saber o mejor  por “ver” los resultados de mi última experiencia en la peluquería, voy ponerme un poco seria, sin abusar, porque hoy quiero hablar de un señor peculiar, José Montilla.

De cuando era ministro la verdad es que no le tengo muy situado, lo que dice mucho de su carácter tímido y reservado. Montilla siempre me ha sugerido imágenes como la de un besugo en una carnicería, o la de una melonera en medio de un desierto, dicho todo de buen rollo eso que quede claro. Esta sensación aumentó cuando tiempo atrás coincidí con él (no lo saludé ni nada, simplemente lo tuve cerca) en el Liceu. Ahora que se acaba la legislatura casi diría que me sabe mal tener que decir que después de 8 años conviviendo con él en la distancia sigo sin “conocerle”, todo lo que se puede conocer a un Honorable President, y es que Montilla desde el primer día ha sido un hombre hipotecado. La historia de como llegó a candidato la verdad es que no me interesó demasiado, salvo por el toque “folclorico” de que por fin había un candidato de “los otros” aunque en realidad aquí, en Catalunya “otros” lo somos todos o casi todos.  Salvo la familia de mi marido en la que solo hay un par de “importados” todos absolutamente todos pueden lucir ancestros catalanes hasta los años de Maria Castaña, una señora a la que no tuve el gusto de conocer pero que debió ser muy importante.

Se presenta a las elecciones y va y las pierde pero como siempre digo sostengo y afirmo. En política nadie pierde,  pueden pasar muchas cosas “distintas interpretaciones” “victorias morales”, avances significativos, retrocesos insignificantes, consolidaciones de proyectos, desplazamientos de votos pero derrotas ni hablar, en política nadie pierde. pero entonces quién gana. Pues si por ganar se entiende el que más votos obtiene eso digan lo que digan tarde o temprano con cuatro números se sabe. Pero una cosa es  ganar y otra cosa mandar, que se lo digan a Mas y al mismo Montilla, porque anda que no se lo han puesto difícil algunos. Si alguna palabra describe lo vivido durante estos ocho años ha sido “bandazo”  Cap aquí, caaap allà.  Ahora empuja Carod, ahora Saura y en medio el hombre tranquilo, o no. Eso su mujer lo sabre, por cierto a ella no la conozco igual es una bellisima persona, pero tiene un no sé qué, que no, decididamente no.

¿Que ha conseguido Montilla en 8 años? Pues de entrada hablar catalán, entre el Montilla casi balbuceante del principio y el de ahora media un abismo y eso hay que reconocérselo.  pero eso no tiene mucha importancia al fin y al cabo es una cuestión de consumo interno, claro que es el que le vota y para los que tengo la sensación que lo más les importa no es que les habla en catalán, en inglés o en chino. ¡Ep! que aquí la cosa cambia. Porque a estas horas yo casi juraría que hay unos cuantos alcaldes catalanes muy preocupados por encontrar una academia donde les enseñen “Chino en mil palabras”. Nada, nada que eso con el chino no sirve. Y es que Montilla no sé si habrá sido un gran presidente pero lo que si es es un hombre de partido y sabe jugar sus cartas. Ayer sacó su as de la manga y hoy ha ocupado todos los titulares, bueno “La Vanguardia” lo ha dejado en un recuadro pequeñito, y sobretodo el tiempo en radio y televisión (especialmente Catalunya Radio i TV3, como no podía ser de otra manera) con qué, pues con lo de la Chery, que mas parece el nombre de una chica de alterne que una marca de coches,  pero qué voy a decir yo que publico mis libros en Lulu.

Todo eso de los coches chinos dicho metido así con calzador a no días sino horas de la convocatoria de elecciones suena y es electoralista. Pero así es el juego el gobierno ha de aprovechar sus recursos, lease: inauguraciones, magnificos resultados (tanto da si se trata de accidentes de tráfico o de la cosecha de la pera limonera) y sobretodo anuncios oficiales y oficiosos. Cosas que entre en el ámbito del futurible a largo plazo y lo de Chery lo es y mucho. Porque en medio estan los sicilianos y un señor turco dispuesto casi a pagar y a lo que haga falta por llevarse la fábrica a su pais.

Yo sinceramente, es que no lo veo. No lo veo ni aquí ni en ninguna parte, qué cara pondrían los directivos chinos cuando se les presentase el comité de empresa reclamando cualquier cosa de esas que aquí son tan normales pero que vistas con los ojos rasgados pueden ser enormemente dificiles de comprender. Quien les va a hacer entender que eso de la productividad aquí se entiende de otra manera o que aquí los trabajadores tiene derecho a hacer cosas tan raras como una huelga, eso si la avisan con tiempo.  Pero todo eso son tonterías el votante ve lo que los otros quieren que vea y hoy mucha gente ve que “el Montilla”  ha cogido el avion y se ha ido a China a traerse pacá la fábrica esa.  Si señor, así se hace.

A Jordi Pujol era fácil imaginarlo vendiendo el producto en cualquier país del mundo, pero a Montilla, con sus silencios, su falta de empatía. No sé no sé. Es igual su visita en realidad no cuenta para nada esas cosas se cuecen en otras partes y de otras maneras, tampoco en el grupo de trabajo que ahora se formará para seguir la negociación.

De todo eso de la Chery no sé qué quedará en el futuro, lo que si es seguro es que unos cuantos se van a pegar unos viajes de tres pares de narices, gratis y con dietas que pagaremos los demás como también hemos pagado  la foto de Montilla en China . Señor Montilla, la proxima vez que necesite una foto dígamelo que por 20 euros lo pongo en la cima del Everest, pero claro eso no da votos.

¿tienes algo que decir?