El síndrome “Tía Rosita” – Hoy “El pato” – Acto primero – La salsa

image-24

For English readers.
Sorry, but today I have no time to translate the recipe is a bit long, just a bit.

Con respecto a las Navidades cada lugar tiene su tradición. Aquí, en Catalunya, lo tradicional es celebrar la comida de Navidad, (a la práctica se celebra todo) A la gran comida de Navidad la sigue la no menos grande comida de San Esteban.  Esto es muy practico cuando estás en aquella etapa de la vida “Navidad con tus padres, San Esteban con los míos”

En la familia de mi marido el tema de “Navidad en casa” nunca ha admitido discusión así que cuando por aquello del peso familiar, léase tres hijos algun que otro perro, etc. decidimos hacernos cargo de una de las grandes comidas, la elegida fue San Esteban. Durante unos años han sido las dos, algo que no se lo recomiendo a nadie.

El tiempo ha pasado y mis hijos y los hijos de los demás han crecido y ahora son ellos los que estan en la fase “Navidad con tus padres, San Esteban con los míos

El resultado es que por Navidad somos relativamente pocos, en cambio en San Esteban somos multitud, todos en mi casa.

Es el único día que veo a mis primos. Traeré la guitarra. Yo el acordeón.

NO!!! por dios el acordeón NO!!!.

Tradicionalmente el día de San Esteban se comían canalones hechos con los restos de la Carn d’olla del día anterior.

Ja! en eso pensaba yo en hacer canalones para ciento y la madre.

Si hay algo que no soporto de las grandes comidas familiares es lo que llamo el síndrome “Tía Rosita”.

Tía Rosita era un encanto de mujer que se pasaba la comida, fuera San José, San Esteban o el cumpleaños del abuelo,  metida en la cocina fregando cazuelas mientras en el comedor la familia comía, bebía y ensuciaba. El recuerdo que tengo de ella es el de  una mujer de amplia sonrisa, entrada en carnes con delantal de cocina.

Cuando veo alguna foto antigua, de una boda o una comunión, a veces me cuesta reconocerla simplemente porque no lleva el delantal puesto.  Yo, al menos en eso, no quiero parecerme a ella. Por eso, para esas ocasiones busco comidas que me permitan.

a) hacerlas con antelación

b) que sean relativamente fáciles de calentar

c) que no tengan que comerse cuando “están al punto” y

d) que sean fáciles de repartir. Es decir que no se produzca el fenómeno “yo pierna, para mí pechuga, mamá a mi ya sabes el trozo que me gusta”

Por estos motivos y porque a semanas vista mi cuñado el de Santander ya está dando la matraca, con   el pato . Este es el plato que en más ocasiones he servido en esa fecha.

La gran dificultad de este plato es las cantidades que manejo del orden de unas 30 raciones, por eso resulta muy práctico hacerlo por etapas.

ACTO PRIMERO – LA SALSA

En los años que hace que cocino este pato he ido variando la salsa hasta que al final he llegado a esta que es la que tiene una relación dificultad/elogios más equilibrada.
Para hacer esta salsa necesitaremos en primer lugar, cebollas, algo así como dos quilos. Yo siempre uso las que por aquí llamamos de “Figueras” aunque sean de Alcorcón. Es esa cebolla dulzona ligeramente violacea. Esta

P1080421

Las pelo y troceo (no importa cómo porque van a estar tanto tiempo haciendose que al final no se notará la diferencia. Hoy he usado 2 Kg.

P1080424

Aceite, algo así como una taza, sal (la justa para que la cebolla se haga antes), fuego medio, se tapa y ahí se deja todo el tiempo que haga falta hasta que quede más o menos así.

P1080428

No hace falta que se dore completamente, con que este tierna y ligeramente transparente ya sirve.  Llega el momento de la coca-cola, sí coca-cola.

Del último partido importante quedó esta resto de una botella de dos litros (a mi me gusta de lata) lo he guardado para hoy. Calculo que habrá un par de vasos. Que tampoco hay que ir midiendolo todo.

P1080431

Se deja a fuego medio, esta vez mejor destapado y mientras la cebolla y la coke van a su ritmo, una se puede dedicar a otras cosas. Por ejemplo escribir el capítulo 2 de “Mis memorias”, vovler a ver el Barça Madrid de la temporada pasada o leer a Pablo Neruda.

Cuando tenga más o menos este aspecto podemos pasar a la siguiente fase.

P1080432

LA NARANJA

P1080433Siempre que en una receta entra la naranja te encuentras con frases del tipo “pele la naranja poniendo especial cuidado en que no quede ninguna parte blanca”
Y una mier…

¿Alguien sabe lo difícil que es eso?

Según para qué quieras la naranja puede que sí pero yo muchas veces opto por hacer zumo y me quedo tan fresca, en este caso ni eso. Directamente pelo la naranja la corto a gajos y a la olla y no pasa nada, absolutamente nada. Ni te quitan la Estrella Michelín, ni se te aparece el espíritu de Ferran Adriá saliendo de la campana.

Mientras te sientas un ratito a ver la peli de la tarde,  la cebolla, la naranja y la cocacola estrecharan sus relaciones hasta que  en la nebulosa de la siesta te parecerá oir una voz diciendo

¿Cariño te acuerdas que tienes una cosa en el fuego?

que es exactamente lo que dijo mi marido ayer por la tarde.

¡Dios!

P1080435

Siempre digo que la cocina y los hijos cuando menos encima estés mejor salen

Yo aquí añado un poco de chocolate, se puede prescindir. Es más a mi marido siempre le digo que no, que no he puesto chocolate.

P1080437

Ahora  hay que  pasar todo eso por el chino, yo lo hago un poco a lo bestia. Monto la parada

P1080438

Echo todo en el chino, agarro el Minipimer y listos.

Hemos llegado al momento crítico, ese en que dices

Seguro que he hecho algo mal

Porque al triturar la salsa esos matices dorados desaparecen y toma un aspecto de papilla de frutas con demasiado plátano.  Algo como esto o peor.

pato navidad-38 (2)

Tranquilos que todo está bien si bien acaba.

Ahora le añado tres cucharadas de mermelada de fresa, aunque un año lo hice con mermelada de tomate y también quedó muy bien, no sé si mejor.

P1080440

Se mezcla bien, se pone al fuego, lo justo para que ligue un poco y la cosa ya pinta mejor.

P1080439

Llegados a este punto, se tapa y a la nevera hasta la segunda etapa,  que normalmente será uno o dos días antes de San Esteban.


5 Comments




  1. Donde comen 30 comen 31, no? Me apunto al pato con salsa de coca-cola!
    No me quedo con la receta porque me siento incapaz de semejante trabajo, y eso sólo para la salsa!!!!
    Me encanta el dibujo, genial la expresión y las hormiguitas con el gorro rojo!

  2. Pues si “me vas a poner comida precociná” ya no te pido que me invites jajajajajajaja

    Buenisimo como siempre…….

Do you have something to comment?