Los ojos de una guerra – Agustí Centelles

centelles

Ayer  los periódicos recogían la noticia de la venta o la compra, eso siempre según se mire, del archivo fotográfico Centelles por parte del Ministerio de Cultura.

Agustí Centelles nació en Valencia en el año 1909. Mucho antes de que tuviera uso de razón su familia se trasladó a Barcelona donde aprendió los secretos de la fotografía.
No, no fue a ninguna escuela. Lo aprendió cómo se hacía en aquella época trabajando, primero junto al fotógrafo Ramon Baños y después con Josep Badosa. Puede que cuando compró su primera cámara los sueños del joven Agustí fueran algo tan simple como querer ganarse la vida retratando novios y notarios, pero le tocó vivir una época convulsa  y en 1934, como freelance, trabajó para publicaciones como La Publicitat, Diari de Barcelona, Última hora o La Vanguardia.

Agustí Centelles y su cámara fueron testigos del dolor y la alegría; del amor y la ira. Él vio niños jugando a la guerra y niños muriendo a causa ella. La película de sus fotografías está llena de lágrimas y  vana  esperanza de un futuro mejor mientras Agustí y su cámara vivían en el olvido de los perdedores en un campo de concentración en el sur de Francia.

Agustí Centelles fue un fotoperiodista que después del exilio nunca más pudo volver a ejercer su profesión y que hubo de conformarse con, entonces sí,  ganarse la vida haciendo fotografías publicitarias.
Centelles siempre fue plenamente consciente del valor histórico que sus imágenes tenían independientemente de en qué lado de la trinchera hubieran sido  tomadas. Por eso, durante muchos años, dejó sus negativos al cuidado de una familia de Carcasona hasta que por fin, a la muerte de Franco, pudo recuperarlos. Desde entonces se entregó a la nada fácil tarea de clasificarlos, con la esperanza de que  algún día aquel fondo de valor artístico, pero sobretodo histórico recibiera el reconocimiento que merecía que no es otro que su conservación y difusión para las generaciones futuras.

Hoy algunos solo hablan de cifras, de esos famosos 200.000 euros que al parecer separan la oferta de la Generalitat de Catalunya y la del Ministerio. No conozco ni conoceré nunca los entresijos de la negociación pero una cosa es segura. Los herederos de Centelles habrían obtenido  mucho más dinero si hubieran sacado los negativos a subasta.

La obra de Agustí Centelles ha sido víctima de la política primero en forma de dictadura después porque, en palabras de sus herederos, alguien dijo “ahora no es el momento”. Pero sobretodo ha sido víctima de la desidia. De la desidia de todos. De los que mandan ahora que hoy se afanan en puntualizar, como solo saben puntualizar los políticos, que los que mandaron antes que llos no hicieron nada aunque quizá lo que debieran decir es que “los de antes tampoco hicieron nada”.

Agustí Centelles fue un hombre falto de reconocimiento al que ni tan siquiera le tocó “la tómbola de la Creu de Sant Jordi”, Como  se lamentaba su hijo   Sergi  en julio de 2008.

Como declarada amante de la fotografía que soy me hubiera gustado que esos negativos estuvieran no en museo, no en Barcelona, no que va; yo hubiera querido que estuvieran en mi propia casa.  De haber salido a subasta y dispuesto del dinero suficiente habría pujado por ellos y seguro que después hubiera editado libros y buscado apoyos para organizar exposiciones, no en Barcelona, no en Catalunya, en todo el mundo. Porque la fotografía a diferencia de la pintura es un arte global. Y estén donde estén esos negativos las fotografías serán, al menos en eso confío, reproducidas, expuestas en museos, editadas en libros.

Pero sí, es verdad, yo hubiera preferido que estuvieran aquí, cerca de esos mismos escenarios por los que anduvieron Agustí Centelles y su cámara, las calles de mi ciudad aunque solo fuera para recordar al mundo que nunca más ningún fotógrafo debiera tener la oportunidad de recoger imágenes cómo estas. Pero nada de esto depende de mi.

727242
727227

1-277

c3

Estos son algunos titulares que recogí ayer.

El Periódico de Catalunya,El MundoEl Periodico, (este es  de julio de 2008),el Pais, ABC,Vilaweb en catalán,3cat24.cat, en catalán,La Vanguardia,Avui (en catalán)

Estos los he recogido hoy

La Vanguardia  “CiU ve una “traición a la memoria histórica” dejar perder el fondo de Centelles”,  La Vanguardia “La venta a Madrid del Arxiu Centelles irrita al Govern“,  ABC “El archivo de Agustí Centelles viaja rumbo a Salamanca por 700.000 euros”

7 Comments

  1. Ara onvolen que els posem la medalla

  2. Decididamente no vamos bien, ni aquí ni allà

  3. Estic amb la Carme

  4. Doncs sento dir que estic en total desacord, els germans Centelles han actuat d’una forma indigna i gens respectuosa envers el treball del seu pare.

  5. Porqué no has traducido este post? precisamente estas son el tipo de cosas que debieran conocerse por ahí fuera.

  6. Lastimosas las actiudes que han llevado a esta decisión. Yo también hubiese preferido que se quedasen en Catalunya, pero entiendo perfectamete a sus hijos y agradezco que no las hayan subastado ni desmembrado.

  7. Jo he escoltat l’entrevista del Cuní als fills, i he tret una cosa clara: no ha estat per “peles” que han triat l’altra opció, sino perquè s’han sentit menyspreats i torejats. I desprès surt el Treserras dient queel Ministerio s’ha inmiscuit on no tocava! gracies encara que han fet l’oferta i aquest tresor no ha anat a parar a la subhasta de Christies, on, ben segur, com tu dius, Estrella, haguessin tret molts mes diners. La Generalitat ho ha fet fatal, aquests germans només volien el reconeixement a la tasca del seu pare, i assegurar-ne una bona difussió. Aquí no els hi garantien, i han anat a una altra banda on si. No fotem!

¿tienes algo que decir?