Sant Pere de les Puelles (San Pedro de las doncellas)

Como todo el mundo sabe y si no lo saben ya se lo digo yo, los árabes en España llegaron mucho más allá de Granada. También estuvieron en Barcelona de donde fueron echados al menos un par de veces, que yo sepa.

En una de estas idas y venidas, concretamente en el año 945 un tal Sunario, a quién no tengo el gusto de conocer, fundó el monasterio de Sant Pere de les Puelles o lo que es lo mismo San Pedro de las doncellas. Allá por el 985 los árabes volvieron a apoderarse de la ciudad y según cuenta la leyenda las doncellas que allí vivían temiendo ser víctimas de los ardores de la soldadesca (esta palabra me gusta mucho). Decidieron “enfriar” los ardores varoniles de una forma bastante bestia, la verdad, se cortaron la nariz (cosas de la época)

A los invasores y a los otros supongo que también, les sentó fatal, tanto que se las cargaron a casi todas, porque a algunas se las llevaron con ellos a Mallorca, o no les miraron la cara o no se habían cortado lo bastante la nariz.

El convento, claro está, fue destruido y vuelto a construir gracias al Conde de Borrell. Pero como estaba situado muy cerca de la antigua muralla de la ciudad en 1697 otra vez lo mismo.

A mediados del siglo XIX el claustro sirvió como presidio hasta que posteriormente la iglesia quedó abierta al público como parroquia.

En 1909 y en 1936 el convento volvió a ser objetivo, esta vez de eso que algunos llamaron las “hordas populares” y fue quemado como tantos otros.
Así era a principios del siglo XX Sant Pere de les Puelles.

Si queréis ver su localización exacta seguid este enlace

Hasta mañana.