La crisis

La crisis - The crisis

LLevo unas semanas muy atareada y la única culpable soy yo misma, y esa gracia especial que tengo para complicarme la vida. Apunto las cosas en el Gmial calendar y cada día la misma historia, aplazar y vuelta a aplazar con lo que la pelota va creciendo y claro hay cosas que se quedan por el camino, como la peluqueria.
La verdad es que nunca he llevado bien ese tema (ver La peluquería).
La semana pasada tuve que ir casi de urgencias porque mi cabello tenía vida propia.
Casualmente aquella era una mañana tranquila y Roser haciéndose cargo inmediato de mi crítica situación se puso manos a la obra. Mientras preparaba los “trastos de matar” se me ocurrió preguntarle por su hija. En mala hora lo hice.
Roser tiene una hija de 4 años y otra de seis meses.
…No me come... dijo
Y a partir de allí se embarcó en un  largo y prolijo discurso plagado de datos técnicos sobre la frecuencia de las tomas, los hidratos de carbono,  las proteicas etc. ; discurso que aderezó con una muy lograda imitación de los eructos de la pequeña, que según su madre eran  pocos y malos.
Entonces, con la cabeza a medio cortar (el cabello claro) entró la abuela con la protagonista. Una niña preciosa  con una dulce sonrisa en los labios de los que emergida un hilito de babita de pura satisfacción y que hasta ese momento dormía plácidamente en su cochecito. Digo dormía porque su madre se apresuró a sacarla de allí y ponérmela encima para demostrar in situ el lamentable estado de aquella criatura cuyos muslitos eran unas morcillitas blancas y suaves como el terciopelo adornados con sus correspondientes michelines cómo corresponde a todo bebé sano y bien alimentado.
Mientras yo tenía la niña encima, por cierto con unos ojos preciosos, la madre sometió a la abuela a un durísimo interrogatorio
… Pero ha eructado…
…. Si … respondió la abuela
¿y cómo era el eructo. En plan trueno o ridículo como los de su padre?
Por supuesto, mientras duró el interrogatorio Roser no dejó las tijeras ni un momento.
El resultado es que esta mañana he ido a la compra con gorra, por suerte hacía frio.
En mi desesperación esta tarde he consultado he consultado con el oráculo de Google y creo haber encontrado la respuesta a mis plegarias en “How to cut your own hair”
Hasta mañana que espero siga haciendo frio.

9 comentarios



  1. Pero que va a hacer alma de Dios, que todo tiene arreglo en esta vida !

    Estos dibujos tuyos son muy cañeros. Me gustan !!!

  2. How did you do your little creations here… I love them great job.. Hope you have a wonderful day today… Happy Thanksgiving… Lonnie

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.