La bata

Se estarán preguntando ¿qué es eso?. Pues eso es el Magazine de La Vanguardia de este domingo y se ve así no porque haya hecho algún nuevo invento con Photoshop, aunque bien mirado el efecto tiene su gracia. Ese “filtro” es una bata del Instituto Dexeus …. Desnúdese y póngase la bata abierta por delante…. te dice la enfermera. Y tú te preguntas … ¿para qué? ... Repito no hay ningún truco de photoshop es una fotografía, por decirlo de alguna manera, a pelo y precisamente eso, los pelos es lo que se te puede contar con la batita de marras puesta…. Bueno pero es que con esta bata no se sale de aquí ... me dijo la doctora. Y sise produce un terremoto/incendio/inundación, entonces qué. Tú saliendo en las noticias en brazos de un fornido bombero y con la batita de marras.

Si no hay que salir de la consulta, para eso me quedo en pelotas, total lo primero que te dicen es … ábrase la bata por favor.… _Abrir? pero si no la he podido cerrar, y suponiendo que lo hubiera hecho peor me lo pones.

La mayoría de mis amistades femeninas (las masculinas sonaría raro) tienen eso que se llama “el ginecólogo de toda la vida”. Una relación que por lo general se remonta al primer embarazo  y de eso han pasado unos cuantos años, ahora la mayoría se ven abocadas a la crisis. … se me ha jubilado...  te dicen con un punto de angustia en la voz,  ante la perspectiva de tener espatarrarse ante un desconocido/desconocida porque lo de menos es el sexo, lo que les preocupa es que es un extraño y es curioso porque eso les pasa igual a las que solo han tenido un hombre en su vida pero también a aquellas que podrían dar clases a los guionistas de sexo en Nueva York.

Yo este problema no lo tengo. en mi vida como mujer he pasado por las manos, nunca mejor dicho, de 6 ginecólogos. El primero tenía que asistirme en el primer parto, pero como fuera que mi hija casi nace en el pasillo cambié, los otros dos los tuve con otro doctor, una magnifica persona, un pelín serio pero eficarz. El problema es que eso de tener un crucifijo sobre la cabeza y a Ntra. Sra. del Buen parto sobre la mesa me daba mal rollo. Después tuve a una amiga/ginecóloga que como era tan amiga … te importa si pasa esta señora primero, es que tiene prisa... como si yo no tuviera nada más que hacer que leer el Hola en su consulta. Llegó un momento en que el tema niños quedó superado o lo que es lo mismo que  mirando hacia el futuro, mis necesidades ginecologicas vendrían dadas por los problemas que pudiera llegar a tener y entonces opté por elegir no un médico sino un centro capaz de resolver futuras contingencias. Elegí el Instituto Dexeus.

En la Dexeus en unas pocas horas matas todos los pájaros de un tiro, mamografía, eco, visita, citología. Todo de una vez. Eso, la verdad, es que está muy bien y por eso sigo acudiendo cada año, porque  eso de tener un ginecólogo de toda la vida,  es algo que doy por inutil. Al primero me lo nombraron director de no sé qué y dejo las consultas, la segunda decidió que tenia demasiado trabajo y dejó las consultas.  Así que el miércoles estrené  ginecóloga que con un poco de suerte salvo que la nombren directora de algo me va durar hasta la jubilación, es joven guapa simpática, puede que por la edad quizá le falte experiencia , lo dudo, pero en cualquier caso yo tengo mucha.  Total que me gustó, yo a ella no lo sé, lo que es seguro es que no me olvidará fácilmente… perdona, ¿te importa si me llevo la bata ? es para unas fotografías...

Hasta mañana