Grandes gestas

El diccionario dice que una gesta es el conjunto de hazañas, proeza o acción heroica, realizadas por un personaje o un pueblo. Ninguna palabra definiría mejor lo que viví el pasado jueves.

Era el cumpleaños de Marian, , líder indiscutible y por derecho propio del equipo de aquagym del Náutic del Masnou (horario de mañana). Este último matiz es muy importante porque el grupo de mañanas también conocido como el Miriam’s Team no tiene nada que ver con los otros, mas que nada por la marcha que llevan/llevamos. Con motivo de tan señalado día nuestra Coach, Miriam, decidió organizar algo así como una fiesta de cumpleaños acuática, en la que solo faltó la piñata.

Pues nada que allí nos tienes, al más puro estilo Manel Estiarte, dándonos patadas bajo el agua, estirándonos del bañador o directamente agarrándonos por la yugular, todo por conseguir la pelota.

Fuera por el más que evidente peligro de lesión o porque con la sequía actual no quedaba muy ético semejante despilfarro de agua – no es lo mismo unos niños jugando que unos adultos con su mayor desplazamiento de masa – Miriam optó por actividades más tranquilas como el buceo. Mientras el juego consistió en sortear obstáculos, nosotros mismos, zigzagueando alrededor, la cosa fue bastante bien, tanto que hasta pude comentar el estado actual de mi experimento con arroz. “Pues qué quieres, camino de la putrefacción…”

Pero aquello era demasiado fácil para Miriam, que todo hay que decirlo estaba fuera del agua, y entonces fue cuando se le ocurrió que pasaramos debajo del puente. Es decir, formar una fila con las piernas abiertas y uno de nosotros pasar buceando por debajo. En principio esto no tiene demasiada complicación siempre, claro está, en funcion del número de piernas a superar. Pero a Miriam le gusta complicar las cosas y cuando nos dimos cuenta teniamos una pelota en las manos.

¿Han intentado alguna vez bucear bajo cinco pares de piernas llevando una pelota en las manos y despues volver por el mismo camino?. Cuando llegue el verano pruebenlo y después me lo cuentan.

Ninona y Marian pasaron con honores, una porque podía y la otra porque pueda o no pueda ella pasa, menuda no es Marian. Enric paso sus apuros, pero superó la prueba. Pero cuando le llegó el turno a Isabel la cosa pintaba más difícil.

Isabel es básicamente una sonrisa. Ella es una de esas mujeres que me hacen decir “de mayor quiero ser como tú”, entradita en carnes y sin complejos. A su edad, que no diré, sigue trabajando cómo ha hecho toda la vida. Ella es una mujer que no se arredra ante nada y menos ante una pelota.

Reconozcamoslo, meterla en el túnel no fue fácil y sacarla por la otra punta tampoco, porque Isabel iba con los ojos cerrados y se lo llevaba todo por delante. Pero verla salir de debajo del agua en mitad de la piscina; porque con el empujón que le dimos no había quien la parará, con los ojos contraidos por el esfuerzo y su sonrisa de niña aun si cabe más ancha; solo por eso valió la pena estar allí ese día. Felicidades Marian.

1 comentario


Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.