Tenía yo una tía, tía Concha se llamaba, que no era una tia cualquiera. Tía Concha tenía muchas virtudes y algun defect,  pero como lleva años de vacaciones en otra dimensión, la verdad es que, si lo tenía, no lo recuerdo. Entre las virtudes de tía Concha había una que destacaba por encima de todas y esa era, al margen de su bondad, su habilidad para la cocina. Cuando tia Concha se metía en la cocina, el mundo se paraba, el tiempo perdía su razón de ser y la vida se movia entre ollas y pucheros, Tía Concha era capaz de poner en la mesaRead More →

Página 1 de 1412345...10...Última »