¿Hay alguién?

Pues si que empezamos bien el año, jolín. El 2009 fue una caca, el 2010 mejor olvidarlo y el 2011, costillas fisuradas a parte, a pesar de mis buenos propósitos de moderación voy y  lo empiezo más agobiada que el anterior de ahí mi silencio de estos días. Silencio que algunos han aprovechado para bombardear algunos de mis post a) con publicidad de su restaurante para calçotadas y b) soltándome un alegato en favor de la muixeranga, muy respetable,  hasta cuando empieza a  desbarrar con no sé qué de la usurpación, en cualquier caso ahí estàn los comentarios por si alguien quiere rebatirlos, el de la calçotada pone hasta el enlace a “su restaurante”. Pero eso no es lo peor.

Lo que me tiene preocupada, preocupada de verdad  es la Ipad. A estas alturas supongo que no hace falta que explique qué es eso. O tal vez si. Porque hasta hace algo así como dos semanas en casa el Ipad (que aun no sé si masculino o femenino) en casa era :

a) un trasto inútil y carísimo

b) un gadget mas de los de apple pensado para los idólatras de la manzanita

c) un invento malévolo pensado para dejar ciego a sus usuarios.

El principal promotor de esta corriente de pensamiento era mi hijo el informàtico, ese que se compra los trajes por internet,  el anti windows (cómo no), anti manzanita, anti-todo salvo Linux (eso es palabra de santo).  Tanto y tan mal habló del engendro en cuestión que mi marido, padre ejemplar que siempre sabe entender los verdaderos deseos de sus hijos va y le compra (perdón en realidad fue una asociación entre Los Reyes y Papa Noel) una Ipad al niño y mientras están (porque fueron los dos juntitos) mirando las bondades del cacharrito, (porque a esas alturas ya todo eran bondades)  como sea que por allí andaba un amigo de un amigo de un amigo que trabaja en apple y que aun no había consumido su cuota de compra preferente. Patapam ya me tienes a los dos cada uno con su trasto bajo el brazo, su trasto y un montón de accesorios. Y yo que mendigaba para que me ayudaran a pagar una nueva cámara de fotos. ¡Dios! qué injusta es la vida.

Pues ya los tienes a los dos la mar de felices con su juguete. Juguete que dicho sea de paso ahora era el cúmulo de todas las virtudes. Tanto para el hijo pero también para el padre, que ha encontrado en el Ipad un sustituto a su ordenador de casa (El MIO ES SAGRAO!). La verdad es que el hombre en casa todo lo que hacía era navegar y responder el correo y eso con la Ipad lo hace igual pero más cómodo porque ahora lo hace en el sofá, además para todo lo demás siempre está el ordenador de mamá.

Me dejas un momento tu ordenador que he de hacer un par de cosillas (esto aun no lo ha dicho, pero lo dirà)

Entre las muchas cositas (léase aplicaciones) que mi marido ha instalado en su nueva amiga (sí, creo que definitivamente la Ipad es mujer) hay una especie de Google Reader a lo Apple, es decir mucho, muchísimo más vistoso que con los Feeds elegidos te monta una revista virtual que, la verdad, es agradable de leer.  Total que ya me tienes a mi señor marido (en alguna ocasión también llamado Sujeto A) subscribiendose al interesantisimo y a veces dificil de entender blog de mi hijo el informatico, a las curiosidades suizas de mi hija etc. etc. Y como no, también se ha suscrito  a este blog. Y ahora me deja comentarios, ¡Pero si hasta se ha hecho un perfil en Facebook!

Siempre estàis diciendo que si este ha subido esto o lo otro, así yo también me entero.

¡Tierra trágame!

Y ahora qué hago, ¿me autocensuro?….. Ni hablar.  Con lo que me ahorro yo en psiquiatras gracias a este blog. Mientras siga preguntando, con la luz ya abierta, si me importa que encienda la luz, yo seguiré escribiendo; solo espero que siga teniendo una de las cosas que más me gustan de él, su sentido del humor.

5 comentarios

  1. Niña, comprendo lo del Ipad y todas sus chorraditas, pero……. qué te ha pasado con las costillas???????
    Espero que no sea nada importante.
    Cuidate y un abrazo

  2. Author

    en casa això de despistar no cuela. Suposo que se li passarà però per si un cas crec que pujaré receptes de cuina que no fan mal.

  3. Jo he optat per “ignorar” algunes sol·licituds d’amistat… una sogre, un jefe… a qui se li ocorre!! I si pregunten… et fas el longuis… ha, però m’has enviat una sol·licitud… doncs no m’ha arribat… be, ja se sap que facebook falla com una escopeta de feria!! 😉

    Petons, i cuidat les costelles… no sé que has fet tu aquest Nadal… 😛

  4. Author

    Chisst! calla, no et sentin

  5. hahahahaha…hauria d’estar prohibit tenir a familiars propers al perfil de Facebook, per exemple. Hauria d’haver una Apps que quan algú (marit, fills, mare, etc) se’t volgues afegir com amic, se li fonguessin els ploms de l’ordinador (si, ja se que no entenen, doncs el que sigui). Bé, temporalment, res que requerís reparació, es clar.
    El facebook d’algú ve a ser el seu email…oi que ningún li deixa a la parella per que el llegeixi (la gent normal, sempre hi hauran excepcions d’aquelles parelles tan “unides” que duen compartir fins el perfil)… doncs el mateix amb el FB. Ara, fer aixpo amb als blogs… està més difícil el tema…

¿tienes algo que decir?