La logistica del absurdo. Amazon.es

Estoy segura de que todos conocéis esta famosa cebolla, la cebolla del absurdo la llamo yo.

(ahora por favor no me mandeis e-mail diciendo la foto es mia porque cebollas como esa las hay a cientos o miles en la red )

Esa cebolla es una muestra de lo absurdos e incoherentes que podemos a llegar los seres humanos, al margen de que, de los 0,40 € que vale prefiero no pensar cuanto se lleva el agricultor.

Bien, pues hoy me he encontrado con un nuevo ejemplo del absurdo.

Llevo dos días con una bronquitis que apenas me permite moverme so pena de estallar en toses que amenazan con hacer saltar la tapa de los sesos. Con estas que llaman al timbre.

Es uno de Amazon que trae algo – dice mi marido muy metido en su papel de enfermero

nnnnn – respondo yo, en lo que vendría a ser un, sí cariño puedes recogerlo mientras yo sigo redactando  mi testamento…

Espero que no pese.

nnnnn  – 4,4 kg sin embalaje, respondo más o menos.

A los pocos minutos….

Pero, ¿ qué cñ es esto?

nnnnn – en lo que vendría a ser un …. y a ti que más te da, que él no llega a entender

Un par de horas más tarde cuando me he visto con fuerzas suficientes como para dejar por unos instantes mi estado de postración (rediez a mí esto antes no me pasaba, claro que mi “antes” cada vez es más largo) al salir al pasillo me he dado de narices con esto.

Pero, ¿ qué cñ es esto?

Una vez abierto el envoltorio, me he encontrado con esto.

 

Señores de Amazon.es y cualquier otro Amazon del mundo. Entiendo que buena parte de su éxito reside en la logística y ésta, a su vez, está íntimamente ligada a la racionalización del packaging, pero ¿seguro que no había otra forma  de enviar esto, menos insultante para con el medio ambiente?