No me vengas con que hace frio

Más o menos esto es lo que le he dicho esta mañana a mi marido cuando ha insinuado que ahí abajo, a orillas del mediterráneo hacía, según él, mucho frío. ¡Ja! Frío, es lo que hace en Teruel, en Lladorre en Lleida (en día de niebla) y, off course, en Inglaterra.

La leche qué frio ha hecho hoy, ha hecho y hace porque en este momento estoy en la cama con la calefacción en marcha, un edredon, una mantita y calcetines. El día ha empezado con lluvia, despues a aparecido un sol invernal que ni calienta ni nada, y a eso de media mañana ha empezado a soplar el viento y ahí es donde se me han helado las mejillas; cuando he tenido que mirarme las piernas no fuera que hubiera salido a pelo y encoger el cuello hasta la altura de la bufanda.

Así las cosas he decidido que hoy no era el día de enfrentarme a la corriente de aire que siempre circula por el Támesis y he pensado que Londres bien puede esperar tres días, y he dedicado el día a compartir encargos con mi hija y mientras ella iba al fisio, matar el tiempo viendo algunas tiendas.

Ultimamente mi armario es muy aburrido, de cintura para abajo, ya sea falda o pantalón todo negro, gris o tejano, arriba mayoritariamente camisas blancas o jersey finos lana merina Uniqlo. A mi edad hay que aplicar criterios de racionalizacion de la economia, un concepto que abarca desde la futura pensión (rajoymediante) hasta las neuronas, un capital mucho más preciado que los ahorros (caso de haberlos) así las cosas no estoy yo para ir gastando neuronas pensando “qué me pongo”. Esto no excluye que tenda un cierto numero de prendas de las llamadas “de vestir” que sin salir de la categoria de “fondo de armario” me resuelven muchas situaciones. Algunas de estas prendas, casi todas vestidos las he ido comprando aprovechando algunas oportunidades aquí en Inglaterra y esto es así porque en Inglaterra el tema “vestido señora” lo llevan mucho mejor que en España, donde mayoritariamente las mujeres vestimos pantalones (basta echar un vistazo a cualquier calle. Aquí no, aquí las mujeres llevan mucho vestidos y faldas. Yo creo que esto se debe a la etapa escolar donde los uniformes dominan totalmente el paisaje, las niñas falda y los niños pantalon corto hasta la adolescencia.  Sirva de ejemplo mi nieto que cada mañana sale de casa a cero grados con sus piernecitas color leche descremada asomando bajo los pantalones cortos y así todos los dias. Y, sigue vivo, él y todos los demas. Pues al igual que ellos lucen pantorrilla las niñas pasan la niñez/adolescencia con falda.  Ahora hay un cierto de debate al respecto, que si es sexista que si coarta no sé que libertades infantiles, igual cambia pero francamente lo dudo.

Todo esto hace que Inglaterra sea a priori un buen sitio para encontrar vestidos de los llamados de fondo de armario, un concepto que no hay que confundir con EL FONDO del armario que es de donde jamás deberían salir perlas como las que esta mañana he encontrado.

Cosas como esta falda

O esta otra así como más….

En el capitulo blusas, esta es una de las que más y más profundamente me han impresionado.

Pero quizá el que más me ha mosqueado ha sido este.

Que quizá visto así despista y os preguntareis , qué lo hace tan especial. Pues eso.

Aun recuerdo cuando en algún momento de de mi vida que me dio por practicar un poco todo eso del corte, siempre, siempre me decían que LOS CUADROS/ESTAMPADOS HAN DE CASAR!!!!. Pues esto es lo que yo llamaría un vestido divorciado.

Estas perlas son todas de Marks & Spencer, lo que no se contradice con que en esta misma tienda en otras ocasiones haya encontrado vestidos realmente llevaderos, pero hoy no, decididamente no.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.