Poliuto Liceu – Trio de ases

Da pena, sí , la verdad es que da pena cuando el aforo del teatro apenas supera los tres cuartos de su capacidad, y siempre en favor de las localidades más baratas,  cuando el pasado lunes compré la mia, de las de 12€ no quedaban y tuve que gastar un poco más,  y aun gracias porque de esas no quedaba gran cosa.  ESte es un fenomeno habitual cuando se trata de una versión concierto, somos muchos los que  confiamos, no sin motivo, en que los habituales de localidades más caras, les entre la pereza. De ahí que justo cuando  empezaban a sonar los avisos el corredor circular de platea estuviera lleno de gente esperando   hacerse con una localidad de lujo a precio de risa. Esto suele suceder, pero que sea frecuente no quiere decir que sea, acepto la excusa de que era un miercoles, de que estamos en pleno resacón post-navideño y antes de que nadie lo diga lo del “pruces” y su consecuencia no tiene incidencia directa . digo que no es justo porque cuando en el cartel tienes a Gregory Kunde, que ayer, dicen, estaba un poco “empiocat” que decimos aquí, pero que aun asi estuvo esplendido salvando algunas notas no compatibles con un resfriado, con gran profesionalidad.

Cuando dándole replica descubres (yo al menos) un pedazo de barítono como  Gabriele Viviani que venia substituyendo a Luca Salsi y que francamente en este caso, ayer al menos, no puedes dejar de decir. “Bendita substitución”. Porque el otro será muy bueno, pero allí no estaba para que yo lo escuchara en cambio Viviani si que estuvo y le escuché yo y casi diría que el señor del kiosco de la rambla. Estuvo muy bien, ¡Muy! bien.

Y eclipsandolos a todos, melena al viento una estratosferica Sondra Radvanovsky de la que poco se puede decir salvo aplaudirla a rabiar.

La ópera era un Donizetti, Poliuto. Una total desconocimada para mi, pero claro cuando ya has dado unas vueltas al cuentakilometros operisticos, al poco de escucharla  ya vas reconociendo pasajes de otros Donizettis. Argumento: bueno, si yo siempre me quejo del maltrato que los romanticos dan a las mujeres que todas parecen  imbeciles enomarandose del primer  picha brava que pasa por delante, que se dejan matar por estupideces el honor malentendido y la venganza sobrevalorada. Pues ahora  a la tipica historia de amor infumable, añadele el  espiritu santo,  la iluminación divina y la fe ciega. Resumiendo, una pareja de enamorados que por no tener telefono mobil a uno lo dan por muerto y la otra que no puede confirmarla noticia va y se casa con otro. Ese otro (Kunde)  de repente ve la luz y  ya me lo tienes haciendo oposiciones para el martirio. El enamorado muerto que no lo está la novia fiel que se ha casado con otro que ya ve que la cosa pinta mal. El iluminado que le da un ataque de cuernos y quiere matar a su amada, todo muy romantico. Todo para acabar con el tipico redoble continuado, pacham pacham tan caracteristico de Donizetti.

A parte del argumento que no tiene solución; de la portada del programa de mano. Muy,muy mejorable.

Y del hecho contrastado, incluso personalmente,  de que ante determinada proliferación curvilinea los vestidos sirena, aunque sean negros no son lo más aconsejable. Ayer fue una gran noche de esas que yo habria terminado con una tapas en el Irati, pero  como mi amiga Cristina está a dieta (como medio mundo) y yo no  pero gracias a que el lunes lo pase yendo y viniendo del servicio. Decidimos que lo de las tapas lo dejabamos para  mejor ocasión,  y lo acordamos así en un plis plas, enmedio de la calla, sin votaciones ni referendum, ni intervención estatal. Los de la ópera comemos a parte.

Les fotos son d’Antoni  Bofill que por cierto ha remodelado su web. Felicitats! ha quedat  estupenda, però el millor les vostres fotos.

Poliuto en el Liceu Más información

Sondra Radvanovsky

Gregory Kunde

 

 

¿tienes algo que decir?