El efecto Streisand

Hasta hace unas horas yo no sabía ni que existía eso. En realidad sí que sabía lo que era,  lo que no sabía es que tuviera  un nombre y menos aún que fuera un nombre tan sonoro. Porque sí como sospechais no es casualidad que el “efecto” tenga el mismo apellido que la famosa cantante de quien toma su nombre, la historia empieza cuando en el año 2003 Barbra Streisand denuncia al fotografo Kenneth adelman y a Pictopia por la módica suma de 50.000.000,  todo por una fotografia aerea, destinada a documentar la erosión de la costa californiana; una fotografía  en la que aparecía su casa, ésta.

Antes de que Streisand presentara la demanda, la imagen en cuestión habia sido descargada del sitio Adelman (donde estaba originalmente) solo en seis ocasiones, al menos dos por parte de sus abogados. al mes de presentar la demanda la imagen había sido vista por cerca de medio millon de personas. Recuerdo que estamos hablando del año 2003, que en terminos de Internet es como hablar de la Edad media. Al final Streisand acabo pagando las costas del juicio que perdió. Pero lo más importante, es que aquella reacción suya propia  de cuando la fama venia en papel couché dejó huella. En 2005 un tal Mike Masnick  utilizó por primera vez este termino en relación  al intento por parte de un lujoso de vacaciones que intentó por todos los medios retirar una fotografias de unos urinarios del complejo de la página urinal.net. Probablemente a pocos les interesaria ver la fotografia de un urinario en desuso a punto de ser derribado, pero el solo hecho de intentar censurar, de intentar cohartar su libertad de verlo, es acicate suficiente para provocar su difusión.

Como sabéis aquí, en Catalunya, estamos muy entretenidos. En este momento a punto de iniciar una campaña electoral tan interesante como controvertida, para unos ilegal, para otros imprescindible. Una de las cosas que la hace distinta es el pequeño detalle de que hay gente en la carcel. Los motivos, para unos más que justificados para otros injustificables, para estos últimos, que puedo asegurar son legion  el color amarillo se ha convertido en señal de protesta.

Rapidamente ante cualquier sintoma, por ridículo de sea de “desmadre” han saltado  los llamados partidos unionistas también conocidos la triada del 155 y como , sabido que a los catalanes hay que atarlos corto porque a veces hacen cosas. Pues ya está prohibidos los lazos, prohibidos las manifestaciones pacíficos de abuelos en la plaza del pueblo  y sobretodo prohibido el color amarillo en las fuentes de Barcelona.  Algo que peronalmente no le veo ” el qué” y que probablemente no había visto hasta dentro de unos días. Pero claro, lo han prohibido y de repente, mal que le peses a Molière, el amarillo es el color del momento.

Un experimento, si hacéis una búsqueda de imágenes en Google  escribiendo “yellow” obtendréis este resultado.

Si lo hacéis en Español, este será el resultado.

i si finalmente escribes “groc” Hasta Mariano se pone amarillo.

Si es que esto es como cuando a un hijo te empeñas en educarlo por la via de la prohibición continua, el niño se rebota.

REsumiendo que cuando esta mañana he entrado en los chinos:

  • Hola! ¿tienes lana amarilla?
  • Si, creo que aun queda algo, mire al fondo a la izquierda. Mañana tendré más, se vende muy bien.

Por lo que hace a Barbra yo siempre preferiré asociar su nombre a su voz.

ah! muy interesante el libro, lo bastante gordo como para hacer varias siestas. Pero si te interesa la historia pequeña es muy recomendable.

Gracias a mi hijo que me ha informado de que en este mundo nuestro de hoy, hay un nombre para todo.

Streisand effect en Wikipedia

 

 

 

3 comentarios

  1. Segurament et caurà un paquet que Déu n’hi do. Ja ho veuràs, ja.
    De fet lo veritablement important és prohibir-ho tot.

  2. Author

    Coñu!

  3. El Viatge a Itàlia del Goethe és un llibre fascinant, sobretot si d’entrada ja et fascina Itàlia. Jo tinc la mateixa edició, i el vaig disfrutar molt. Per cert, que com la Junta Electoral et vegi el color de la teva estrella…et pot caure una citació!

¿tienes algo que decir?