Volver para estar a salvo

Sabido es que los catalanes,  entendiendo por catalán cualquiera que esté por aquí, turistas al margen, somos una gente muy productiva.  Eso no lo digo yo, que lo dicen los datos estadísticos.  Busquense ustedes mismos la bibliografia que yo tengo otras cosas que hacer. Al parecer esta laboriosidad  del pueblo catalán, que tanto se elogiaba antaño en los discursos franquistas y posteriores también,  tiene la propiedad de expanderse.

Ni en sus peores pesadillas los miembros del tribunal constitucional hubieran podido imaginar que a estas alturas de su carrera, les tocaria trabajar o al menos “estar”  en agosto, en sábado, hasta en domingo, que hay que ir a misa, por Dios! estos catalanes.  Ellos acostumbrados a trabajar a meses y años vista ahora, los pobres, se ven obligados a despachar asuntos a la velocidad del rayo. Tampoco es que tengan que hacer gran cosa porque Supersoraya, se lo da todo masticado.

Digo yo que algun día, cuando se pase el cabreo general en que ahora vivimos, nos lo agradeceran porque igual  se acostumbran a este ritmo de trabajo, no hace falta que quieran hacerlo todo en dos días, pero diez años  como han tardado en resolver algunos asuntos, quizá es exagerar.

Ahora bien, parece que no todos se han contagiado de este ímpetu productivo, porque hoy me he fijado en esta noticia.

 

Pues al verla a mi se me han ido los ojos directamente a eso de “Instrucció 2/2017cñ, he pensado, estamos a trece de septiembre, solo dos instrucciones en lo que llevamos de año?!.

No seamos mal pensados que seguro que hacen otras cosas además de “instrucciones”. Ahora no tengo  los números en mente, pero yo diría que así a ojo presentaciones de querellas creo que llevan unas cuantas más.

El siguiente paso en mi espíritu tocaguevosmañanero ha sido ir a buscar, cómo no, la instrucción 1/2017.

 

he seguido el enlace y me ha pasado esto otro.

No es la primera vez que buscando informaciones oficiales me sale este mensaje. Normalmente lo salto, pero tal como está el patio con Rajoy diciendo que ni se te ocurra participar en el innombrable acto de octubre, yo que ya he escondido los números atrasados de Cavall fort, que tengo a punto para quemar la foto del abuelo envuelto en una senyera. He pensado, no sin motivos, que quizá lo mejor en estas circunstancias era “volver para estar a salvo” al fin y al cabo a mi que cñ me importa la instrucción 1/2017

¿tienes algo que decir?