Amo Barcelona

El próximo mes de diciembre este blog cumpliría 10 años en activo, todo un record. Un record que en realidad no lo es porque desde hace aproximadamente un año cada vez he ido espaciando más mis publicaciones. Primero cerré los comentarios, después aumenté el porcentaje de publicaciones, llamémoslas light, viajes, música, etc. ese tipo de temas que en principio no generan polémica, a menos que uno la busque.

Polémica esa es la palabra clave.

Desde el principio tuve que afrontar la polémica del idioma. ¿Porqué no escribes en catalán? me preguntaban, sin preguntar. Es tu lengua materna,  remachaban. Tiene gracia que siendo hija de madre gallega esa fuera mi lengua, pero así es, como también lo es español, que no lo mamé, que me lo hicieron aprender, pero es tan mía como la otra.

No, no tengo voluntad de pontífice de nada, no me gustan las discusiones; me siento mal si alguien se ofende y peor si me ofenden a mi, no creo en los púlpitos virtuales, no creo que la libertad de expresión tenga que ser necesariamente ofensa o que la verdad sea una cosa que se explica a medias.

Por eso pasé a hablar de viajes; de teléfonos, de música, de esos temas que no debieran molestar a nadie, ni a mi.

Pero ahora todo eso ha cambiado y a pesar de que he estado unos días en lucha conmigo misma, al final veo, necesito ponerlo negro sobre blanco; aunque solo sea por higiene mental.

Siempre que viajo cuando alguien me pregunta aquello de “where do you comes from” siempre, siempre me sale  Barcelona. Y no porque lo pretenda, por hacerme la interesante o porque renuncie a otras opciones, simplemente me sale así, porque así lo siento. Es un acto reflejo.

El escudo de mi pasaporte es español, pero toda mi historia personal y familiar me dice que en realidad soy otra cosa. Es igual no haré una guerra de eso.

Porque lo único que importa es que, para lo que nunca he precisado de explicación alguna ha sido para afirmar que soy de Barcelona.

Lo soy porque nací en la calle del Carmen, porque de niña  andaba de la mano de mi madre por el barrio chino cuando era barrio de putas y macarras. Porque de niña vomité en las golondrinas del puerto; porque desde del comedor de casa se veía las vagonetas de teleférico ir y venir desde la torre de San Sebastian a Miramar, porque un poco más arriba estaba el parque de atracciones que vi construir  a través de la ventana mientras mi madre servia la comida. Soy de Barcelona, porque crecí en el Poble Sec, porque recuerdo como las noches de san Joan todos los vecinos eran complices de la chiquillería y escondían del camion de la Urbana, la leña y los muebles y los neumáticos viejos; si porque en aquel entonces en la hoguera de San Juan se quemaba todo lo bueno y lo malo. Soy de Barcelona porque los domingos por la mañana mi hermano me llevaba a revolver libros en el mercado de San Antonio. Soy de Barcelona porque de niña me llevaban a los baños de San Sebastián, soy de Barcelona porque recuerdo cuando Montjuic era un vertedero y al lado estaban las barracas de can Valero, cuando en la de la Cera vivian los palmeros de Peret.  Soy de Barcelona porque para mí en el moll de la fusta, sí que había fusta. soy de Barcelona porque en ella te conocí, porque aquí nacieron nuestros hijos y porque un dia, aunque esté en cualquier otra parte del mundo, mi corazón morirá en ella.  Amó a Barcelona,  amo la Rambla de cuando en las paradas de flores aun vendían flores, cuando la gente meaba en los bares y no en las esquinas, cuando las putas sabian cuales eran sus calles, amo la Barcelona de los señoritos que salen del circulo del Liceo intentando no pisar esas calles apestadas de gente corriente. Amo mi Liceo, Amo mi ciudad, Amo a mi gente y me siento profundamente orgullosa de poder decir ahora y siempre soy de Barcelona.

El sábado estaré allí, en mi ciudad, para decir, que no importa tener miedo,  lo único importante es saber qué hacer con ello.

La fotografia de cabecera es de:  The Guardian

La fotografia que cierra el artículo es de mi amigo Josep Colet  y esta es su galeria en Instagram

 

  1. josep

    Un post extraordinari. Subscric TOT el que dius perquè, entre moltes altres coses, m’hi sento plenament identificat. De ben segur jo no ho hauria explicat tan bé com sempre fas tu, i m’agradaria molt que ho fessis més sovint.
    Una forta abraçada i fins aviat

¿tienes algo que decir?

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.