Y para rematar la faena, un homenaje.

Concluye un de fin de semana musicalmente muy intenso que empezó el viernes con el ensayo de Le nozze de  Figaro.

Creo que estoy llegando a un punto en que quizá debiera plantearme mi relación con la ópera porque  son ya demasiadas las ocasiones en que pienso “esto me gustaria mas  si….”

En este caso los recitativos. Si vale; los recitativos explican la historia., pero es que ya me la sé y musicalmente no aportan salvo la función de enlace  (aquí es donde medio Liceo me da la razón y la otra acaba de tacharme de todas las listas habidas y por haber) En la actualidad los recitativos por decirlo con lenguaje coloquial “me cortan el rollo” y de qué manera.  entiendo que no se pueden sacar a lo bestia porque sería como un pollo sin patas (dios, qué bruta soy) pero un recorte imaginativo seguro que se puede hacer. En fin, es una opinión ni docta ni dictadora.

A modo de ejemplo aquí una nozze sin recitativos solo los highlights, que tampoco es lo que yo pido. Conste que esta versión no me gusta nada mal que la dirija Herr Karajan, que me temo,  ese día debía andar con prisas y el hombre va “ligeramente” acelerado, algo más que ligeramente.

A donde sí fui con mi marido, fue el sábado al concierto que el Quartet Casals daba en la sala Oriol Martorell de l’Auditori. Bien, bien muy bien. Creo que ya lo he dicho un montón de veces pero es que el Auditori cada día me gusta más. En parte porque me pone de buen humor. Ver que el promedio de edad allí es muy inferior al del Liceu, me hace ser optimista.  Claro que en concreto el sábado, en el promedio tenía mucho que ver la concentración de jóvenes con pinta de estudiantes. Me da que en ello tiene algo  tiene su peso el que el quartet Casals imparta classes en el ESMUC.

El programa, el publicado,  lo abría el Cuarteto num 6 de Mendelssohn, seguido por seis momentos musicales de GYörg Kurtag, ya en la segunda parte, el plato fuerte: Sexteto de cuerda núm 2 de Brahms. Pues mira tú por donde, justo al empezar, por megafonia van y avisan que hay un cambio. Kurtag toma el puesto a Mendelssohn. Algo que no es la primera vez que sucede.

Desde mi más absoluta ignorancia respecto mucha de la música “clasica” compuesta  durante el siglo veinte,  tengo la teoría, no contrastada,  de que estos cambios se producen  por: a) porque si ya de entrada te ponen  en el programa a Kurtag, uno se relaja y no se pelea con nadie por el aparcamiento ni corre por pillar el bus , b) antes los músicos calentaban en privado, ahora calientan en escena y te lo cobran.

Ya he avisado que me declaro ignorante respecto de la música “reciente” no toda, la hay que si  me gusta por más atonal que sea, pero mucha me suena a banda sonora de película de ciencia ficción o  de misterio y de ahi no pasa. Vamos que  aunque en el programa dijera :  El cuarteto Casals siente fascinación por la fantasia y la concisión del lenguaje musical del comopistor hugaro GyÖrg Kurtág. …. Esa pasión no es compartida, al menos por mi y mucha otra gente, también por esos que se ponen así en la butaca como echados palante sujetando la barbilla con la mano derecha mientras la otra descansa sobre la rodilla en plan, “… verguenza debiera darte no pillar la esencia...” El resto del programa sensacional o mejor dicho SENSACIONAL!. Aquí un video del  cuarteto interpretando a Schubert

 

Y para terminar el fin de semana musical qué mejor que una cita con Dmitri, Dmitri Hvorostovsky.

captura-de-pantalla-2016-11-06-a-las-21-33-39

Santa Maria gloriosa de tots els sants del cel i part de l’estranger … lo que traducido vendría a querer decir algo así  cómo ¡La hostia en patinete!.

Dejando al margen la más que nutrida representación rusa presente hoy en el teatro, ¡cómo ha cantado!.

Como ha dicho mi amiga Cristina nada más verlo entrar en el escenario con su melena blanca al viento:  Que me lo envuelvan que me lo llevo puesto.

Y es que Dmitri està en el top ten de todo, de actor, de comunicador y de cantante.  En su garganta tiene un caballo poderoso en absoluto desbocado que él maneja a su antojo.  Solo,  sólo y ya es mucho decir me ha inquietado cuando por dos veces le he visto titubear y buscar un apoyo, y es que al parecer toda la repercusión que ha tenido su grave problema de salud ha afectado en parte al equilibrio, Pero està aquí, canta, mira sonrie , se mueve y con esas armas sigue enamorando con su voz a propios y extraños, pero a las rusas más.

Tan  brillantes jornadas  bien merecian un homenaje personal mano a mano con Cristina ante los siempre  venerados pinchos del Irati. Que lo de la ópera samfaina,  tendrá su qué, pero si me pierdo,  mejor me busquen  en Irati.

A falta de grabaciones de hoy mismo, alguna de las cositas con que Dmitri nos ha obsequiado hoy.

Y claro està el inevitable Toreador, que lo llega a “evitar” y hoy no duermo. Me gustaria saber cuantos miles de veces la habrá cantado y es que una no se cansa de oirlo.

Antes lo digo, antes aparecen las grabaciones, bienvenidas sean

Más información sobre el ESMUC AQUI

Más información sobre Le  nozze di Figaro AQUI

Más información sobre Dimitri Hvorostovsky AQUI  (modestia aparte) y en un montón de sitios más

El Irati AQUI