Conduciendo con niños, un caracol y una ballena

No era la primera vez, pero para el caso como si lo fuera , porque uno de los motivos de mi presencia en UK estos días es ejercer de canguro, con una salvedad, esta vez el canguro iba motorizado. Los niños han dejado la guardería y ahora van a la “Big School” (nada que ver con famosa Sitcom).  El cambio ha sido tremendo, de una guardería que parecía una sucursal de la ONU, con profesoras indias, china, y de Jerez (para dar un toque) niños tutticolori y desplazamientos a pie, ahora los niños van a un cole donde ellos son los únicos, o prácticamente los únicos no “made in UK” y para llegar hasta allí hay que ir en coche.

Y como decía al principio no es lo mismo conducir por cornualles con tu marido al lado clavando las uñas en el asiento siempre que, según su muy personal criterio, te acercas un poquito demasiadoal arcén;  que hacerlo llevando en el asiento trasero dos chiquillos comiendo sus snacks, en su caso fruta y galleta sin gluten ni leche y escuchando  por enésima vez el delicioso cuento del caracol y la ballena (gran invento eso de los audiolibros)

Lavia (el tema del apostrofe no lo tienen claro) que li passa a  la poor whale i why canta el snail

9781509812523the-snail-and-the-whale-1

Otra de las pequeñas maravillas salidas de la factoría del Gruffalo, ese que según el enano siempre pronuncio mal, y es que en el tema de los idiomas empezamos a establecer rankings .

En primer lugar en  y en clara competencia con el catalán, idioma hablado en casa con papá, mamá y con l’avia por skype, tenemos el ingles. idioma que hablan todos los elementos humanos de su talla que les rodean y eso pesa muuucho. En franco retroceso tenemos el español, que o conseguimos rapidamente algun audiolibro decente en la lengua de Cervantes o lo de los trescientos millones de hispanos hablantes, millón arriba, millón abajo,  habrá que descontar a mis nietos, intentaremos solucionarlo,  pero o mucho cambian las coses o estos niños van a tener dos lenguas nativas, catalán/inglés.

En fin que acabamos de empezar una nueva etapa y que aun me queda mucho por aprender sobre el sistema edutacivo “made in UK” de momento me gusta mucho que cada día estrechen la mano de su profesora y se despidan de ella con un más que correcto:

Good afternoon miss… See you tomorrow.

Lo que puesto en boca de un renacuajo de cuatro años con pantalón gris de pinzas, polo verde, zapato negro y jersey marrón, no deja de ser de lo más tierno. Al menos visto con ojos de Grandma.




¿tienes algo que decir?

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.