Back home

Pues nada ya estamos aquí otra vez, aunque por un momento he estado así en un tris de darme la vuelta.  El porqué es tan lamentable que prefiero no hablar de ello, pero digamos que entra de lleno en el concepto “verguenza ajena”.

20160926_180015

El viaje bien con algunas sacudidas en el Pirineo por lo demás a un lado un  señor chino al que le olían los pies, al otro un australiano que roncaba y en el asiento delantero una “xicota” que hablaba un buen ingles con acento de picamoixons, empeñada en hacerle entender a una señora japonesa que como a “Casa no hi ha res”  lo que no tendría nada de malo de no ser porque lo hacia a un volumen que a medio avión le ha quedado claro que en Catalunya las autopistas son de pago y en Extremadura no, cosa que , dicho sea de paso, me parece muy injusta.

Por cierto British Airways ha decidido retirar sus “fantástico servicio de cattering” lo más infumable que he visto en años y que ha sido substituido por una sencillas patatas fritas.

20160926_172133

Al llegar, como siempre  me he encontrado con una considerable cantidad de gente, con cartelitos, simpaticos perritos, etc. esperando la llegada de sus allegados y de repente me he dado cuenta de que eso  el  paisaje en  Heathrow.  La verdad es que nunca me había fijado, porque bajas del avion cruzas pasaporte y corriendo a buscar el tren, así ha sido hasta este viaje, en que con el cambio de destino, tuve que esperar el taxi.  Sí tuve que esperar, porque el hombre se había equivocado de terminal, así que pude fijarme en que, al menos en la terminal 3 son muy pocos los que esperan pasajeros sin el correspondiente cartelito en la mano,  Vamos que llegas a Londres y en la inmensa mayoría de los casos  o  te viene a buscar un coche, bajo sus múltiples formas lease, taxi del pueblo, taxi reservado por internet, el taxista del pueblo etc.,  o te espabilas por tu cuenta. En cambio aquí lo de “ir a buscar a la nena/mama/abuela” sigue a siendo tradición, una tradición en parte sostenida por la deficiente comunicación entre aeropuerto y ciudad  por lo que a transporte publico, porque insisto que lo del metro es una anécdota. En fin que ya estoy en casa y que la parida esa de los de la CUP de sacar el monumento a Colom que …. que…. ¡Dios! Yo no me independizo, yo me largo. Lo dicho, “vergüenza ajena”

 



¿tienes algo que decir?