Opera – manual de buenas prácticas – hoy: el pañuelo

Llevo casi toda la semana en un sin vivir “voy, no voy” y es que la cosa pinta mal para qué engañarnos. El lunes  “me toca” Otello,  y voy con más miedo que Pedro Sanchez al congreso.

No soy masoca, yo voy a la ópera para disfrutar, no para pontificar por los pasillos o cabrearme hasta tener una úlcera. Pero tengo aguante y  suponiendo que vaya, que está por ver. Estoy segura de poder superar el que Cura en lugar de cantar recite, que la orquesta desafine, que el coro se desmadre que a Desdemona no se la oiga. Si me lo propongo, lo puedo aguantar todo. Todo  menos las toses, porque si el lunes me tosen como suelen hacerlo,  el año que viene el abono lo paga su padre.

Así que señoras y señores( los señores también aunque  ellos tosen menos, no sé porqué), vamos a aclarar algunos conceptos básicos

opera164

Ante determinadas situaciones de la vida uno/una se ve enfrentada a la terrible pregunta. Qué me pongo. Una de esas situaciones es la ópera, o las óperas, porque la respuesta dependerá y mucho de qué teatro/pais estemos hablando.  Por ejemplo los suizos y alemanes son muy de “arreglarse”, los americanos también pero de otra manera, en Madrid se arreglan más que en Barcelona, recuerdo que a poco de abrir el Real, una amiga de por allí me contó que una señora se presentó en platea con su correspondiente peineta en plan madrina de boda o feria san Isidro.

opera167

Los moños altos, las peinetas (algo impensable en BCN) sino estan prohibidas debieran estarlo entre otros motivos porque ponen en peligro la integridad física de quien la luce.

En este caso como en otros muchos lo único realmente  importante es usar aquello tan denostado que se conoce como, sentido común ¿Iría usted a una boda en calzoncillos? Si, pues  mejor lo dejamos.

Independientemente de cómo se vista hay cosas que no hay, o que no habría que olvidar nunca, como por ejemplo

EL PU… CARAMELITO!!!!!!!

Nunca, nunca lo entenderé y mira que llevo años sufriendolo. Con tanta y tan variada oferta de pastillitas de todos los colores y sabores, con azucar o sin, metidas en comodas cajitas, que a no ser que seas un patoso de la boina se abren facilmente y SIN EMITIR RUIDO ALGUNO!!!! Entonces, me pregunto, porqué coño sigue existiendo la graciosa señora (esto es patrimonio de mujeres) del caramelito envuelto en papel de celofán.

opera166

No señora no, no aproveche cuando sube la música que se oye igual!!! Ricola, RI CO LA. LO PILLA? RICOLA O LO QUE SEA PERO EL CARAMELITO NO!!!!!!!

Pero lleve lo que lleve,  hay algo previo al caramelito, la pastillita o el veneno.

EL PAÑUELO!

opera169

Sí un pañuelo, o una bufanda o un chal, sea de Hermés o no, en realidad tanto da lo que use, la última vez que me encontré  en el brete de toser use el abrigo plumón!.

Y es que cuando iba al cole, que no estaba en Diagonal “parriba” , Upperdiagonal le llaman ahora, que una se crió en el Poble Sec,  las monjitas  y mi madre también,  me enseñaron que cuando uno tose; por higiene, por educación y por respeto a los demás  hay que taparse la boca.

TAPARSE LA BOCA!!!

A VER SI NOS ENTERAMOS.

TAPARSE LA BOCA!!!!!

Pues eso que a ver si se la tapan o cualquier dia se la taparé yo.

Y ese dia puede ser mañana

opera168

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.