Cuando pierdes el hilo..

Sabeis esa  sensación, no necesariamente desagradable,  de haber perdido un capítulo o varios; de lo que sea, de los amores de tu ex-cuñada,  del culebron Barcenas o de “los niños de hoy en dia”, concretamente las niñas y por extensión sus papas.

Sabido es que tengo una nieta. Acaba de cumplir dos años y a poco de nacer mi hija ya notó que habían grandes diferencias respecto de su hermano, no quiero decir que uno tuviera colicos y la otra no, que a uno le costase dormir y a la otra no. Me refiero a esas nada sutiles diferencias ligadas al sexo, unas diferencias que existen quieras o no y que por más que a la niña le compres pelotas de futbol y el trajes de bailarina, la niña seguirá siendo niña y el niño niño. Esta es una realidad respecto a la que psicologos y educadores suelen discrepar pero que ninguna madre o padre de niños de distintos sexos pondrá en duda.

REcuerdo como si fuera ayer que cuando mi hija estaba a punto de atravesar la frontera de la infancia y ya se anunciaba el fin de la etapa juguetes, sorprendentemente pidió una Barbie y encima lo argumentó, más o menos sus palabras fueron: es que si no lo hago ahora ya no lo podré.

Y aquel año llegó una barbie, la de toda la vida, con las piernas desproporcionadamente largas, la cintura anatómicamente imposible, unos pelos más cercanos a un pelucon caballe que a cualquier realidad, pero alli estaba ella una más de los mil millones de Barbies que la empresa Mattel dice haber vendido a lo largo de la historia de ese engendro en forma de muñeca.

Recuerdo que la pidió pero no recuerdo que jugase con ella, tampoco sé  si la Barbie vino con algunos de sus cientos de accesorios. VAmos que en el caso de mi hija la Barbie fue una anecdota. No así en la mayoria de casas donde  se acumulaban todos los elementos necesarios para crear el mundo Barbie un mundo tan  grande que a veces sobrepasa los limites del juego y acaba distorsionando la vida de las personas. (En Youtube, bajo el denominador comun de “la barbie humana” hay un montón de videos enfermizos que no tengo ningun interes en poner, pero que sepais que existen)

Mattel hace tiempo que anda a vueltas con el tema Barbie y su influencia en las niñas y por eso ha lanzado una nueva linea de Barbies reales que incluyen muñecas, bajitas, altas, delgadas o entraditas en carnes, megras, chinas. todo un muestrario.

Captura de pantalla 2016-02-01 a las 12.01.03

 

¿Que acogida tendran estas muñecas en sus teoricas destinatarias?  Pues no queda claro porque resulta que las compran los juguetes son las madres y seguramente estas nuevas BArbies estan más de acuerdo con las madres que con las hijas.  Porque, y de ahi el título, el sabado estuvo en toysrus buscando una tonteria para los niños. De repente, cuando intentaba decidir entre una grua o una excavadora,  unos aullidos, que no gritos infantiles llmaron mi atención y la de todos los que estaban allí. Mama! Mama! mira, mira, ya tiene la Ghoulia Yelps (la ortografia correcta la he tenido que buscar en Wikipedia, donde la tal Ghoulia (hija del zombie) tiene la correspondiente entrada como la tienen todos los componentes de Monter High. Para lo que como yo, hayan perdido este capitulo del desarrollo educativo de la generación que sube pues las Monster High son esto.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las Monster High tambien son de Mattel, así que poco importa si Barbie ahora tiene michelines, porque lo que se lleva es esto. La excusa fácil es aquella tan gastada de: Es que la nena lo pide porque lo ve en la tele y todas sus amiguitas lo tienen.

No sé pero quizá habría que recordar a los padres que el que “todas lo tengan” no es el mejor argumento y que salir por la tele no hace buenas todas las cosas, pero claro para eso, primero,  habría que enseñar a los padres.

para los que , como yo no tienen ni idea de eso de las Monster High, aquí esta wikipedia

Mattel shop Monster High 

Barbie.com

 

En este blog los comentarios no estan activados si quieres decirme algo, puedes hacerlo en mi PAGINA EN FACEBOOK o directamente al correo estrella@estrellaesteve.com

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.