Asturias – Segunda entrega

Esta tarde intentaba recordar cuanto tiempo hacía que no estaba más de una semana fuera de casa, (Londres no cuenta) en plan vacacional. Y la verdad es que creo que he remontame hasta finales de los noventa para encontrar unas vacaciones largas, que no es lo mismo que un fin de semana largo.

Pues eso, que estoy de vacaciones,  vacaciones de verdad.

Un viaje largo, eso sí, porque eso de vivir en una esquina hace que todo te pille lejos, o no, depende de tu destino. Pero desde Catalunya, Asturias pilla, objetivamente, lejos.  Una vez aquí, nada, simplemente nada. Hemos alquilado una casa aldea como las llaman por aquí.   Y aquí estamos visitando playas,  regocijandonos en la buena mesa.  Sin noticias apenas,  y solo un ratito por la noche para ver que las cosas siguen más o menos en su sitio, y al decir cosas no me refiero al tema recurrente de estos días, sino a mis hijos, mis perros y poco más.

He dicho que estaba en una Casa Aldea  que es una de las nomenclaturas que por aquí toma eso del turismo rural pero hay otras, VV que aun no sé lo que es y CR que lo mismo te digo.

En realidad aquí donde estoy en lo que se conoce como el valle de San Jorge,  entre Ribadesella y Llanes en cuanto a turismo rural se refiere creo que hay mucha, muchisima más oferta que demanda pueda llegar a haber en años.

A veces da un poco la sensación de que en algun momento todo elmundo se hubiera liado a remodelar la casa para acoger turistas, los hubiera o no. El resultado es que, independientemente de que algun dia hagan pleno, de momento los pueblos son más limpios ordenados y cuidados que la mayoria de los que se pueden ver en Catalunya. Me dirán que la presión demogràfica juega un gran papel. Si, vale pero dudo mucho que  el hecho de que seamos más o menos gente,  influya en que los payeses catalanes tengan por costumbre llenar sus huertos con bidones siempre de plastico azul, un clásico. O hacer vallas con somieres viejos, que de eso los hay a montones. En fin que muy ordenados no es que seamos, mal que nos pese reconocerlo.

Y ahora es cuando me paro, leo lo que he escrito y me digo. Pero tú (yo misma) de qué puñetas ibas a hablar? y al final me digo, y qué importa si estoy de vacaciones.

Aí  os dejo dos ejemplos de porqué he regresado a Asturias por segunda vez en lo que va de año.

Ambas imágenes y muchas más que aun he de abrir, tomadas a escasos 15 minutos del centro de operaciones.

IMG_1269

 

IMG_1287

En este blog no estan activados los comentarios, si crees tener algo que comentar puedes hacerlo en mi PAGINA EN FACEBOOK