Plácido 30/4/2015 – Liceu

Ayer tarde, serían eso de las 6, justo antes de  cambiar las bambas y los calcetines de deporte por medias y zapatos de tacón, moderado pero tacón, escribí esto en Facebook.

Captura de pantalla 2015-05-01 a las 13.39.36

 

En estos ultimos tiempos los sabios operísticos, que los hay montones,  casi tantos como en el fútbol, han encontrado terreno abonado para sembrar  sus siempre doctas opiniones,  ellos son tan libres de exponerlas como yo de no leerlas,  en la figura de Placido Domingo; un hasta hace poco intocable Placido Domingo.

Precisamente por eso, porque respecto a él no había nada o muy poco que discutir, ahora da tanto placer destriparlo.

De ahí mi advertencia porque yo ayer no tenía el cuerpo para diatriabas gratuitas sobre agudos inalcazables ni graves a medio gas.

Ayer el Liceu era el de las grandes ocasiones, no digo noches porque yo por la mañana estuve enseñando el teatro a un numeroso grupo de alemanes,  que resultaron ser unos escapistas de cuidado, y que por la noche asistirian a la representación. Y es que Plácido es un gran reclamo.

Esta es la imagen  que ayer colgada de los cartelones a la entrada del teatro. (esta fotografia y la inferior son obra de  mi amiga Teresa, yo llevaba bolso pequeño y allí no cabía nada, ayer iba de fina)

 

11187757_10206697177611810_5415878432634514240_o

El Plácido que ayer salió a escena era otro, y es que los años no perdonan ni a Plácido ni a mi, ni a nadie.10271337_10206697177571809_4506944740140670597_o

El Placido que vino ayer al Liceu era un hombre afable, cortes y educado como siempre es. Un hombre que estos días ha paseado por la ciudad llevando del brazo a su esposa fotografiándose  y dejándose fotografiar, mientras juntos, como lo hariacualquier pareja  que comparte un pasado que parece eterno,  se dejaban llevar por los recuerdos de tantas y tantas cosas compartidas.

 

11193322_832860116782590_9136646106956633668_n

(foto de la página Placido Domingo en facebook)

Ayer el Placido Domingo que salió a escena ya no era aquel Otello sobrecogedor que rompía almas y engendraba sueños con “Un ultimo baccio” tantas veces cantado y aun más escuchado.

Porque usted, señor Domingo no ha sido solo cantante, usted ha sabido meterse en la piel de los personajes y por eso medio mundo se enamoró de usted al recibir de su voz y sus manos, aquella “fleur que tu m’avais jetée…” .

Ayer usted tambien supo meterse en el papel, en un papel que ya es su vida la del anciano guerrero que con valor y honestidad ha sabido engrandecer  el imperio de la cultura, del buen hacer y del trabajo bien hecho.  Usted ayer, como tantas otras noches en tantos lugares del mundo, tuvo su premio, su merecido premio, en forma de aplauso, afecto, cariño, respeto y sobretodo agradecimiento.

Dijo usted en una ocasión, no hace mucho tiempo “será cualquier día al terminar una función”  y yo modestamente le pido, con el mayor de los  respetos, con mi más sincera admiración y con todo el agradecimiento de que soy capaz por todo lo que usted me ha enseñado con su musica, que “eso que algun momento ha de pasar,  sea cualquier día antes de empezar la función”.

Muchas gracias por todo, también por la gran noche de ayer.

20205_834615889940346_4479651634288439062_n

(foto de la pagina Placido Domingo en facebook)

 

 

Captura de pantalla 2015-05-01 a las 13.34.52

el blog de Teresa 

SI QUIERES DEJAR UN COMENTARIO PUEDES HACERLO EN MI PAGINA EN FACEBOOK