Delta del Ebro – Arroz y barraca

IMG_5320Tenia yo pendiente de mi última excursion por el Delta, además de unas cuantas fotos el informe hostelero.  En esta ocasión fueron solo tres días lo que traducido al plato son tres arroces. Uno, en l’Ampolla, otro en un sitio demasiado “turístico” para los paladares muy finos y el tercero en Les Cases d’alcanar….  perfectamente olvidable, supongo que simplemente nos equivocamos de sitio.

El segundo arroz, de verduras con extra de alcachofa (soy una adicta a la alcachofa) A  pesar de las tiendas de souvenirs que rodean el restaurante y del  barco turistico, versión Delta de los clássicos Bottom boat de la costa, fue un arroz, y no exagero de matricula de honor, es más yo diria que mi en teoria modesto arroz de verduras, tenia mucha mejor pinta que uno con marisco que se estaban zampando en la mesa de al lado. El lugar fue Ca la Nuri, justo donde salen los barquitos para ver la desembocadura del rio, una excursión que yo hicehace algo así como mil años y que no aporta nada especial . La foto que abre este post corresponde al “after” del mencionado arroz. El “before”, tenía demasiada hambre como para perder el tiempo en tonterías.

Pero si este arroz estuvo bien, muy bien el del primer dia estuvo de cortar el aliento. ¡Dios! que arroz!

Recomendable al cien por cien.

IMG_5324

Can RAfa en l’Ampolla. Verge Santa quin arross.  En la foto no se observa pero la carpa de enfrente pone “Can Rafa 2”. Vale pues no, que no tienen nada que ver. el bueno es el del toldo azul, situado en el paseo maritimo un poco más allà de los típicos. Llegamos allí por casualidad en nuestro viaje de enero y en aquella ocasión no quisimos atiborrarnos de arroz ya así de entrada pero lo que comimos estaba sensacional, tanto que en esta ocasión, atiborrados o no comiamos arroz si o si.  Y arroz fue… por favor una fanfarria para presentar el arroz con sepia y alcachofas que me zampé.  Si es lo que digo yo, si Dios existe ese día estaba en esa cocina.  ES PEC TA CU LAR. Tan simple como perfecto. Hay que llevar muchos arroces hechos en la vida como para clavarlos de esa forma. el restaurante es exactamente lo que veis, esa especie de terraza cerrada, nada más, la parte interior la ocupa la cocina, el servicio una pequeña bodega y se acabó. Y la preguntá es ¿para qué más? Soberbio.

Esto por lo que hace al tema comida. En cuanto al alojamiento, en esta ocasión nos fuimos a La Barraca del Salvador, en Deltebre, una casa rural…. mejor dicho una barraca rural porque es una barraca de las de antes. De que lo notes ya de entrada se ocupa Susana que es quien nos recibió y nos hizo una masterclass de como se construye una barraca.

IMG_5329

El lugar precioso, la casa muy comoda, y calentita gracias a una potente estufa de leña. Aquel dia hacia algo más que fresquito y un ventarron, segun ellos una ligera brisa. La barraca, las barracas porque son varias estan rodeadas de agua como corresponde, hasta dipones de una pequeña piragua para pasear por su mini canal, no os vayais a pensar que os podéis ir de alli navegando hasta el Trabucador.  IMG_5325

Defectos: si alguno había. por ejemplo este.

IMG_5327

Tamaño al margen esta cama aparentemente inofensiva resultó ser un instrumento de la inquisición, suerte que en la casa había más camas y como solo eramos dos pudimos ir cambiando y si la sgunda noche ya dormimos muy bien.  La casa es muy bucólica pero no se yo que tal irá la cosa avanzado el buen tiempo, no olvidemos que esto es un delta y delta = mosquitos. Dicen los del lugar que  los bichos esos son muy puntuales y salen a horas fijas que no son como el mosquito tigre que tanto abunda ya al menos por aquí, pero bueno yo por si acaso en pleno verano no sé si iré y si voy sera embadurnada con autan. Pero de largo el defecto más molesto almenos la primera noche fue este.

IMG_5331

Vaya la marca de agua ha caido justo encima.

P1040124

Yo conté la friolera de 12 gatos merodeando ante nuestra puerta esperando la menor oportunidad para colarse. Es de suponer, como más adelante pude comprobar que todo quisque especialmente niños les dan de comer y de ahí su desmesurado amor por el turista. El problema es que llegamos en jueves y eramos la unica barraca habitada, con lo que la presión psicologica (los gatos de eso saben mucho) era  enorme, y si con la psicologia no basta siempre les queda el maullido. Suerte que por la noche no dijeron ni mu, pero allí estaban esperando lo que le daba al asunto un tono muy inquietante. Al dia siguiente llegaron más turistas y los gatos se organizaron en brigadas con lo que nos quedamos con 3 unicos gatos que enseguida marcharon a una barraca donde si les daban de comer.  Gatos al margen el alojamiento muy bien,

 

Barraca del salvador

 

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.