Jordi Savall – La coherencia

 

Jordi-Savall-Medalla-Oro-Generalitat_TINIMA20141017_1154_5

Ayer, la prensa se hacía eco  de la concesión del premio Nacional de Música 2014, premio otorgado por el Ministerio de Cultura, a Jordi Savall uno de los músicos que , en lo personal, más respeto y admiro.

Al escuchar la noticia,  se me hacía difícil imaginar a Jordi Savall recibiendo el premio de manos del ministro Wert, un ministro que pasará a la historia por, usando el argot flamenco; haber tocado  “todos los palos” de la cultura y haberlos tocado todos mal.

Me diràn lo del IVA al 21% no es cosa del ministro de cultura.

Hombre, sí, lo del ministro de cultura es hacer ver a sus correligionarios que la cultura no es lujo, es una necesidad ineludible para una sociedad que se considera minimamente desarrollada y que desee sentirse parte de europa y no solo de “boquilla”. La cultura  da trabajo a mucha gente y  por si eso fuera poco es uno de los principales  forjadores de eso que  se conoce como , marca … españa rusia o lo que sea. Y a lo que a los miembros del gobierno de España tanto les gusta referirse.

Savall no es “marca” de nadie. Para hablar de Jordi Savall hay que usar otra vara de medir. Su lenguaje es la mùsica y la música es universal. A traves de su musica, de su trabajo, Savall, habla, piensa; sueña y hace soñar, ama y sigue amando a Montserrat.

Pero Savall es un hombre que tiene los pies en la tierrra y desde su dignidad y elegancia conoce perfectamente  la realidad del mundo que le ha tocado vivir.

El jurado que le había otorgado el premio destacaba de él, su infatigable labor en la recuperación y difusión del patrimonio musical español. Ahora además, podran añadir a sus méritos,  su integridad, su honradez y su coherencia.

Savall ha rechazado el premio “para no traicionar sus principios y sus convicciones más íntimas, puesto que la distinción procede de la principal institución del Estado responsable del dramatico desinterés y de la grave incompetencia en la defensa y la promoción del arte y de sus creadores”  (extracto del articulo  de La Vanguardia, entiendo que la frase en negrita es textual de Jordi savall).

En definitiva coherencia con uno mismo.

 

 

Leer más:  sobre el premio nacional del ministerio

Mas sobre la medalla de oro de la generalitat la que si aceptó hace pocos días.

 

Jordi-Savall-en-una-imagen-rec_54408088967_51351706917_600_226

 

«Sr. José Ignacio Wert
Ministre d’Educació, Cultura i Esports
Govern d’Espanya

Distingit Sr. Wert,
Distingits senyors del jurat del Premio Nacional de Música 2014,
Rebre la notícia d’aquest important premi m’ha generat dos sentiments profundament contradictoris i del tot incompatibles: primer, una gran alegria per un reconeixement tardà a més de quaranta anys de dedicació apassionada i exigent de la difusió de la música com a força i llenguatge de civilització i de convivència i, segon, una immensa tristesa perquè sento que no puc acceptar-lo sense trair els meus principis i conviccions més íntimes.

Lamento haver de comunicar-vos, doncs, que no puc acceptar aquesta distinció perquè la lliura la principal institució de l’estat espanyol responsable, segons el meu parer, del dramàtic desinterès i de la greu incompetència en la defensa i promoció de l’art i dels seus creadors. Una distinció que prové d’un Ministeri d’Educació, Cultura i Esports responsable també de mantenir en l’oblit una part essencial de la nostra cultura, el patrimoni musical hispànic mil·lenari, com també de menystenir la immensa majoria de músics que amb grans sacrificis dediquen la vida a mantenir-lo viu.

És cert que en algunes comptades ocasions he pogut beneficiar-me, en el decurs de més de quaranta anys d’activitat, d’alguna col·laboració institucional: la celebració del V Centenari del Descobriment d’Amèrica, les petites ajudes a rondes internacionals i, recentment, les invitacions del Centro Nacional de Difusión Musical a presentar els nostres projectes a Madrid. Però igual que la immensa majoria de músics i conjunts del país, he tirat endavant sols amb el meu esforç personal, sense comptar mai amb cap ajuda institucional estable a la producció i materialització de tots els meus projectes musicals. Massa temps en què les instàncies del Ministeri d’Educació, Cultura i Esports que vós dirigiu continuen sense donar l’impuls necessari a totes les disciplines de la vida cultural de l’estat espanyol que lluiten actualment per sobreviure sense una empara institucional ni una llei de mecenatge que els ajudaria, sens dubte, a finançar-se i consolidar-se.

Vivim una greu crisi política, econòmica i cultural, a conseqüència de la qual una quarta part dels espanyols es troben en situació de gran precarietat i més de la meitat dels nostres joves no tenen ni tindran cap possibilitat d’aconseguir cap feina que els asseguri una vida mínimament digna. La cultura, l’art i especialment la música són la base de l’educació que ens permet de realitzar-nos personalment i, alhora, ser presents com a entitat cultural, en un món cada vegada més globalitzat. Estic profundament convençut que l’art és útil a la societat i contribueix a l’educació dels joves, i a elevar i enfortir la dimensió humana i l’espiritual de l’ésser humà. Quants espanyols han pogut, alguna vegada a la vida, escoltar en directe les músiques sublims de Cristóbal de Morales, Francisco Guerrero i Tomás Luis de Victoria? Potser alguns milers de privilegiats que han pogut assistir a algun concert dels ben pocs festivals que programen aquesta mena de música. Però la immensa majoria, mai no podran beneficiar-se de la fabulosa energia espiritual que transmet la divina bellesa d’aquestes músiques. Podríem imaginar un Museu del Prado on tot el patrimoni antic no fos accessible? Doncs això passa amb la música, perquè la música viva sols existeix quan un cantant la canta o un músic la toca; els músics són els veritables museus vivents de l’art musical. És gràcies a aquests que podem escoltar les ‘Cantigas de Santa María’ d’Alfons X el Savi, els ‘Villancicos’ i ‘Motetes’ dels segles d’or, els ‘Tonos Humanos y Divinos’ del Barroc… Per això és indispensable donar als músics un mínim de suport institucional estable, perquè sense aquests el nostre patrimoni musical continuaria dormint el trist son de l’oblit i la ignorància.

La ignorància i l’amnèsia són la fi de tota civilització perquè sense educació no hi ha art i sense memòria no hi ha justícia. No podem permetre que la ignorància i la manca de consciència del valor de la cultura dels responsables de les més altes instàncies del govern d’Espanya erosionin impunement la dura tasca de tants músics, actors, ballarins, cineastes, escriptors i artistes plàstics que detenen el veritable estendard de la cultura i que no mereixen sens dubte el tracte que reben, car són els veritables protagonistes de la identitat cultural d’aquest país.

Per tot plegat, i amb profunda tristesa, us reitero la renúncia al Premio Nacional de Música 2014 i espero que aquest sacrifici s’entengui com un acte revulsiu en defensa de la dignitat dels artistes i pugui, potser, servir de reflexió per a imaginar i construir un futur més esperançador per al nostre jovent.

Crec, com deia Dostoievski, que la bellesa salvarà el món, però per això cal poder viure amb dignitat i tenir accés a l’educació i la cultura.

Cordialment us saluda,

Jordi Savall

Traducido con google translator

«Sr. José Ignacio Wert
Ministro de Educación, Cultura y Deportes
Gobierno de España

Distinguido Sr. Wert,
Distinguidos señores del jurado del Premio Nacional de Música 2014,
Recibir la noticia de este importante premio me ha generado dos sentimientos profundamente contradictorios y del todo incompatibles: primero, una gran alegría para un reconocimiento tardío a más de cuarenta años de dedicación apasionada y exigente de la difusión de la música como fuerza y lenguaje de civilización y de convivencia y, segundo, una inmensa tristeza porque siento que no puedo aceptarlo sin traicionar mis principios y convicciones más íntimas.

Lamento tener que comunicarse, pues, que no puedo aceptar esta distinción porque la entrega la principal institución del estado español responsable, en mi opinión, del dramático desinterés y de la grave incompetencia en la defensa y promoción del arte y de sus creadores. Una distinción que proviene de un Ministerio de Educación, Cultura y Deportes responsable también de mantener en el olvido una parte esencial de nuestra cultura, el patrimonio musical hispánico milenario, así como de menospreciar la inmensa mayoría de músicos que con grandes sacrificios dedican la vida a mantenerlo vivo.

Es cierto que en algunas contadas ocasiones he podido beneficiarme, en el transcurso de más de cuarenta años de actividad, de alguna colaboración institucional: la celebración del V Centenario del Descubrimiento de América, las pequeñas ayudas a rondas internacionales y, recientemente, las invitaciones del Centro Nacional de Difusión Musical a presentar nuestros proyectos en Madrid. Pero al igual que la inmensa mayoría de músicos y conjuntos del país, he salido adelante sólo con mi esfuerzo personal, sin contar nunca con ninguna ayuda institucional estable a la producción y materialización de todos mis proyectos musicales. Demasiado tiempo en que las instancias del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes que vos dirigís siguen sin dar el impulso necesario a todas las disciplinas de la vida cultural de España que luchan actualmente por sobrevivir sin un amparo institucional ni una ley de mecenazgo que les ayudaría, sin duda, a financiarse y consolidarse.

Vivimos una grave crisis política, económica y cultural, a consecuencia de la cual una cuarta parte de los españoles se encuentran en situación de gran precariedad y más de la mitad de nuestros jóvenes no tienen ni tendrán ninguna posibilidad de conseguir ningún trabajo que les asegure una vida mínimamente digna. La cultura, el arte y especialmente la música son la base de la educación que nos permite realizar personalmente y, al mismo tiempo, estar presentes como entidad cultural, en un mundo cada vez más globalizado. Estoy profundamente convencido de que el arte es útil a la sociedad y contribuye a la educación de los jóvenes, y elevar y fortalecer la dimensión humana y la espiritual del ser humano. Cuántos españoles han podido, alguna vez en la vida, escuchar en directo las músicas sublimes de Cristóbal de Morales, Francisco Guerrero y Tomás Luis de Victoria? Quizás algunos miles de privilegiados que han podido asistir a algún concierto de los pocos festivales que programan este tipo de música. Pero la inmensa mayoría, nunca podrán beneficiarse de la fabulosa energía espiritual que transmite la divina belleza de estas músicas. Podríamos imaginar un Museo del Prado donde todo el patrimonio antiguo no fuera accesible? Pues eso pasa con la música, porque la música viva sólo existe cuando un cantante la canta o un músico la toca; los músicos son los verdaderos museos vivientes del arte musical. Es gracias a estos que podemos escuchar las ‘Cantigas de Santa María’ de Alfonso X el Sabio, los ‘Villancicos’ y ‘Motetes’ de los siglos de oro, los ‘Tonos Humanos y Divinos’ del Barroco … Por eso es indispensable dar los músicos un mínimo de apoyo institucional estable, porque sin estos nuestro patrimonio musical continuaría durmiendo el triste sueño del olvido y la ignorancia.

La ignorancia y la amnesia son el fin de toda civilización porque sin educación no hay arte y sin memoria no hay justicia. No podemos permitir que la ignorancia y la falta de conciencia del valor de la cultura de los responsables de las más altas instancias del gobierno de España erosionen impunemente la dura tarea de tantos músicos, actores, bailarines, cineastas, escritores y artistas plásticos que detienen el verdadero estandarte de la cultura y que no merecen sin duda el trato que reciben, ya que son los verdaderos protagonistas de la identidad cultural de este país.

Por todo ello, y con profunda tristeza, le reitero la renuncia al Premio Nacional de Música 2014 y espero que este sacrificio se entienda como un acto revulsivo en defensa de la dignidad de los artistas y pueda, tal vez, servir de reflexión para imaginar y construir un futuro más esperanzador para nuestro jóvenes.

Creo, como decía Dostoievski, que la belleza salvará el mundo, pero para ello hay que poder vivir con dignidad y tener acceso a la educación y la cultura.

Cordialmente le saluda,
Jordi Savall

¿tienes algo que decir?