La Palma – Una biodramina por favor, mejor que sean dos

En el momento de buscar un hotel mi muy ilustre señor marido decidió que lo suyo era ir a la costa oeste, por aquello de poder ver la puesta de sol.  Pero el tema hoteles por allí no anda muy sobrado, lo que si hay es casas en alquiler, de esas hay muchas pero todas anunciadas en alemán,  porque aquello que se dice que Palma de Mallorca es una provincia alemana… ja!!! La Palma eso sí que es una colonia alemana. Según me informaronla colonia de ciudadanos alemanes registrados es de unos 7.000 alemanes pero hay que calcular que son el doble porque al parecer es practica habitual entre ese colectivo,  que cuando son pareja uno se apunta aquí y el otro allí. A estos hay que sumar los que no son de aquí ni de allà , los migratorios, que como los gansos pasan medio año al sol y medio año allà. Y por supuesto los turistas de los que había un buen monton por ejemplo  en nuestro hotel donde  los bichos raros , si por raro entiendes extrangero, eramos nosotros.

El hotel era el Sol Palma goza de una situación privilegiada sobre el oceano junto a una playa, negra off course,  y con un tamaño de habitación y terraza francamente insultante por lo grande.  El hotel en general necesita una remodelación que al parecer si no me engañaron se estará llevando a cabo precisamente ahora. Por lo demás es un hotel que vive por y para los touroperadores alemanes.

This slideshow requires JavaScript.

Pero estabamos en La Palma y en  La Palma hay un par de cosillas de visita inexcusable, que basicamente se resumen en La Caldera de Taburiente, se mire por arriba, por abajo, a pie, en coche o en parapente; y la mejor forma de empezar es ir al centro de información, donde nos enteramos (eso pasa por no dedicar más tiempo a informarse antes) que para ir a la Cumbrecita hay dos opciones, subir con la Guagua (nombre  popular y oficial de los autobuses) o reservar plaza para el coche. Eso o tomar la tercera via que consiste en.

– Si suben despues de las cuatro el acceso es libre.

– Ah! Caramba.

A l parecer por la mañana es cuando suben los visitantes que llegan de excursión desde Tenerife.

Optamos por la tercera via y aprovecharemos la mañana visitando el otro inexcusable de La Palma el Roque de los Muchacho. Muy recomendable preguntar antes si la visibilidad es buena, porque la isla està casi permanentemente rodeada por un cinturón de nubes medias que le dan un aire muy Jurásico, pero si las nubes suben un poco, te pueden fastidiar una excursión que en si misma no es ninguna broma porque hay que saber que en La Palma para ir a buscar el pan, igual has de subir 1000 metros de desnivel y el Roque de los muchachos está situado a  2426 metros lo que no es ninguna broma.

Camino del Roque,  pudimos comprobar lo exhuberante de esta isla.

This slideshow requires JavaScript.

 

 

Que en el Roque había observatorios astronómicos, lo sabía, pero que fueran tantos, la verdad es que no.

Como he dicho La Palma  habitualmente está rodeada por un cinturón  de nubes que se mantienen por debajo del nivel del Roque lo que da lugar a las conocidas y no por ello menos espectaculares imagenes de la Caldera de Taburiente cubierta por un manto blanco. Hay que tener presente, sin embargo,  que las nubes estan lo que quiere decir que cuando uno va de visita a la parte de abajo las nubes las tendrá en la cabeza,  y que si la isla es tan, y tan verde por algo será.  Lo digo porque  como nos comento la señorita del centro de información, no ha lugar a quejas como las que planteó un señor, aleman, off course, muy cabreado porque La Palma no siempre tiene “seguro de sol”.

Estuvimos allí en los dias previos a la semana santa y eso permitió una visita cómoda y sin aglomeraciones al Roque  no quiero pensar como debia estar aquello  unos días despues o en verano, aunque  en temporada alta los coches particulares no pueden subir hasta la cima sino que hay que dejarlos en un parking,  el desplazamiento se hace con una guagua, que es muy recomendable reservar con antelación, al menos eso me han dicho. Pero este no fue nuestro caso:

ES PEC TA CU LAR!!! Así con todas las letras, es más yo diria que sobrecogedor. No tenía previsto que me impactase tanto ese paisaje primigeneo que te lleva a imaginar aunque muy someramente en la formación de este mundo nuestro.  No sé si archivar  El Roque entre uno de esos sitios que casi prefiero no volver a visitar para no perder el impacto de la primera visión.

 

 

This slideshow requires JavaScript.

 

Los hombres, al menos los hombres de mi familia tiene un resorte en su cerebro que ante la posibilidad, por remota que sea, de volver por el mismo camino, les hace proyectar su dedo índice sobre el mapa al tiempo que dicen aquello de: Nosotros volveremos por aquí. Lo de menos es si el “por aquí” implica ir a Alicante via Orense. Este fue nuestro recorrido de ese día

Unknown

De la bajada por el Parque Nacional de las Nieves poca cosa puedo decir  y tampoco tengo mucho que enseñar salvo estas pocas fotografias y el vago recuerdo de una hermosa visión del Teide en la lejania con su anillo de nubes.

This slideshow requires JavaScript.

Porque para cuando llegamos al Restaurante los braseros, un pequeño establecimiento a pie de carretera, con vistas panoramicas, que yo no vi, mobiliario de Ikea que no lo parece, raciones generosas, y grandes dosis de amabilidad… a esas alturas yo ya habia vomitado dos veces, cosa que no me sucedía desde hacía años. Lo dije ayer, el tramo asfaltado recto más largo de toda la isla es el aeropuerto y por ahí no te dejan circular.

Despues de la visita al restaurante que  para mi se tradujo en una infusión y una nueva vomitona me sumí en un profundo sueño  del que no desperté hasta que llegamos a la Cumbrecita que no olvidemos era nuestro objetivo inicial.

Si tienes dos piernas en buen estado, lo que no es el caso, estoy segura de que la Cumbrecita tiene maravillosos encantos que para mi permanecieron ocultos. Si se quiere desde allí se puede llegar A PIE a diversos puntos de acampada donde se puede pernoctar y, con permiso de las nubes, hasta ver las estrellas.

De vuelta al hotel una ducha benefactora, unos cuantos pistachos y un último paseo.

Pero eso os lo cuento en otro momento.

 

Mas información sobre

La Palma

El Roque de los muchachos

La caldera de taburiente