No hay un mañana – Londres y la lluvia

Si algo aprendes en Londres es que si hoy llueve mañana puede llover más. Así que si has decidido salir, sales y punto. En Barcelona viendo el día que ha amanecido hoy aquí, uno diría aquello de

Huy qué día tan feo, mejor lo dejamos para mañana (lo que sea entierro, boda, comida con las amigas)

En cambio aquí ya ni miras el cielo, coges las botas de agua, el abrigo impermeable le enchufas al cochecito del bebé el chubasquero y hala a buscar el autobús confiando que no esté ocupado el rincón de los buggies y para donde sea.

Nuestro objetivo de hoy era visitar un museo, pero antes hemos hecho parada en la estación de Parsons Green para recargar nuestras Oyster Card una tarjeta que sirve para desplazarse por el transporte publico sin tener que comprar cada vez un billete, con ella te ahorras un poco de dinero pero no gran cosa cosa porque aquí lo del transporte integrado con una hora y media para desplazarte con un solo pago no sirve. Aquí si subes pagas y si vuelves a subir vuelves a pagar y tanto da si hace una hora como diez minutos.

Al salir de Parsons Green nos hemos visto involucradas en una situación surrealista. Un policía muy pero que muy british con pinta de jugar a rugby los fines de semana se nos ha acercado y muy polite pero que muy polite ha pedido neutra colaboración, yo quisiera recordar que hablamos de señora madura, joven madre y cochecito de bebé ocupado por bebé, para participar en lo que yo con mi medio inglés y mi hija con su más que medio hemos entendido una especie de simulación con el fin de reconstruir un robo. Total que el policía ha dicho que era cosa de 2 minutos y ya nos tienes junto a dos señores con facciones hindúes apostados todos en el paso de peatones, a un lado un coche de policía con sus policías y al otro lado lo mismo, con estas que pasa una furgoneta también de la policía, y un señor desde dentro mira la surrealista escena y ya está. Esto ha sido todo. Si alguien lo entiende que me lo cuente porque yo me he quedado a cuadros.

Bueno sigamos con la lluviosa excursión.

Con tanto abrigo, paraguas, pañal, etc. nos ha cogido un sofocón que hemos al bajar del autobús hemos hecho una parada técnica en un sitio pretendidamente de cocina de italiana, donde para dar más verosimilitud a la idea tenían el “Corriere della sera” , atrasado pero lo tenían al salir de allí he visto una de esas cosas que por inusuales en nuestra casa me han sorprendido gratamente.

IMG_3111Se trataba de ese grupo con el chaleco  fosforescente. formado  por un adulto y diversos niños. En la ampliación de abajo quizá se va más claro qué es o que ha despertado mi interés que no era precisamente el menú “especial San Valentín”

IMG_3110

Bueno pues no se ve, pero en el chaleco del niño pone “Road Safety” ese pequeño grupo igual que otro que había pasado antes tenía un objetivo muy concreto enseñar a los niños a moverse con seguridad por la ciudad, según he leído los adultos son voluntarios.

Por cierto en la fotografía se ve una cabina de teléfonos un elemento del mobiliario urbano que en casa prácticamente ha desaparecido.  Aquí, al margen de las destinadas a la foto del turista situadas alrededor de los highlights turísticos como el parlamento etc. hay cabinas de verdad, que las usen para llamar es otro tema. Pero útiles, supongo que para alguien sí lo son

IMG_3113

3 comentarios

  1. Pagaría por ver vuestras caras cuando estabais al lado de los hindúes en el simulacro de robo, si es que esos british son muy british, jajajajaja. Y lo de la lluvia, bueno, Santander no es Londres pero con lo del agua nos parecemos bastante últimamente, ya ni miras el tiempo que hace, pones los chubasqueros a los nenes y arreando al cole, que aunque no llueva al salir de casa seguro que en cinco minutos nos calamos, y más de una vez por confiarte vuelves como un pato remojado, jajaja

  2. Author

    Como dirían por aquí, thankyou my dear

  3. Ahora si!!!! Solo quería decir que estoy disfrutando mucho con tus aventuras londinenses!

¿tienes algo que decir?