El postparto – la col

IMG_2809Tanto mi hija como mi recién estrenada nieta están perfectamente. Eso lo digo yo que no he parido ni he tenido que pasar la cabeza por un agujero de 11 centímetros de diámetro (con suerte), ni llevo una pinza más grande que yo misma en el ombligo. Ambas están perfectamente pero con matices porque  estamos en pleno  post-parto una etapa en la vida de la mujer de lo más entretenida, que si lo puntos, que  si ay!  esa hemorroide traicionera que apareció en el último momento. Que si :

– Mira qué barriga me ha quedado.

– Eso se quita

– Si, vale pero ¿cuando?

Uno de los momento álgidos de esta etapa lo constituye la famosa subida de la leche. Justo cuando crees que ya te ha pasado todo lo que te podía pasar entonces patapam una mañana te levantas y descubres que  tus tetas pesan más que tu cabeza. Las hay que tienen suerte y ese aumento repentino de sus  gracias femeninas se puede cuantificar en una talla más de sujetador. Para otras mujeres, en cambio, la subida de la leche es como un segundo embarazo pero de mellizos, Mi hija es una de esas, hasta la comadrona que vino el viernes…. (porque aquí como en Suiza la comadrona viene a visitarte a casa)…  no podía dejar de mirar semejantes exuberancias, ríete tu de Sofía Loren.

Dele de los pechos en cada toma, No!, no! dele solo un pecho para que vacíe.  No vacíe del todo porque sino aun producirá más leche. Pero qué dice si no vacía revienta. Pongase dos sujetadores bien apretados, No mejor que les de el aire. Calor antes de las tomas y frío después. Frio antes y calor después.

Y así uno tras otros a través de familiares, especialistas en la materia y foros de todas partes la recién estrenada madre se ve asediada con mil consejos en muchas ocasiones contradictorios.

Pero ha habido uno que aun no ha encontrado  su replica, y que además nos ha llegado por todas las vías la col.

¿La que? – exclamó primero mi hija, después yo, sus amigas, mis hijos, mi marido.

Pues si  la col, esa venerable hortaliza resulta tener propiedades antiinflamatorias más que notables.  con todas las prevenciones del mundo pero movidas por la más absoluta desesperación, ayer compramos una col, y no una col cualquiera porque en el Waitrose de al lado de casa no habían y tuvimos que ir a una tienda “monísima de la muerte”

Una tienda  en cuya sección  de quesos encontré Idiazabal y también una amplia representación de  quesos artesanales de La Cerdanya con muy buena pinta solo que al ver el precio no sabia si vendían el queso o toda la vaca.  Allí compramos la col, una savoy, la lady de las coles británicas. Ya en casa cogimos a milady, le arrancamos unas hojas (varias porque es una miniatura de col) y por fin mi hija consiguió descansar. Porque resulta que lo de la col funciona.

La fotografía de abajo la he encontrado en http://teteandoenlavialactea.blogspot.co.uk pero ya os digo que  no es ilustrativa porque  los expertos recomiendan no cubrir el pezón con la col,  dicen que es por los taninos, yo creo que es para que al enano no le deje secuelas y de mayor sea un anticol y cree un partido político o algo así

engorgement-treatment 

 

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.