El chorizo ibérico

Hoy me he despertado con la nariz hecha unos zorros por culpa del dichoso resfriado británico que al paso que voy me llevaré a casa de contrabando . ¿Porqué serà?.  Pero resfriada o no había que llevar a Lluc a la guardería, porque la otra opción quedarnos en casa, resultaba menos atractiva  porque a mis mocos habría tenido que sumar los suyos que no son pocos. Así que como el chaval no tenia fiebre, después del acostumbrado debate sobre “me voy en porretas”, pues vale,  al final nos hemos ido al colé.

Quisiera aclarar que el que el niño hoy se haya ido con unos calcetines de la talla 39 no es en absoluto achacable a mi, porque pregunto yo, ¿Qué hacían en el armario del niño? y es más ¿realmente aquello era una 39 porque no lo parecía? y en tercer lugar y el más importante .

Una vez Lluc ha decidido que esos son SUS calcetines quién va a ser el guapo que le haga cambiar de opinión en ayunas y con la nariz como un tomate?

Pues eso que hoy el chaval se ha ido al colé con unos calcetines de su madre.

A la vuelta he entrado en el súper donde se suponía que tenían una sección de parafarmacia, porque aquí esto de las farmacias no es como en casa. Alli tenemos farmacias y parafarmacias pero los medicamentos son territorio de las primeras con un farmacéutico al frente.

Aquí funciona más bien a la americana y en muchos supermercados puedes encontrar voltaren, ibuprofeno, paracetamol,  pero no busques antibióticos que eso ya es otra historia mucho más complicada.

Lamentable y sin duda culpa de mi lamentable estado físico me he equivocado de súper y me he metido en el Waitrose que no tiene parafarmacia.  Como lo de volver sobre mis pasos me parecía un esfuerzo sobre humano lo he dejado y mientras buscaba alguna infusión o solita de sobre para aliviar mi situación he dado una vuelta para ver la oferta.

Y allí he encontrado el famoso chorizo ibérico   que dicho así y tal como están las cosas allá por el sur,  suena  a chiste malo pero que en realidad  hace referencia al famoso embutido hispano por el que los ingleses sienten gran aprecio.

la foto

Porque tu buscas jamón y  lo que encuentras es el prosciuto italiano  que por más que el nombre suene bien no deja de ser nuestro jamón malo. Buscas un fuet y, bueno en algunos sitios ya encuentras algún espete tarradellas pero no es fácil, pero el chorizo, a ese te lo encuentras por todas partes,  en rastas, en forma de choricillo “for tapas” como ponía un paquete.    En los desayunos británicos no resulta extraño encontrar nuestro chorizo junto a los huevos revueltos y el sacrosanto bacon.  Según me ha explicado un dependiente muy amable autentico experto en la materia, según él sobre la cosa del chorizo lo mejor es tomarlo a media tarde con un vaso de vino …. BLANCO!,  o con una cerveza NEGRA.   También y siempre según mi improvisado asesor el chorizo se dice mucho con el porridge  (crema de avena) solo de pensarlo casi vomito.

Y os preguntaréis, ¿no resultaba sospechoso una española preguntando acerca del chorizo?

Pues no, porque me he hecho “la francesa”. Literalmente, que mi francés estará un poco oxidado pero siempre será mejor que el suyo porque sabido es que los ingleses sabrán mucho de muchas cosas, pero lo de los idiomas, salvo el suyo, lo llevan fatal.

Así que a partir de ahora cuando quiera saber “cómo nos ven ellos a nosotros o a nuestros productos” lo mejor es hacerse la francesa y listos.

 

2 Comments

  1. lo del porridge no lo habia oído nunca pero en tema comida con esta gente no se puede tratar. qué quieres que hagan si su plato insignia es el dichoso fish & chips que no deja de ser pesacado rebozado y encima malo

  2. Chorizo con porridge?!!!!! puagh . por Dios hay cosas que tendrían que prohibirlas

Do you have something to comment?