Circulando por Londres

Dejando a un lado la puñetera mania de los británicos de circular al revés, en general  circular con algún tipo de vehículo a motor por Londres es una aventura que se sabe cuando empieza pero no cuando terminará.

Aquí el atasco es general también en barrios residenciales como Fulham o Chelsea.  Londres es una ciudad enorme,  enorme y vieja. Buena parte de su red urbana está formada por  interminables hileras de lo que nosotros llamaríamos adosadas o pareadas, muy british pero pareadas al fin y al cabo.

Estas estructura urbana tiene sus años y las calles que forman nacieron en tiempos de caballos y carretas , pero los años pasan y ahora el lugar de los caballos los ocupan range rover, volvo y algún bmw, a los que hay que añadir además de los autobuses los taxis, los tradicionales y los otros que son más, furgonetas de reparto; algún camión (pocos y no demasiado grandes)

Esta sería una típica calle londinense como otras miles.

IMG_2753No está mal me dirán. Hay sitio para aparcar, pagando o con tarjeta de barrio, y un espacio razonable para circular, ahí es donde empiezan los problemas. porque cuando te das cuenta de que por ese espacio circulan los que vienen y los que van  entonces es cuando pasa estoIMG_2756La unica opción o esperanza es que no todos los espacios de aparcamiento estén ocupados y permitan  aquello del “usted primero; no por favor primero usted”.

Cada mañana camino de la guardería me pregunto lo mismo. ¿tan dificil era organizar las calles  en plan una para aquí la otra para allá?. Pues al parecer si porque hasta el momento no he visto una sola señal de dirección prohibida.

Esta maraña de callejuelas se ve interrumpida por algunas calles de mayor entidad,  también de doble dirección, donde se concentra el comercio y donde pasan los autobuses en mi ruta serían Fulham Road y  New King’s Road.

En esta ultima principalmente  es donde cada mañana asisto a un espectáculo que al principio me sorprendió

Que a los ingleses les gusta el deporte ya lo sabía.

En anteriores estancias había tenido la oportunidad de contemplar los aguerridos deportistas que al más puro estilo Carros de Fuego, se lanzan a las calles y parques londinenses debidamente provistos de sus bambas y en ocasiones chaquetas impermeables, no siempre, y ahí los tienes llueve, diluvio o sople un ventarrón de narices, ellos a lo suyo que hay que hacer deporte. hasta aquí nada que decir, cada cual a lo suyo.  Pero subirse en la bici un día laborable antes de las ocho de la mañana lloviendo  con frío y vérselas con autobuses, taxis,  adoquines jugandose el pellejo con la bici, francamente  me parece suicida  por más  que lleven chalecos reflectantes y lucecitas en el casco, los codos y el trasero, son unos suicidas,  Pero ojo que no son n i uno ni dos ni tres, estos suicidas de dos ruedas londinenses son legión

IMG_2770 IMG_2772

Después de tres días observándoles ahora ya sé cual es la causa de tanta locura,

Todos estos deportistas matutinos tiene algo en común, la mochila, donde llevan la ropa de trabajo.  No es el deporte lo que les lanza en loca carrera por las calles de Londres,  el causante de su locura es el metro, el famoso metro de londres, orgullo de la ciudad y que va siempre a reventar,   el autobús, otro símbolo nacional que a falta de carril bus (tampoco sabrían donde meterlo) se queda encallado como   el resto de vehículos de superficie.

Para circular en bici por Londres y más a esas horas y con el tiempecito que se gastan por aquí hay que estar muy loco o muy desesperado.; más o segundo que lo primero.

 

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.