Bélgica – Gante

P1030107 Además de abortos arquitectónicos Gante tiene más cosas que ver, como por ejemplo la catedral de San Bavón. Las he visto más bonitas pero  eso no excluye que tenga interés. Por ejemplo en esta catedral me encontré ante un nuevo ejemplo de  eso que he dado en llamar “obispo odalisca”, porque va tapado pero no me cuesta imaginarlo en plan odalisca. No, se que opinarán pero a mi me parece muy poco reverente. (la fotografía no es ninguna maravilla pero era un interior en día gris, gris, pero lo que se dice gris de verdad.

P1030095

Pero claro la gente no entra en la catedral para esto  en la catedral de  San Bavon  hay muchas más  cosas que ver,  AQUI , encontraréis una relación detallada, pero la principal con mucho es el famoso retablo de la Adoración del Cordero Místico   de Hubert y Van Eyck (aunque a Hubert casi siempre se lo saltan)

nk_lambofgod_adoration_altarpiece

Esta fotografía la he sacado de Google, porque como es lógico estaban prohibidas las fotografías, aunque algún flash vi, aunque la principal la dificultad es encontrar espacio suficiente como para levantar el codo i meter la mano en el bolso. Dios! que barbaridad. he visto aglomeraciones de gente  ante obras de arte, pero como esa creo que ninguna. Resulta difícil entender que a nadie se le haya ocurrido organizar al menos la entrada y la salida que se efectúa por la misma puerta a la orden de salvese quien pueda. Lo dicho “en todas partes cuecen habas” pero los belgas se lucen. Así que si alguien espera tener un momento místico ante el cordero homónimo, pues mejor olvidarse porque va a ser que no. La gente entra se apalanca como puede si es con el codo sobre la cabeza de alguien así será porque en ese reducido espacio todo el mundo entra con un audioguia donde explica con todo lujo de detalles el cuadro que como se ve en la fotografía detalles tiene muchos, así que escucharlos todos lleva su tiempo y de ahí la aglomeración.

P1030091 P1030092

 

El resto de la catedral no me provocó ninguna sensación especial salvo una realmente impactante.

P1030096

En una de las capillas encontré a este señor, arpa en mano y cd en la puerta en lo que podría haber sido un momento musical especial de esos que se recuerdan, pero claro cuando te das cuenta de que lo que estaba interpretando no tenia nada que ver con Haendel o Bach que habría quedado muy acorde con el entorno, sino una versión un poco rara de “Sabor a mi”, no sé pero queda raro, por más bonita que sea la canción