Papá, tengo pipí

Esta visto que tengo un problema con la organizacion de mi fototeca. Ayer invertí un buen rato buscando , sin encontrar, una preciosa fotografia que hice este pasado invierno junto al lago de Zurich. El tema de la fotografia, que insito no encontré, era  el interior de un aseo publico suizo. ¡Cagate lorito! nunca mejor dicho (creo que nenla versión inglesa me saltaré esta frase.

Eso de los aseos públicos es un tema que que aquí España y en Catalunya también, que tampoco somos tan distintos, no tenemos resuelto. Eso si para quejarnos de las meadas callejeras, para eso si que estamos siempre a punto y  para multar a los marranos que  aprovechan el abrigo del contenedor de basuras para aliviarse también pero para buscar soluciones efectivas y sanitariamente aceptables que den respuesta a lo que no tine porqué ser siempre una gamberrada sino  que es una consecuencia  de nuestra lado animal. Ah! amigo  ahi si que somos los ltimos de la fila.

En Francia, per ejemplo aunque estés en un pueblecito perdido en el pirineo vasco francés donde casualmente el coche te ha dejado tirado, Allí  en aquel pueblo al que no ha llegado el street view de Google Maps, allí encontrarás el típico desfibrilador frances y el no menos frances toilette publique.

Mear es una necesidad humana que aquí hemos convertido en una odisea.  Recuerdo que de niña con mi padre cuando yo decía aquello Papa pipí, no había ningún problema mi padre entraba el primer bar que encontraba preguntaba por el lavabo y se acababa problema. Ve tu ahora a un bar y pregunta por el servicio,  especialmente cerca de zonas turísticas; lo primero que te encuentras es un cartel que dice “los servicios son para los señores clientes” que al parecer son los únicos con derechos a mear; un derecho ganado a  ase de cafés porque eso es lo que todos acabamos haciendo pidiendo un cafe con la leche templada; sacarina y water LIMPIO A PODER SER.

Todo esto viene a cuento por la bronca que se llevan al menos los periodistas de Madrid con lo de los servicios de pago en la estación de Atocha.

P1040847

 

Unos servicios de los que ser hará cargo si no estoy mal informada la misma empresa que gestiona las necesidades físicas de los turistas en el Maremagnum.

Y habrá que pagar!!!!

Se exclamaba ayer un periodista. A ver tan olvidadizos nos hemos vuelto como para no recordar a la señora Amparo o la señora Juanita, o Mercedes, aquellas venerables mujeres que con el delantal y la escobilla te miraban amenazantes  como te saltases el peaje. El problema no es pagar, el problema como esté el servicio.

Volviendo a Suiza y al inicio del post debían encontrar eso de “la señora de los lavabos” un poco machista y demodée y quizá por eso han optado por los servicios en mitad de la calle, (tambien pagando) pero mientras que aquí parecen contenedores de la basuro puestos de la pie, muy claustrofóbicos allí han optado por darles un look que los situa más cerca del teletransportador de Star Trek que de un mingitorio público. De ahi lo de la foto que no encuentro, suerte que  existe “san Google”

HPIM8492

 

Tampoco hace falta llegar a estos niveles de sofisticación pero estaría bien ofrecer a nuestros visitantes y a nosotros mismos alguna opción más allà del camarero que mas que servirte el café te lo escupe en la cara mientras piensa “otro que viene a dejar el regalito”. Y es que en ocasiones parece que en vez de ir adelante vamos para atrás y por más que insistamos nadie se va a creer que somos tan limpios y civilizados que no meamos.

¿tienes algo que decir?