Bélgica Día 1 – la llegada

P1020634Ayer lo dejamos en un embotellamiento de esos que se recuerdan durante mucho tiempo más que nada porque no es lo mismo estar embotellado en la plaza de las Glorias a las 8.30 de cualquier mañana que estarlo en la capital europea un viernes por la tarde. Aunque el resultado sea el mismo o peor porque el desconocimiento del territorio nos llevo de peregrinaje por lugares como Ninove o Sint-Lievens-Houtem. Nuestro destino era Brujas para los de allí Brugge. Un nombre que viene del noruego Bryggia (puente) que en flamenco/holandes que es el idioma que se habla en esa zona brug significa puente y en esa ciudad haberlos haylos. Como pasamos de brugge/puente a brujas creo que se debe a la pronunciación en flamenco que suena a jota, pero esa es mi teoria no he encontrado nada más técnico.

En cualquier caso esa reinterpretación del nombre se produjo hace muchos años cuando los españoles andaban por allí y no me refiero a los eurodiputados sino a los famosos Tercios de Flandes. No olvidemos que aquel famoso Carlos de Austria, quinto de Alemania y primero de España como estudiamos en su momentos los que tenemos unos añitos, nació precisamente en Gante.
Brujas es una ciudad que vive por y para el turismo. Motivos no le faltan aunque eso de “la venecia del norte” me parece una estupidez basada en una comparación ridícula. Es uno de esos slogans que habría que hacérselo comer al que se lo inventó.

La mayoria de la gente que visita Belgica toma como punto de referencia de su estancia en el pais, la capital y hace una escapada normalmente de un día a Brujas ya sea autocar o en tres. Nosotros, no sé si por haber nacido en Catalunya, somos un poco raros y lo que hicimos fue hacer de Brujas nuestro de operaciones, lo que tiene sus ventajas y sus inconvenientes, entre los últimos que la parte “francesa” de Bélgica nos pillaba un poco lejos y acabamos por dejarla para otra ocasión, entre las ventajas, poder disfrutar comodamente de Brujas que no tiene nada que ver con Venecia pero que realmente es una ciudad con grandes atractivos

P1020622Esta foto la tomé en una calle de Brujas y no es la bandera de la ciudad. Lo dicho, somos raros.

Después de tanto atasco llegamos a Brujas a la hora de cenar europea, así que sin perder tiempo dejamos las maletas en la habitación y nos fuimos a cenar al restaurante del mismo, Den Herd, lo haríamos otras dos veces pero de eso ya hablaré  cuando toque el tema hostelero.

Después de una magnifica cena, y con una noche tranquila, fresca pero sin asomo de lluvia, nos fuimos a dar un paseo por la ciudad, una primera toma de contacto y las primeras fotografias.

En Brujas es habitual encontrarse gente cargada hasta los topes de material fotografico, trípodes de tres y una patas, objetivos miles; medidores de luz, hasta asientos para aguantar las largas exposiciones, y al lado el típico turista que pasando mucho de las mediciones dispara el flash echando por tierra todos los tiempos de exposición.

Yo me fui con mi Lumix DMC 200 y con ella y también con el telefono lo hice todo.

2 comentarios

¿tienes algo que decir?