Un dia de esos …

P1010056 1

Ayer fue uno de esos días que empiezan torcido. De entrada dormí fatal, antes ya andaba yo por la cocina despues de mantener una dura pelea con un grupo de abogados, tres o cuatro que tampoco hay que exagerar… aunque tres abogados son demasiados, yo los he tenido a comer en casa y acabas con la cabeza como un timbal, especialmente si uno es tu propio hijo. A lo que iba,  mucho antes de que saliera el sol yo estaba immersa en  una pesadilla de esas que dejan secuelas. Concretamente tenía una pelea, pelea física no metafórica con  esos abogados que no sé porqué, aunque tengo mis sospechas, me arrancaban pelos de la cabeza,  no mechones en plan pelea gitana, no era algo más parecido a cuanto te depilas las cejas pero con mala leche.

Con semejante pesadilla no es de extrañar que a las seis de la mañana yo ya andase por la cocina. Yo, Patton, Hobbes, Lola y el gato, este último maullando en la ventana. Después de tomarme un vaso de esa cosa que llaman leche de soja, que no es leche y quiero pensar que sí es soja (la última novedad post-menopausica es que ahora me sienta mal la leche)  salí a dar una vuelta por el jardin corta, porque no se veía nada y a las seis y media me volví a la cama y sí me dormí. Pero poco. Porque a las 7 en punto ha sonado el despertador/Ipad de mi marido. El Ipad de mi marido es como un mayordomo sin piernas, la usa para todo, para todo lo que un hombre cree que sirve un mayordomo porque ni plancha ni hace la cama ni friega los platos.

Él, mi marido, que toda la vida se ha levantado más tarde que yo y que desde siempre ha defendido que el deporte es el peor de los males,  desde hace dos meses mi marido deja el lecho conyugal  a horas intempestivas para inciar su sesión de deporte, breve y no muy intensa que tampoco hay que abusar. He conseguido volver a dormir hasta las 7.30 cuando Patton de vuelta del paseo matutino, y como ya es costumbre ha venido a sacurdirse las orejas justo en la puerta del dormitorio. ¿Tonteria? Eso lo decís porque no sabéis ni os imaginàis el ruido que puede hacer un Gran Danes sacudiendose las orejas. Por si con eso no bastase, mi marido se ha metido en la ducha cosa que hace con el Ipad. El bajo el agua y el Ipad a cubierto con las noticias de Euronews a un volumen suficiente como para ser oído bajo el agua y bajo una almohada.

A todo eso hay que añadir por este orden: ¿Donde cj habré metido las llaves del coché? Y ahora ¿porqué no funciona el mando? ¿quién ha cogido la última pila? ¿donde estará la llave? (elemento imprescindible cuando el mando no abre la puerta) ¿Perdón sabe que tiene un descubierto? (voz de la cajera de la caixa) ¿Y usted porqué aparca tan cerca, no ve que no puedo entrar? (esta frase se la suelto al coche de al lado, al coche, porque el conductor vete tú a saber por donde anda) ¿Cómo que no puedes dar hora hasta dentro de tres semanas? ¿Y para eso pago la mutua? (extracto de una conversación sostenida con la recepcionista del centro médico)

Y fue entonces cuando al salir me di casi de bruces (es un decir) con uno de mis amigos virtuales más meritorio, meritorio porque somos vecinos y tampoco es que Alella  sea un pueblo tan grande. Pues si después de darnos casi esquinazo durante más de dos años, ayer por fin nos vimos las caras Y hasta nos hicimos una foto.

 

 

228096_10200462106259285_484141797_n

 

 

Que qué pasa?

Pues que quedamos tan horribles, creo que es una de peores fotografias que me han hecho en la vida y él tampoco es que saliera muy bien parado que ayer noche le hice un apaño así de andar por casa

734626_10200462736072440_758017146_n

Ya he dicho que era de “andar por casa”. Y es que aunque la foto sea horrible aunque yo hubiera dormido fatal, sin ganas de mirarme al espejo (lo hubiera roto)  sea como sea la vida siempre nos reserva pequeñas sorpresas que te pueden alegrar el día; la mañana, o diez minutos lo único importante es saber aprovecharlos.

La foto de arriba ya sabéis quien son, Patton y mi supernieto que hoy precisamente  cumple 6 meses.

Lo dicho siempre hay motivos para hacer realidad la letra de esta canción que ya no sé cuantas veces he incluido en este blog y que para mi viene a ser algo así como el himno de las ganas de ser feliz

Este es el blog de mi amigo y vecino Jordi Prat AL FENICI

 

13 Comments

  1. Con cuanto interés y curiosidad se miran el uno al otro!! Me encanta….. Feliz cumplemeses a tu nieto!! 😉 Y besotes para ti.

  2. Added this photo to their favorites

Do you have something to comment?