Bayreuth en el Liceu – segunda entrega – Y ¿ahora qué?

 

Antes que nada, la foto de arriba no la hice yo,  más que nada porque no estaba tan cerca del escenario y segundo porque soy tan tonta que tengo muy interiorizado aquello de que “no se permiten tomar fotos” cosa que dicho sea de paso considero una estupidez. Asi que esta foto la tomó un amigo cuyo nombre no desvelaré porque como decía mi madre “se dice el pecado pero no el pecador”.

Dicho esto vamos a lo que vamos, y lo primero es entonar un MEA CULPA, así en grande y negrita y no la pongo con formato de letra supergrande porque entonces se me vuelve loco el procesador de textos.

Mea culpa porque hace unos años asistí a aquel famoso por controvertido que puso en escena el Liceu, si el de los niños del cole. En aquel momento, lo confieso, yo no lo vi tan execrable como otros, y no negaré que consciente o inconscientemente me puse el traje de moderna y pensé que “hombre no hay para tanto” total la historia se respeta….. Y UNA MIERDA….. Ayer, saliendo del teatro, renqueando con mi muleta yo en realidad  me desplaza como los trenes esos japoneses que van “flotando” , pero lo mio era mucho más meritorio porque yo no llevaba imanes (lo que es una suerte porque con tanto tornillo en la rodilla me habría enganchada) ¿Qué ha cambiado?  pues muy sencillo que ayer  entendí y sobretodo sentí la verdadera dimensión de esa música. No se trata de que ahora de repente solo este dispuesta a aceptar Lohengrins con cisne y señores con faldita,  cantando  en posición de firmes durante dos horas en un escenario de cartón piedra. No, no es eso. Pero entre lo kich y el disfraz de absurda modernez media un abismo.  Ayer trataba de imaginarme aquellos ciento y pico cantantes que se alineaban en el fondo del escenario, todos disfrazados de niños escolapios y la verdad “em feia mal al ulls” (me dolia a los ojos) .  En cambio el último Parsifal sigue pareciéndome bueno, lo digo para que no me salten los modernos a la yugular.

En fin que ayer disfruté cual  cerda en barrizal, sardina en el pacífico o Estrella en el Liceu y todo gracias a en buena medida a este señor

 

De mis años de “navegante” si algo aprendí es que en un barco manda el capitan y que solo puede haber un capitán. Bueno pues ese fue ayer el capitan de ayer que lejos de embarrancar el barco  por ponerse una medallita en la pechera o ligarse a una chavalilla, tomó la nave y … (huy que esto va acabar en topicazo carrinclon de esos que se marcarían los que se afeitan con Parsifal…..) Hum… pensandolo bien creo que desde ayer, si tuviera barba, lo haría:

Muchas gracias capitán y muchas gracias Joan, Joan Matabosch (dicho así en plan Bond, james Bond) por haberme puesto Bayreuth en bandeja.  El problema viene ahora porque… Y, ¿ahora qué?, ¿como me siento yo a ver un Wagner  sin evitar odiosas comparaciones con lo de ayer?  Nada que  no sé cómo lo haré pero acabo de ingresar en el club de los… Antes de morirme yo tengo que a Bayreuth y como eso lo tengo previsto para dentro de unos…. humm….. pongamos 40 años, digo yo que para entonces sino estoy sorda,  y si se ha acabado la crisis (no sé yo….) pues si para entonces he podido encontrar a alguien que empuje la silla de ruedas que necesitaré, servidora sea con 60, 70, 80 o 100, irá a Bayreuth. Mientras seguiré con mis Wagners del Liceu que no son lo mismo pero que están muy bien.

ah! un inciso.. Bueno los incisos se suelen poner por el centro. No puedo cerrar el capitulo Bayreuth (Tristan me lo perderé) sin hablar de otra de las cosas que han hecho de estas dos jornadas algo muy especial.

Estos dos días me he sentido querida muy querida,  me he reencontrado con un montón de gente a los que, en algunos casos hacía mucho que no veía, y sentí que sus preguntas no eran de compromiso, sentí que de verdad poco o mucho tengo un lugar en sus vidas y que de tanto puede que hasta piensen en mi. Gracias, no sabéis cuanto se agradecen vuestros abrazos de estos días, que sepáis que entre todos me habéis dado una inyección de cariño que cura más que cualquier anti-inflamatorio.

Yo también os quiero.

ah! perdón perdón. que si que ya sé que cuando queréis dejar un comentario sale un mensaje de Forbidden… no sé qué. Bueno no sale siempre pero casi siempre. Ni idea de porqué supongo que es como las anginas que ya se le pasará, cuando pueda se lo pregunto a mi hijo.

Besos

 

2 Comments

  1. Author

    1.- si senyora ara no ens faria el mateix efecte
    2.- dimecres jo estaré, estic en plan güela una mica lluny
    3.- veus jo tinc una excusa millor que la pela, la meva plora i fa caca

  2. Tres cosas:

    1- Yo también fui de las que se tragó con gusto la versión “niños escolapios” ¡Que cosas hace una a veces, verdad?
    2- Deseo disputarte el espacio en la nube el próximo miércoles. El capitán “me pone” y mucho!!!
    3- Ya me estoy arrepintiendo de no haber comprado Tristan…. (puta pela!)

Do you have something to comment?