El cartero NO llama dos veces

Anteayer al llegar a casa me encontré la tapa del buzón (hace mucho que perdimos la llave) abierta y su contenido, más bien poco, esparcido por el suelo.
Entre un catálogo de La Redoute, el programa a de las fiestas de La Verema y alguna otra tontería había un aviso de correos.

He de decir que sea por los ladridos de los perros  o por que el hombre/mujer tiene otras cosas que hacer lo cierto es que como no lo oigas a la primera, seguro que el cartero en mi casa no llama dos veces.

Ultimamente eso de los certificados me da mal rollo  casi siempre hay una multa, una reclamación. Nadie manda un certificado para decirte qué bonita cara tienes, ¿nadie?

 

Creo que menos bonita me has dicho de todo y todo bueno, demasiado bueno, pero la verdad no sabes cuanto te lo agradezco. Ultimamente estoy en plan “digues que m’estimes encara que sigui mentida” (dime que me quieres aunque sea mentira) pero es que encima sé que no lo és que de una forma especial en la distancia, me tienes cariño como yo te lo tengo a tí y a todas esas personas anónimas que cada vez que publico algo nuevo aparecen ahí en forma de gráfica que dice que hay mucha gente que pasa por aquí por casualidad buscando una receta de magdalenas, o consuelo despues de haber sido timado. Pero hay otros que ya forman parte de mi vida, la mayoria, la inmensa mayoría no sé como se llaman y puede que nunca lo sepa, pero sé que están ahí. Y por eso a todos gracias, muchas gracias, especialmente a ti.

Si queréis saber donde ha comprado mi amiga este detalle tan  bonito aquí os dejo un enlace.

Pilar Tirados  – Taller de ceràmica – Coladilla – León