Pechuga pollo marinada – Variaciones sobre un mismo tema

En  música, Variación es una técnica compositiva en que un tema se repite con cambios a lo largo de una pieza, ejemplo clásico, este:

 

La variación o la variedad es algo que se suele agradecer mucho especialmente en determinados ámbitos como por ejemplo la cocina.

– Jo otra vez lentejas?

Quién dice lentejas dice, por ejemplo pechugas de pollo. Una forma muy habitual de comer pechugas es rebozadas un plato que tiene entre otras ventajas que lo preparas un día, lo metes en el congelador  (siempre separado) y te arregla cualquier comida o cena . Pero  después de veinte o más años viendo la misma pechuga pasada por huevo y pan rallado,  cualquiera no se cansa.  Pues aquí os traigo una pequeña variación, tampoco nada del otro mundo, pero le da un toque especial.

Para hacerlo se necesita, obviamente pechugas de pollo.

pero aquí lo que importa lo otro el marinado, que haremos con:

Sal, pimienta

Medio vaso de vino blanco (medio vaso pero claro eso dependerá de cuantas pechugas vayas a rebozar, digamos que manda el sentido común).

La misma cantidad de aceite de oliva.

Y ahora unos cuantos hierbajos.

Yo le he puesto los que tengo  habitualmente en un tarro de cristal y que valen igual para un roto que para un descosido,  (siempre que se trate de carne) allí va a parar todo lo que crece en mi jardín y que sea  más o menos comestible, a saber: Tomillo, Romero, Perejil, Laurel y segun la época, orégano.

Por si habían pocas hierbas además he añadido comino (me gusta el saborcillo que da un toque especial)  De todo esto  he puesto aproximadamente dos cucharadas soperas.

1 diente de ajo, prensado  o a laminas depende de si quieres que se note más o menos y si no te gusta pues nada, sin ajo y tan felices.

Se mezclan todos los ingredientes y se añaden las pechugas cortadas a tiras,  se deja marinar en la nevera yo lo he dejado toda la noche.

Se escurre el pollo  y  se reboza, yo lo he rebozado  con mitad pan rallado, mitad harina (la harina hace una crostra muy especial) y por darle un poco de alegria le he añadido una cucharadita de orégano. Y listo.

Algo parecido lo vi en Senl op Tafel, pero como allí está en holandes no pille nada, por suerte también estaba en  L’Exquisit

Para acompanyar unas patatas con alegria, vamos unas patatas fritas a las que les echo por encima algunos hierbajos para que parezca que me he esmerado y sí a veces las hago con piel.