Y tú qué opinas de …… esto del Liceu

Desde hace unos días  vengo recibiendo mensajes más o menos sutiles, casi siempre con el mismo asunto:

Y tu qué opinas de …………..

He puesto muchos puntos suspensivos porque ultimamente hay muchos temas de los que opinar, a cual más complejo . A la vista de la foto no hace falta ser un genio para deducir que hoy “opinaré” sobre el Liceu. Esa la foto la hice de escondidas y no quedó mal.

Ay Liceu, Liceu  qué jodido estas chaval!

A algunos de mis amigos liceistas de pro,  absolutamente fanáticos de la ópera,  les cuesta entender que cuando “pintan bastos”  el orden de prioridades se altera.  Es decir que entre gasolina y comida, gana la comida. Entre hipoteca y cena con amigos, gana la pizza en casa. Entre cultura y todo lo demás, puede que siga ganando la cultura pero en otro formato más arregladito. Eso trae como consecuencia que yo  haya pasado de un abono en el turno E,  que creo recordar  incluía 12 funciones (no todo opera) por un importe de unos 900 euros,  a un modesto PE (turno popular – 3 operas por poco mas de  150)  En ese turno no estaban por supuesto ni Juan Diego Florez ni  Adriana Lecouvrer, así que mi intención era ir un poco sobre la marcha,  sobre la marcha de mi visa, para ser más precisos. Pero a dia  de hoy  sigo sin haber comprado l’Adriana y  lo del Festival de Bayreuth de septiembre  entra en el ámbito de la utopia.  En fin así están las cosas para mi y para muchos otros, lo que ha provocado un bajon en el número de abonados y un desdenso en taquilla.   eso y  todo lo demás,  es decir  subvenciones llevadas a la mínima expresión y  recortes en mecenazgo es lo que ha llevado al Liceu a la situación presente

Por muy diversos caminos me han llegado invitaciones y casi exigencias para firmar la petición de dimisión del señor Marco, ya digo ahora que no he firmado  ni firmaré, y no porque me  amistad alguna con él, lo conozco sí pero  si nos cruzamos por la calle seguro que él pondría la expresión de “esa cara me suena pero …“. No he firmado porque no creo que sirva para nada, pero es que si sirviera y a raíz de eso , que no será, se provocase su destitución (porque dimitir no dimitirá) a todos los deficits acumulados tendríamos que sumar  la indemnización por despido y no esta la cosa para semejante gasto, que lo sería.

¿Lo ha hecho bien, lo ha hecho mal el señor Marco ?  Pues yo que sé,  no conozco la situación tan profundamente como para señalar un único o multiples responsables.  De lo que si estoy segura es de que se podría haber hecho más y  mejor.

Ahora hace justo un año hubo que resdiseñar a la baja la temporada presente, de ahí el Fausto amputado. El público tenia verdaderas ganas de ese Fausto entero pero nos lo quitaron, a cambio nos dejaron un precioso Jo Dalí, ese no cayó.   ES que era el aniversario del autor, es que el contrato programa dice que hay que programar…. El contrato programa dirá lo que quiera pero el sentido común dice otra cosa.

Se optó por las reposiciones, que no es mala teoria.  Hay operas, bastantes que son baza segura, solo hay que mirar el MET ultimamente se han modernizado un poco, pero el secreto de su exito es la programación que apenas varia lo que permite reducir costes por ejemplo con menos ensayos  y el dinero que se ahorran por un lado lo invierten por ejemplo en traer a los mejores cantantes del mundo. Tiene otros handicaps, pero no es del MET de lo que estoy hablando:

La Bohème ya estaba programada y es de suponer que ayudará a cuadrar los números, eso mientras a los del comité de empresa no se les ocurra montar una huelga para esos días, por favor no acabemos de joder la marrana y dejadlo para mejor momento.

Han habido otras pero la reposición más sonadas es la AIDA, que no veré porque se trata de la famosa  Aida de mestres Cabanes, estrenada en 1947, mi hermano Ferran aun no habia nacido ,  eso fue más o menos cuando Evita Perón vino de visita a Barcelona.

Aida de por sí no es una opera para tiempos dificiles,  salvo que te pongas  el mundo por montera y hagas una versión minimalista, que no es el caso.  Aida es una de esas operas en que  aun con un lleno hasta la bandera, cosa que dificilmente se producirá, al levantar el telón estas perdiendo dinero.

Digo que no creo que llene porque los habituales ya casi podemos dibujar los decorados de memoria y porque sino estoy mal informada la ponen en julio justo después del ERE que la gente ya se ha olvidado de la ópera y esta pensando en las chanclas y el parasol.

Perder dinero con AIDA es muy fácil  pero con esta aun más. Los decorados son de 1947, están hechos en papel, que antes de salir a escena se ha embarillar (no sé si se dice exactamente así pero se le ha de poner un armazon de varillas de madera por detrás) , previo planchado. Si por alguna cosa es famosa Aida  es por sus coros, habitualmente el coro del Liceu se refuerza con otros conjuntos, la última vez que yo la vi fue cuando vino la señora Zapatero.

Después estan los extras, muchos extras, recordemos  la famosa marcha triunfal, un montón de romanos y egipcios por allí desfilando, por cierto que los egipcios llevan pelucas a la antigua que hay que alquilar en Turin.  Todo ese despilfarro tiene su lógica porque Aida se compuso por encargo para celebrar un evento mundial. Pero estamos en tiempos de crisis  y no sé yo si  no habría sido mejor poner  una Butterfly , yo habría ido encantada a verla, cosa que no haré con Aida.

Para capear el temporal de la crisis solo se pueden intentar dos cosas, reducir costes y aumentar ingresos y sinceramente no creo que un ERE global sea la solución, seguro que en el Liceu hay quien esta económicamente sobrevalorado y otros en cambio  que trabajan mucho más allá de la remuneración que perciben, a algunos de estos los conozco con nombres y apellidos. Empecemos racionalizando esa plantilla, si el que trabaja mucho no está debidamente remunerado pronto se quemará el otro en cambio seguirà “chupando de la teta” hasta que un dia se largue a otro sitio a seguir haciendo lo mismo pero llevandose una medalla en el currículo.

Un día alguien me dijo “un cantante del coro no es Dios” Cierto, pero un asistente de director  o de lo que sea tampoco.

Hay que cerrar el teatro para bajar la factura de los gastos generales, eso lo decían el año pasado cuando el teatro permaneció cerrado en septiembre. Lo que me recuerda un  episodio de la memorable serie británica Si Ministro, cuando el ministro desesperado se pregunta algo así como (escribo de memoria)

Pero no tenemos ningún hospital que le salgan los números? Todo son quejas 

A lo que el inefable Humphrey respondía.

Si señor tenemos un hospital que funciona de maravilla no hay lista de espera,  no tenemos registrada ninguna queja por parte de lo usuarios, ningun enfermero sufre estrés y  que yo sepa no tenemos  constancia de ninguna defunción

Esa maravilla de hospital solo tenía solo un defecto, no tenía enfermos.

Hoy he leido por ahí comentarios del tipo “El liceo no es una empresa que fabrique embutidos”.

ES verdad el Liceu trabaja con un producto más complicado de manejar  que no es la música ni la cultura, es la emoción. Esa emoción compartida es lo que a mi entender hace que situaciones como la presente se vivan de forma intensamente apasionada, demasiado quizá.

Pero  y esto es una opinión muy personal, quizá no se hubiera llegado a este punto si se hubiera tenido más en cuenta que al margen del producto el Liceu es una empresa y hay que gestionarlo como tal. El romanticismo empieza cuando se apagan las luces, el resto del día eficiencia, productividad e imaginación.

Pero claro el peso de la administración y la politica en el teatro es mucho quizá demasiado.

Por eso la empresa esa que ha de contribuir al sostenimiento economico del teatro dentro del marco de una ley de mecenazgo absolutamente desfasada para nuestros tiempos, la misma  que ya viene quemadita después de que la timasen vilmente en otro proyecto cultural no muy lejos de la rambla, la   que  ya sufre bastante la paralisis funcionarial en otros ámbitos  quiza no esté muy dispuesta a sufrirla aquí también y encima tener que pagar por ello.

Termino este post con esta fotografia tomada desde el interior de uno de los medallones en horario de trabajo y con las luces abiertas.  Para recordar que la magia, la emoción,  todo eso que se produce en el escenario nace en sitios como este cumpliendo un horario de trabajo .

Esperemos que las luces del teatro sigan encendiendo, pero eso sí no estaría mal   que cuando no haya nadie, alguien se ocupe de apagarlas  que yo lo hago en casa por aquello de ahorrar algun eurillo,  y lo hago sin necesidad de montar un plan estratégico ni contratar asesores externos.

25 Comments

  1. Added this photo to their favorites

  2. Added this photo to their favorites

  3. Estupenda, la verdad. Según la abrí pensé que era de otro contacto mío que es un fenómeno de las HDR, especialmente de interiores de palacios e iglesias. Te aseguro que esa "confusión" es un buen piropo.
    De los tiempos en que estamos, prefiero no decir nada ahora.
    Muchos besos y a ganar la Champions!


    Seen in my contacts’ photos. ( ?² )

  4. Added this photo to their favorites

  5. Ana Alas, me quito el sombrero ante tu descripción….. Y además te doy la razón en todo.

  6. Suerte la de las cincuentonas … lo mío es ya :

    LA SEXALESCENCIA…

    SI miramos con cuidado podemos detectar la aparición de una franja social que antes no existía:
    la gente que hoy tiene alrededor de sesenta años:
    LA SEXALESCENCIA. Es una generación que ha echado fuera del idioma la palabra "sexagenario", porque sencillamente no tiene entre sus planes actuales la posibilidad de envejecer.
    Se trata de una verdadera novedad demográfica parecida a la aparición en su momento, de la "adolescencia",
    que también fue una franja social nueva que surgió a mediados del S. XX para dar identidad a una masa de niños desbordados, en cuerpos creciditos, que no sabían hasta entonces dónde meterse, ni cómo vestirse.

    Este nuevo grupo humano que hoy ronda los sesenta o setenta, ha llevado una vida razonablemente satisfactoria. Son hombres y mujeres independientes que trabajan desde hace mucho tiempo y han logrado cambiar el significado tétrico que tanta literatura latinoamericana le dio durante décadas al concepto del trabajo.
    Lejos de las tristes oficinas de J.C. Onetti o Roberto Arlt, esta gente buscó y encontró hace mucho la actividad que más le gustaba y se ganó la vida con eso.
    Supuestamente debe ser por esto que se sienten plenos; algunos ni sueñan con jubilarse.
    Los que ya se han jubilado disfrutan con plenitud de cada uno de sus días sin temores al ocio o a la soledad, crecen desde adentro en uno y en la otra. Disfrutan el ocio, porque después de años de trabajo, crianza de hijos, carencias, desvelos y sucesos fortuitos bien vale mirar el mar con la mente vacía o ver volar una paloma desde el 5º piso del departamento.
    Dentro de ese universo de personas saludables, curiosas y activas, la mujer tiene un papel rutilante.
    Ella trae décadas de experiencia de hacer su voluntad, cuando sus madres sólo podían obedecer y de ocupar lugares en la sociedad que sus madres ni habrían soñado con ocupar.
    Esta mujer sexalescente pudo sobrevir a la borrachera de poder que le dio el feminismo de los 60′,
    en aquellos momentos de su juventud en los que los cambios eran tantos, pudo detenerse a reflexionar qué quería en realidad.
    Algunas se fueron a vivir solas, otras estudiaron carreras que siempre habían sido exclusivamente masculinas, otras eligieron tener hijos, otras eligieron no tenerlos, fueron periodistas, atletas o crearon su propio "YO, S.A.". Pero cada una hizo su voluntad.
    Reconozcamos que no fue un asunto fácil y todavía lo van diseñando cotidianamente.

    Pero algunas cosas ya pueden darse por sabidas, por ejemplo que no son personas detenidas en el tiempo;
    la gente de "sesenta o setenta"", hombres y mujeres, maneja la compu como si lo hubiera hecho toda la vida.
    Se escriben, y se ven, con los hijos que están lejos y hasta se olvidan del viejo teléfono para contactar a sus amigos y les escriben un e-mail con sus ideas y vivencias. Por lo general están satisfechos de su estado civil y si no lo están, no se conforman y procuran cambiarlo. Raramente se deshacen en un llanto sentimental.
    A diferencia de los jóvenes; los sexalescentes conocen y ponderan todos los riesgos.
    Nadie se pone a llorar cuando pierde: sólo reflexiona, toma nota, a lo sumo… y a otra cosa.

    La gente mayor comparte la devoción por la juventud y sus formas superlativas, casi insolentes de belleza,
    pero no se sienten en retirada. Compiten de otra forma, cultivan su propio estilo…

    Ellos, los varones no envidian la apariencia de jóvenes astros del deporte, o de los que lucen un traje Armani,
    ni ellas, las mujeres, sueñan con tener la figura tuneada de una vedette.
    En lugar de eso saben de la importancia de una mirada cómplice, de una frase inteligente
    o de una sonrisa iluminada por la experiencia.
    Hoy la gente de 60 o 70, como es su costumbre, está estrenando una edad que todavía NO TIENE NOMBRE, antes los de esa edad eran viejos y hoy ya no lo son, hoy están plenos física e intelectualmente, recuerdan la juventud, pero sin nostalgias, porque la juventud también está llena de caídas y nostalgias y ellos lo saben.
    La gente de 60 y 70 de hoy celebra el Sol cada mañana y sonríe para sí misma muy a menudo…

  7. Ah! la foto de arriba es una pasada de bonita y la segunda provoca envídia por poder estar allí

  8. Buen artículo, muy cabal. Estoy plenamente de acuerdo con lo que dices y sobre todo con una cosa: lo primero es la comida y luego el ocio, ya sea ópera o irse de viaje, que también es cultura. No está la cosa para gaitas…
    Mantener algo como el Liceu debe ser más caro que mantener cualquier otra empresa; el que fabrica placas ya tiene la máquina y los moldes y no tiene que cambiarlos 20 veces al año. Todo lo que cuentas de los decorados, los vestuarios, los extras…. sólo en eso ya se va un pastón, aparte de los gastos fijos.
    Van a seguir con las visitas guiadas o eso también lo cierran??
    Otra cosa: qué tal va tu rodilla y ese punto c….n? Y la niña??
    Un abrazo

  9. Yo como no tengo tiempo ni de opinar solo te diré que opino que tengo que visitar el Liceo un dia de estos.
    Y la Kdd estuvo muy bien y lo pasamos muy bien y mira que la propuse yo a mala gana solo por el compromiso que tenía con los de la TV.Canaria que querían hacer un minireportaje de nuestra kedadas.

  10. Ya había pensado que no tardarías en poner algo sobre el tema… espera que lo lea…

  11. Ja ja ja! Lo de las cincuentonas lo digo porque como nos apliquen un ERE, nos vamos a tener que ir a vivir a Honolulu o mas lejos, no se… A alguna isla desierta donde vivamos sin muchas necesidades y podamos al menos comer cocos, porque a ver quien nos va a dar trabajo a nuestra edad! Por lo demás, yo debo tener la vista distorsionada también, ¿50? ¿dóndeeee???

  12. Ya he vuelto… Como decía Germán Coppini en aquella famosa canción corren "malos tiempos para la lírica", así que mucho me temo que o esto cambia radicalmente, o como bien dices, la gente se quedará en casita y escucharán ópera en cd o sacará, como yo, los antiguos vinilos recordando con nostalgia tiempos mejores….. Qué mal futuro tenemos las cincuentonas, Estrella!!!

  13. Espectacular tanto la de arriba como la de abajo, aunque esta última me da algo de vértigo…. Voy a leer a ver qué opino…. Fins ara mateix!

  14. Added this photo to their favorites

  15. ESta foto está tomada desde uno de los medallones (rojos) donde se esconde buena parte de la iluminación del teatro.

¿tienes algo que decir?