Un hombre y una manzana – Steve Jobs

No, no voy a santificar a Steve Jobs, no creo que sea un Dios, si es que eso existe. Ni un santo. Jobs era una empresario, un poco particular porque  tenia un poco de visionario, bastante soñador y un mucho de ambicioso sin que eso tenga que ser necesariamente malo

Hoy los hay que lloran como si se les hubiera muerto el padre, quizá se les muere el padre y no lo lloran tanto. Otros en cambio se estan frotando las manos preveyendo la “caida de la manzana”. El tiempo lo dirá, yo de momento me limito a decir que estoy escribiendo en un Imac, que a mi lado tengo un Iphone y por ahi  anda mi marido con un Ipad.

Si algo ha quedado claro hoy ,  es que Steve Jobs no era un tipo cualquiera. 

¿tienes algo que decir?