Tamerlano ¡¿Y qué?!

Pues hete aquí el elenco que ayer tanto y tanto me hizo disfrutar, bueno una no mucho Anne Sofie von Otter  (la de rosa) porque la verdad es que no se la oía, después estaba también Vito Priante del que no puedo decir gran cosa porque al pobre hombre Haendel no le dejó mucho margen para el lucimiento, claro que los papeles cortos tienen ese peligro que si en lo que poco que te dejan cantar la cagas, no tienes posibilidad de enmienda

El de más a la izquierda es William Lacey el director/maestro bien, muy bien; al menos para mi gusto. No hay que olvidar que estamos hablando de una ópera barroca y   como no le pongas un poco de marcha y alegria se te puede dormir el personal. Pero eso ayer no pasó.¡Qué va!

EStos de aquí abajo son los irreductibles, entre los que claro también estaba yo.

Muchos más de los que se ven ahí y es que el evento lo merecía.

El Tamerlano de ayer solo puedo calificarlo como de éxito sin paliativos.

Sara Fox, dicen que empezó un poco floja. Yo también y miren cómo acabé dando brincos y profesando amor eterno a los contratenores, pues a ella más o menos le pasó mismo, se fue creciendo tanto que llegó a tener serios problemas con el vestido. Ahora saldrá alguién y me dirá ¿a ti  te parece normal hablar de estas tonterias?

Pues si porque para hablar de lo serio ya hay muchos.

¿ Qué le pasó a la pobre chica? A ver si me explico.

La voz es un instrumento musical, un poco especial, pero al fin y al cabo es eso un instrumento que para “sonar” necesita aire.  La respiración en los cantantes es muy importante y no es cosa solo de los pulmones,  ahí trabaja todo especialmente la zona abdominal.  ES decir que toda esa zona según las necesidades de la partitura se expande y se contrae.  Eso en principio no es problema salvo que toda la arquitectura del vestido a falta de tirantes esté centrada en esa zona. El  problema que se agudiza cuando los volúmenes a cubrir son generosos como bien supo apreciar un señor situado en los palcos de proscenio que aun estando tan cerca no soltó los prismáticos en toda la velada.

A parte de gozar escuchandola sobretodo en el aria del segundo acto, creo todas las mujeres allí presentes nos identificamos plenamente con su sufrimiento debido no tanto a la dramática situación que vivía su personaje como a tener que pasarse el tercer acto aguantandose el vestido para desesperación del señor de proscenio.

(Nota mental:  fijarme bien en la arquitectura del vestido de novia de mi hija)

Los contratenores:

Para el gran público son unos desconocido. La mayoría de la gente los ve como unos tíos raros que tiene voz de mujer.  Personalmente esta es mi primera ópera completa no con uno sino con dos contratenores. Para situarnos,  los contratenores vendrían a ser los herederos, entre comillas,  de aquellos castrati que monopolizaron el mundo de la ópera muchos años ha. Ellos muy a pesar de las primadonas era los reyes indiscutibles de la ópera unos reyes que llegaron a ser despóticos mandando más que empresarios, directores y compositores.  Quede claro que  los actuales contraternores, lo poquitos que hay,  son herederos pero entre comillas, comillas que no incluyen la tijera  o bisturí que daba nombre a los castrati.

Bueno pues ayer teníamos dos contratenores, Bejun Mehta, que me dirán que no tiene una voz especialmente bonita, que a veces los agudos no son  todo lo brillantes que pudieran ser….¡Y qué?

Me ha pasado muy pocas veces sentir el impulso casi irrefrenable de saltar de la butaca y gritar un bravo en medio de un aria. Ayer me pasó.

Mehta demostró una capacidad interpretativa para interiorizar el personaje y después lanzarlo hacia el público sencillamente  extraordinaria. Visto desde nuestra óptica que el personaje masculino principal de una ópera cante con voz de mujer resulta como poco chocante, pero es que a los 10 minutos ya no te fijas en esto y andas  como un loco tratando de seguir esa voz  que hace cabriolas por el teatro.  La idea un poco es como una Bartoli, más delgada sin joyas y calva.

Porque los dos contratenores de ayer eran calvos y quizá fuera esa la razón por la que Max Emanuel Cencic que tenía la responsabilidad de dar vida al personaje  de Andronico, se plantó enmedio del escenario con una casaca blanca tapizada de pedrería, pantalones tipo sultán rojo, zapato/zapatilla a juego.

Si señor con un par…

El hombre cantó fantásticamente bien su papel que no tenía tanto margen al lucimiento vocal como el de Tamerlano pero era mas sensible, mas suave, más mesurado todo lo que no era su vestuario.  Pero yo viéndolo allí en escena captando tota la luz de los focos repartida a partes iguales entre la calva y la casaca, me vinieron a la cabeza dos personas por las que siento sincero afecto, que en el caso de Marc, mi amigo Marc Balcells, es cariño sincero. Qué  poco me costaba ayer  imaginarlo allí a mi lado gritando como un poseso aplaudiendo como él sabe aplaudir  cuando por ejemplo sobre el escenario estáGruberova, uno de sus mitos. Cómo habría disfrutado.

La otra persona que vino a mi mente fue, la duquesa de Alba. No ,no me he vuelto loca. Pero desde que ando por el mundo desteñida y me veo obligada a ir a la peluqueria con regularidad he acabado cogiendole cariño a esta señora. Porque se ha de ser muy señora y estar de vuelta de todo, también de familia y periodistas para a sus años ir por ahí con cadenitas en el tobillo y unos modelitos que pa qué, incluido bikinis. Si señora usted a lo suyo como Cencic, anda que no estaba contento el hombre.

He dejado para el final al señor Domingo, a Plácido Domingo, que también es un poco duquesa de alba, porque puede.

Hace cuatro días andaba por ahi de barítono y ayer era un tenor de coloratura y ¡qué!. Por mi cómo si quiere bailar una samba. Él  lo ha hecho todo y todo lo ha hecho bien y sigue haciendolo. Que sí que canta Haendel como si cantase Verdi ¡Y qué! si así nos regala la incréible maravillosa y estremecedora muerte de Bajazet,  que me hizo recordar aquellos “un baggio, un baggio un altro baggio” de Otello que Domingo más que canta, expira.

Si en aquel momento que Plácido se retiraba lentamente hacia bastidores dejando tras de si una estela de silencio que ningún aplauso se atrevió a violar, si en ese momento llega a sonar un móvil  creo que acbaba en asesinato. Pero no ni sonó el móbil ni tosió nadie, lo que en el Liceu  es muy meritorio.

Si Plácido no fuera Plácido probablemente yo hoy estaría dedicando más tiempo a Mehta, pero es que este hombre es un fuera de serie, es la segunda vez que asisto a una versión concierto en la que él es interprete. Y por Dios que en ningun momento noté a faltar  la puesta en escena, una manita de pintura al suelo sí, eso se hubiera agradecido y francamente era muy penoso de ver las manchas y desconchados del suelo, en la foto superior se aprecian con bastante claridad.

Pero viendo a ese pedazo de artista que hasta cuando saca el pañuelo para secarse el sudor está interpretando el papel, que  cuando pasa la hoja de la partitura, está interpretando el papel.

En esos momentos es cuando ves que la ópera antetodo y por encima de todo es música y voz y cuando tienes buena música y buenas voces que saben transmitir el personaje ves que lo demás es accesorio.

Cuatro sillas, dos y dos a ambos lados del escenario, los atriles y ellos. No se necesita más para crear una obra de arte.  Así que cuando hay recortar, recortemos si pero sin olvidar lo que realmente importa.

Pero eso sí la manita de pintura que se la den que en Leroy Merlin están de oferta.

Os dejo unas cuantas cositas relacionadas con la ópera de ayer espero que os gusten.

Si no fuera porque el sábado tengo una boda podéis dar por seguro de que a estas horas ya  me habría comprado una entrada de 9 euros sin visión y estaría allí otra vez.

3 Comments

  1. És molt maco quan les coses ens sorprenen, quan algo del que no t’esperaves especialment res (més aviat avorriment), de cop, t’enlluerna. Crec que això ens va pasar a molts, el dimecres i també el que dius sobre els contratenors.
    A mi, no sé perquè, es una corda que sempre m’ha agradat, potser el que menys em toca, es el més conegut, Jarousky, pero espero veurel al concert de la propera temporada per acabar de fer-me’n una idea. Pero David Daniels, Andreas Scholl i ara Mehta i Cencic…els trobo genials!

  2. Estrellita de mis entretelas, eres única!

    Y lo que sufrimos antes???? Pa qué??? Como si no supieramos que cantaba don Placi !!!! Ains…. El único capaz de conseguir que una verista impenitente como la menda ( lo de Tosca no es gratuito!) no sólo se trague cuatro horas de Handel , sino que además quede “tocada y hundida” para el resto del dia ( hoy no he sido capaz de dar pie con bola…. dichoso ” Figlia mia” que no se me va de la cabeza!!!)
    Que está fuera de estilo???? QUien lo dice !!! Hoy Plácido tiene su propio estilo que, para desespero de unos cuantos, casa con todo.

  3. Es pot dir més alt però no més clar. Em fa molta pena no haver escoltat la von Otter en el seu millor moment. Desitjo sobre tot que em facin un Haendel de quatre hores amb Bejun Metha. Ah no només el senyor de la llotja de prosceni estava pendent del “vestit” de la Fox

Do you have something to comment?