Plácido Domingo y yo con estos pelos

Lo de los pelos es metafórico aunque no del todo. Este es mi primer verano “desteñida” y menudo problemon, voy a acabar celebrando el “dia del barret” todos los días. Maldito sol Mediterráneo.

Pero en este caso sí es metafórico, porque la verdad en este momento (break para mirar el reloj)  a las 15.50, tengo tantas ganas de vestirme (no voy en pelotas pero digamos que no estoy presentable sobretodo por las chanclas),  coger el bolso, (qué remedio) el coche (o no me muevo)  las entradas ( eso sobretodo) la kindle (por si acaso se va la luz en el teatro), la cámara (esa ya la llevo puesta), y los prismáticos (porque lo de hoy encima es versión concierto  y en algo me he de entretener)……

No sé quizá  mejor vuelvo a comenzar la frase porque esto parecen las Subordinadas de los gorgones del buenafuente. Como decía:

Porque la verdad en este momento tengo tantas ganas de vestirme .. etc etc. como de tirarme de cabeza al río (puede que eso aun me apetezca más)

Y la cosa es grave porque tengo cita con Plácido Domingo,  ahí es ná.

Pero ¡por Dios!  acabo de mirar en el programa y cuatro horas veinte minutos ( Tamerlano no la conozco y aunque muchos piensen lo contrario,  no solo de ópera vive Estrella)

Sinceramente no sé si aguantaré. He mirado por ahí y al parecer hay acuerdo total en que lo más de lo más de esta ópera es la escena final y claro eso suele ocurrir, pues eso, al final. Más o menos a las 00.10, calculó yo. (que no, que o yo hoy no aguanto)

Pero tendré que aguantar  aunque no quiera porque he quedado con mi amiga Cristina por aquello de no mover dos coches y no pagar dos parkings que bastante caros son.

En fin mañana os cuento, pero supongo que al final  me gustará (lo barroco cada vez me gusta más) y Plácido es siempre Plácido

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.