León la otra Semana Santa – Genarín / San Genarín

Desde que empecé con esto del blog, hace más de tres años, muchas veces me dicen aquello de: Ay pero  ¿de donde sacas tantos temas?
No los saco, muchas veces vienen solos, como por ejemplo el de hoy.
Ayer alguien dejó un comentario en el post sobre León.

Estrella, a pesar de ver los escaparates con “papones” y pasos de semana santa… no es un concurso, es el gusto de los comerciantes por decorar su ciudad con una semana grande de fiestas. El año pasado había una tienda textil que con “Clics de famobil” recreó “El encuentro” (10h Viernes Santo Plaza Mayor), era impresionante, las túnicas hechas a medida y todo igual que en la procesión.
No sé que día estuviste, pero la noche del Jueves al Viernes Santo se juntan procesiones paganas y sacras. Se jugaba a las “chapas” cuando el juego estaba prohibido, tras la “Última cena” la calle la ganaba “Genarín” y a las 7 de la mañana en la Cuesta de las Carvajalas puedes ver la procesión “De los pasos” en el más absoluto silencio y en la calle de al lado los “genarines” que siguen de juerga… echo de menos no ir en Semana Santa a León, echo de menos no tomarme unas “limonadas” (matar judíos, aunque quede fatal, y no sea políticamente correcto) y echo de menos esas cosas que para mí hace que sea Semana Santa. Si me quedo en casa, son Vacaciones… curiosas sensaciones…
Intentaré hacerte llegar la foto de los clics (no sé si sabré). Besos

Nota: dice mi hijo (un experto en la materia) que los cliks son de Playmobil
Pues sí ha sabido hacerlo.
Las fotos no son de concurso pero qué más da, aquí lo que importa es el valor documental.

Al margen de lo meritorio del trabajo, que lo es, el comentario de Carmen, que así se llama ese alguién, una creo que leonesa transplantada al Mediterráneo, despertó en mi algunas dudas.
¿Que son los papones? Eso me lo ha aclarado ella misma y Maria Moliner cuyo famoso diccionario la verdad es que no está entre mis libros de cabecera

*Papón: Nombre dado a los demonios que asustan a los niños. Dicc. María Moliner.

Y Genarín, ¿qué era eso? pues nada; ante la duda San Google que para eso se inventó. Y allí he sabido que….

Genarín es el nombre de uno de los personajes más peculiares de la Historia de León; por extensión, el Entierro de Genarín, o simplemente Genarín, es el nombre con el que se conoce a la procesión, organizada por la Cofradía de Nuestro Padre Genarín,celebrada durante la Semana Santa leonesa en la noche de Jueves Santo en las calles del Barrio Húmedo y el resto del casco antiguo de la ciudad. (Wikipedia)
Dicho así no aclara mucho la cosa pero volviendo  a wikipedia supe que lo de Genarín viene de un tal

Genaro Blanco Blanco, apellido que León hacía las veces de Expósito y que vivió en esa ciudad  vivió  allà por los albores del siglo XX.  Al parecer el tal Genaro era pellejero de profesión, muy dado a la buena vida y en especial al orujo y otros pequeños placeres de la vida no muy ligados al sentimiento religioso que cabría esperar de la Semana Santa, que por tierras de Castilla y León tiene fama de sobria. El hombre, según cuentan se dedicaba de lleno, no tanto a su profesión como a su vocación que era la de visitador de burdeles, bares y tavernas. Lo que sigue es literal de Wikipedia porque yo no lo diría mejor.

Según recoge el Diario de León en su edición del 30 de marzo de 1929, Viernes Santo, durante la madrugada anterior, del Jueves al Viernes Santo, mientras Genaro realizaba sus necesidades perentorias en la base del tercer cubo de la muralla de León, a la altura de la calle de Las Carreras, fue atropellado por el primer camión de basura de la ciudad, “la bonifacia” (llamado así en honor a Bonifacio Rodríguez, concejal por aquel entonces, pero que erróneamente ha pasado a la historia como camión de basuras ya que “la bonifacia” es el primer camión de bomberos que llegó a León, actualmente utilizado en las fiestas taurinas para regar el albero del coso leonés). Hace años se publica una esquela (de dudosa autenticidad, dado el presumible precio de una esquela) en la que figura que deja viuda; a esta esquela se hace referencia en una noticia del Diario de León.
Tras su muerte, un grupo de cuatro personas (los llamados Evangelistas) decidió que esa figura tan singular no podía perderse en el limbo del olvido. Los nombres de estas personas forman ya parte de la historia: Nicolás Pérez “Porreto” (Árbitro de fútbol), Eulogio “el gafas” (Taxista de profesión, coplero de devoción), Luis Rico (Hombre de buena familia que dilapidó su fortuna en juergas con sus amigos) y Francisco Pérez Herrero (Poeta). En la noche de Jueves Santo de 1930 estos hombres se reúnen en la Plaza del Grano donde recorren las calles que el bueno de Genarín solía transitar, visitando las tascas y burdeles que éste frecuentaba.

En Wikipedia hablan de él cómo Genarin pero muchos directamente lo canonizan, ¿por qué? Pues porque a Genarin, Genaro o San Genarin se le atribuyen cuatro milagros, a saber:

La redención de la prostituta que lo encontró muerto (según la tradición, dejó la prostitución y se volvió a su Lugo natal).
Un gol que metió la Cultural Leonesa. Al parecer la Cultural Leonesa llevaba muy mala temporada y los evangelistas de Genarín (no está claro si todos o algunos) deciden bendecir el campo de juego del estadio de la Cultural (parece ser que principalmente con orujo) la noche anterior. Pero al día siguiente las cosas no parecen salir bien de tal manera que uno de los evangelistas se queja a Genarín tras lo que al sacar el portero contrario el balón, éste hace un extraño y entra en la portería.
Un enfermo de riñón se cura. Según se comenta, un enfermo de riñón sufrió un terrible dolor mientras pasaba cerca de las murallas, necesitando hacer sus necesidades, coincidiendo en el mismo cubo de la muralla donde años atrás había muerto Genarín. En ese momento sintió un gran alivio tras lo cual vio en el suelo. Había meado una piedra del tamaño de una nuez, solucionándosele sus problemas de riñón.
El ladrón de ofrendas sufre el castigo de Genarín. Según se cuenta, un individuo se dedicaba a robar las ofrendas (el orujo, el queso, el pan y la naranja) que los devotos, a través del “hermano colgador”, dejan cada año en la hornacina de la muralla. Este individuo escalaba la muralla y las robaba, pero Genarín le hizo resbalar y el hombre se rompió la cadera.

Santo o no tan santo, Genarín en León es la puesta en escena de ese amor y desamor que tantas veces se dan entre lo divino y lo mundano, lo religioso y lo pagano. En una esquina puede haber un nazareno con los pies descalzos poniendo toda su fe y esperanza en lo que al fin y al cabo es un trozo de madera  por más santo que sea y en la otra esquina quién sabe si el mismo nazareno puede estar celebrando los milagros de un pellejero sin padre pero con un montón de hijos, todos los leoneses o al menos una gran mayoría.
Ya lo dice el dicho popular “No te acostarás sin saber una cosa más” y yo hoy  he aprendido más de una.

Muchas gracias Carmen

Para saber más sobre Genarín
http://es.wikipedia.org/wiki/Genar%C3%ADn

2 comentarios

  1. Author

    De lo que se deduce que tanto tú como Carmen tenéis algunos años más que mi hijo

  2. Jolines!! Cuanto se aprende contigo!!! Como mooolan los Playmobil!!
    Y hablando del tema, años ha… los clicks eran de Famobil porque era Famosa quien distribuía a Playmobil. Ahora son de Playmobil, que se distribuyen solitos!! 😛

¿tienes algo que decir?