Agh!!!!! Las ocho menos cuarto!!!!!!

Esta mañana he salido de casa al más puro estilo amante pillado infraganti, es decir, poniéndome los zapatos, con el cepillo de dientes en la boca, sujetando con una mano dos bolsos, donde estaban las cosas y el que tenía pensado coger hoy,  y en la otra una bolsa de El corte inglés para un cambio,  la chaqueta, por si acaso, (después no ha hecho falta) y dos cinturones. Todo porque ayer al cambiar la hora del despertador cometí un pequeño error, cambié los minutos pero no la hora y hoy tenía que estar en el Liceu a las 9 en punto.

El tren imposible, así que me he jugado el todo por el todo y mientras me zampaba una galleta (no tenia manos libres para más) y comproba con horror qu eme había puesto la camisa del revés, enfilaba la autopista confiando que aquel panorama dantesco que decía la de la radio, por un día no fuera verdad. Y por suerte hoy era el día.

Hasta el Besós bastante bien, allí el gran dilema; la Ronda o Gran Via; al final ni lo uno ni lo otro un raid por las calles de Poble Nou hasta que a las 9 menos 3 minutos (tengo la prueba documental en el coche) entraba en el parking de la Catedral.  Por cierto al salir he oído unas voces extrañas y es que RNE hoy emitía el programa en directo desde allí y la verdad es que a las 9 de la mañana mucha audiencia presencial no es que tuvieran, vease la foto de arriba.

 

¿Porqué tantas prisas? Pues porque hoy tenía visita de escenario y no era una visita normal.

Vale, la hare – dije días atrás a mi “jefa” Gemma – pero necesito un acompañante de los buenos (todos lo son pero unos más que otros) permiso para utilizar los ascensores para bajar, y libertad absoluta sobre qué y como se lo cuento.

Bueno, desea algo más la señora?

¿Porqué tantas exigencias? Pues porque mis visitantes de hoy sumaban la friolera de 1200 años más o menos.

Hace cosa de un par de meses, seguro que son tres, tuve una visita de sala con un grupo de jovencitas antiguas compañeras de “cole” muy antiguas, la visita fue muy bien a pesar de las muletas, y otras lindezas de la edad. Bien hasta que tuve que llamar al servicio médico del teatro. Un pequeño incidente sin importancia también propio de la edad. Las abuelitas/bisabuelitas

Yo ya soy bisabuela de tres (me ha recordado hoy mismo)

Al parecer quedaron encantadas y hoy tenia visita a escenario con unas cuantas de ellas:

¿usted cree que mis amigas y yo podemos hacer la otra visita?

Usted si, pero algunas de sus amigas, la verdad, es que no, francamente no.

La cosa quedó así, hoy no tendría a las de las muletas ni ala del andador pero el resto, la verdad es que imponía un cierto respeto. Ya digo ahora mismo que me equivocaba de medio a medio. Menuda marcha llevaban, no sé qué se habrían tomado pero se han portado como unas campeonas.

Una de ellas era alguien importante en la historia del teatro. Cuando hemos entrado en la Sala de ensayo de escena, la Sala Mestres Cabanes, sus ojos se han llenado de lagrimas. Mientras yo explicaba que el nombre de la sala era en homenaje a Josep Mestres Cabanes, el que fuera durante muchos años escenógrafo del teatro. Ella miraba la sala pensando, supongo yo, cuan distinto era todo de aquel tiempo en que ella, una niña se sentaba

Por aquí más o menos

sobre vetustos decorados pintados sobre papel

Sueco, era papel sueco

Y mientras hacia los deberes veía como su padre armado solo con pinceles creaba mundos extraordinarios. Hoy en el lejano Japón, ayer en el antiguo Egipto, mañana Dios dirá.

Al salir del teatro, siempre con prisas me he cruzado con un grupo de japoneses que andaban por parejas uno con los ojos vendados. La Rambla, cómo no.

Ya en la plaza de la catedral, después de cambiar unos pantalones de mi yerno en el Corte Inglés, me he reencontrado con la unidad móbil, en aquel momento cantaba una chica y la audiencia no era mucho mayor

Mucho turista y poco oyente

De allí al ayuntamiento, hacer la comida, poner la lavadora; tender. Nada importante, lo otro tampoco estoy segura de que lo sea, pero al fin y al cabo las cosas tienen la importancia que uno quiera darles. Por cierto la blusa me la he cambiado a toda prisa en el garito donde tenemos las taquillas los voluntarios, intimidad 0.

Mas sobre Josep Mestres Cabanes aquí

1 Comment

  1. M’imagino que la jornada no ha estat tan divertida com l’expliques, però ha valgut la pena encara que només fos per poder escriure aquest post i que els amants de la comèdia (no del drama) en gaudíssim.
    Una abraçada

Do you have something to comment?