Don Carlo

Hoy incluyo este video aquí, a raíz de un comentario que he recibido en el último post acerca de Parsifal y lo hago como muestra de lo que no se debe hacer nunca en una opera, al menos a mi modesto entender, masacrar la música. Porque mientras el coro cantaba la mayor parte del público aun estaba en el bar. esta es la misma puesta en escena que tuve la ocasión de disfrutar y sufrir en el Liceu.
No, no y no masacrar así el Auto de fe por una pantochada es de esas cosas que tengo anotada por derecho propio en la lista negra de mis noches características, del resto de la ópera casi ni me acuerdo.